REVISTA PPV – Periodismo Por Venir

¡Saltá el cerco medíatico!

LULA: «VOY A GOBERNAR PARA TODOS LOS 215 MILLONES DE BRASILEÑOS. NO EXISTEN DOS BRASIL»

Balotaje en Brasil

LULA: «VOY A GOBERNAR PARA TODOS LOS 215 MILLONES DE BRASILEÑOS. NO EXISTEN DOS BRASIL»

Por PPV

Luiz Inácio Lula da Silva se convirtió en el presidente electo de Brasil tras vencer en un histórico balotaje luego de alcanzar el 50,90% (60.345.999 votos) en tanto que el mandatario Jair Bolsonaro obtuvo el 49,10% (58.206.354 votos).

Lula, de 77 años, llega por tercera vez al gobierno -presidió Brasil entre 2003 y 2010 – tras sufrir la persecución, producto del lawfare que se desplegó sobre el, que lo tuvo en prisión 580 días. En el interín falleció su esposa, también falleció su nieto de 7 años a causa de la meningitis y como consecuencia del proceso judicial que buscó proscribirlo no pudo participar en las elecciones presidenciales de 2018.

Finalmente, y luego de ganar ajustadamente en primera vuelta, el pueblo de Brasil optó por volver a la senda de la democracia y recuperar la paz social que luego de la destitución de la ex presidenta, Dilma Rousseff.

Por su parte, Jair Bolsonaro, aun permanece sin expresarse sobre el resultado de la elección y anoche, en Brasilia, ni siquiera recibió a sus aliados más cercanos horas después de que la autoridad electoral informara que había sido derrotado en el balotaje de manera irreversible.

Durante la jornada de ayer, la Policía Caminera se vio envuelta en un escándalo al instalar más de 540 operativos en rutas, especialmente en el noreste del país, con el que bloquearon el paso de muchos electores del PT de Lula.

La presidenta del Partido de los Trabajadores, Gleisi Hoffmann, pidió la detención del jefe de la institución, Silvinei Vasques, que había publicado en Instagram un mensaje en apoyo a la reelección de Bolsonaro.

El titular del tribunal ordenó el cese de las operaciones entre las 15.30 y las 17, es decir, hasta el fin de la votación.

Moraes, considerado parcial por el presidente Bolsonaro desde 2021 cuando comenzó a denunciar la falta de transparencia de las urnas electrónicas, sostuvo que el informe del jefe policial indica que las operaciones fueron por cuestiones de «tránsito», que se investigará una por una las acciones y aseguró que los votantes sufrieron apenas un «atraso».

Finalmente, luego de escrutarse la totalidad de los votos, el líder del PT habló en un hotel de San Pablo, donde se lo vio junto a sus principales colaboradores, entre ellos el vicepresidente electo, Geraldo Alckmin, y la tercera colocada en la primera vuelta del 2 de octubre, Simone Tebet, cuyo apoyo fue considerado clave para sumar lo necesario en esta ajustada victoria.

Lula puso énfasis en la pacificación: «Es hora de bajar las armas que jamás deberían haber sido empuñadas, las armas matan y defendemos la vida», aseguró, un día después del incidente en el que una diputada bolsonarista persiguió por la calle con un arma a un hombre negro con el que discutió en la vereda de un bar.

A la vez, el presidente electo dijo que apelará al diálogo durante su gobierno, en el que asumirá el 1 de enero.

«Los principales problemas pueden resolverse con diálogo y no con fuerza bruta», manifestó el líder de izquierda.

«Vamos a restablecer el diálogo para luchar contra el hambre y con el Legislativo, sin intentar cooptar, sino reconstruir la convivencia armoniosa y republicana», aseguró, después de que la alianza de partidos que apoya a Bolsonaro obtuvo una amplia mayoría en el Congreso en la primera vuelta del 2 de octubre.

En otro pasaje del gran discurso que brindó tras conocerse el triunfo, Lula expresó: «Es necesario reconstruir el alma misma de este país. Recuperar la generosidad, la solidaridad, el respeto a las diferencias y el amor al prójimo.
Traer de vuelta la alegría de ser brasileños y el orgullo que siempre tuvimos en el verde-amarillo y en la bandera de nuestro país. Ese verde-amarillo y esa bandera que no es de nadie, excepto del pueblo brasileño».

Y agregó: «Nuestro compromiso más urgente es volver a acabar con el hambre. No podemos aceptar como normal que millones de hombres, mujeres y niños en este país no tengan qué comer, o que consuman menos calorías y proteínas de las necesarias».

Federico Montero, Director del Observatorio del Sur Global, quien se encuentra en Brasil siguiendo de cerca el desarrollo de las elecciones, afirmó en declaraciones a la AM 530: «Un resultado muy ajusto, una jornada con mucha presencia militante en la calle y con la llegada de los resultados fue mayor la esperanza».

También expresó que el triunfo de Lula «es una señal para la derecha violenta la derrota del bolsonarismo» aunque «persiste la fuerza política del bolsonarismo»; sobre las expectativas que se generaron tras el triunfo del líder del PT indicó que «se espera una gran relación con la Argentina».

 

Saludos

Una de las primeras en expresarse sobre el triunfo de Lula fue la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, en su cuenta de Twitter, quien agradeció al pueblo de Brasil y al «compañero Lula por devolverle la alegría y la esperanza a nuestra América del Sur» y acompañó el texto con dos fotos que reflejan su vínculo histórico con el líder del PT.

El presidente argentino, Alberto Fernández, fue otro de los primeros en expresar su contento por la victoria de Lula da Silva, a quien consideró «un dirigente singular e impactante», y destacó la importancia de «preservar el vínculo» entre Argentina y Brasil, que «seguramente será mucho más profundo y sincero», dijo el jefe de Estado en una declaración radial.

El ministro del Interior, Eduardo «Wado» de Pedro, señaló que «hoy se consolida para Latinoamérica un camino de esperanza con paz y democracia» y el jefe de Gabinete, Juan Manzur, celebró «esta enorme jornada democrática con la que se abre otro capítulo de esperanza, paz y prosperidad para el hermano país».

También desde otros ámbitos saludaron el resultado de las elecciones en Brasil

AL INICIO
Ir al contenido