¿Lawfare? ¿Partido judicial? Mafia y Estado paralelo.

REVISTA PPV – Periodismo Por Venir

¡Saltá el cerco medíatico!

Discurso completo. MÁXIMO KIRCHNER EN MORÓN

Discurso completo

MÁXIMO KIRCHNER EN MORÓN

Buenas. ¿Cómo están? Cómo andan compañeras, compañeros, vecinas y vecinos del partido de Morón? Gracias por estar acá hoy. Tenemos suerte, nos tocó una hermosa tarde, una tarde peronista. No, que no se me vuelen los papeles que si no me olvido de esto después. Lindo sol. Gracias Lucas por tus palabras, gracias Martín, a todas las compañeras y compañeros que me acompañan acá, los que están acá por estar hoy. Creo que… recién hablaba con Lucas antes de subir aquí. Creo que siempre la tarea de un intendente o de una intendenta es muy compleja y difícil. Siempre cuando hablo con quién tiene la responsabilidad de gobernar un municipio recuerdo mucho a mi viejo cuando fue intendente de Río Gallegos entre 1987 y 1991. Fue un gran intendente para una ciudad que en ese momento no tenía más de 40.000 o 50.000 habitantes así que imagínense que ese control social sobre la gestión es exhaustivo. Le tocó gobernar una Argentina con hiperinflación también y al mismo tiempo, después de eso pudo llegar y lograr lo que era su sueño que era ser gobernador de la provincia que lo había visto nacer allá por el 25 de febrero de 1950.

La tarea de Lucas aquí o de los compañeros intendentes que acompañan y que están acá abajo también cuando están al frente de los distritos, el asfalto, las veredas, la atención primaria de la salud o aquellos que cuentan con hospitales municipales, la cultura, el deporte, la educación en muchas oportunidades también, es una ardua tarea. Y también cuando lo veo y observo, los recursos con los que cuentan, por ejemplo, aquí en el conurbano de la provincia de Buenos Aires las intendentas o los intendentes y lo compara con los recursos, por ejemplo, con los que cuenta la Ciudad de Buenos Aires, entiende también y es bueno dar este debate y esta discusión y nadie puede enojarse ni ponerse mal. En realidad debería estar contento más que enojarse, la suerte que tiene el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, de contar con la cantidad de recursos que cuenta en detrimento, por ejemplo, de los distritos del conurbano o del interior del país. Milagros hacen las compañeras y compañeros que se toman muy en serio la gestión del municipio. No hay punto de comparación, la cantidad de recursos con los que cuentan por habitante con los que cuenta la Ciudad de Buenos Aires. Y ni siquiera es el mismo punto de partida. Ustedes imaginen que la Ciudad de Buenos Aires tiene tres millones de habitantes desde 1950 más o menos, 1951 siempre más o menos cuenta con la misma cantidad de habitantes. Ese trabajo a destajo, ese trabajo diario también es el que forma al dirigente. Ese trabajo que hacen compañeras y compañeros y no sólo el intendente, en las secretarías, atendiendo al público, en los corralones municipales. Porque siempre aparte es bueno recordar que necesitamos encontrar la vuelta y mejorar el poder adquisitivo del empleado y de la empleada municipal a lo largo y a lo ancho de la provincia de Buenos Aires en comparación con otros sectores de la economía. Más con esta economía que tenemos hoy. Una economía compleja y difícil que cuando vemos o miramos hacia atrás nos resulta difícil entender para aquellos que el 9 de diciembre del 2015 se dejó un país ordenado, desendeudado, con muchas pibas y pibes que tenían sus computadoras, que iban a la escuela. Obviamente que era un país que tenía enormes desafíos por delante pero, lejos de poder abordar aquellos desafíos que todos los argentinos y argentinas tenían el 10 de diciembre de 2015, fuimos para atrás. Es como si la Argentina hubiera entrado desde esa fecha en un tobogán que cada vez se verticaliza más. Por ejemplo cuando uno recuerda los números de la inflación, recuerdo la inflación del Congreso que vaya a saber cómo la medían pero, a la que los medios de comunicación le asignaban un grado científico que no tenía. Y cuento esto porque habrá alguien que dice: bueno, pero ahora… Sí, el ahora tiene una explicación, el ahora tiene una explicación y tiene que ver cómo muchas veces nos distraen, nos hacen confundir como sociedad más allá de como dirigentes. Como sociedad cuando tenemos que elegir a quienes nos gobiernan. Entonces en aquel país que tenía 23, 24 puntos de inflación y a la baja respecto de lo que había sido el 2014, hacia el 2015, pareciera que nunca más pudo solucionarse. Claro que hay varias dimensiones de este problema. El ex Presidente Macri duplicó la inflación en la Argentina y esto lo aclaro y discúlpenme porque la escuchaba hablar a la ex gobernadora de la provincia de Buenos Aires que decía que se había duplicado la inflación. Cuando su gobierno, cuando ella duplicó la inflación en la Argentina no sólo sin pandemia, fenómeno global inédito. No sólo sin guerra. Vieron que ellos dicen “ah pero, la pandemia, ah pero, la guerra” como queriendo minimizar los problemas que atravesamos como sociedad. Dos problemas globales.


Quiero recordarle a quienes gobernaron la Argentina hasta el 2019 que el propio ex Presidente Macri justificó, justificó el endeudamiento con el Fondo Monetario Internacional por 55.000 millones, 54.000 millones de dólares de los cuales sólo se tomaron 44.000/45.0000 millones de dólares que son más si se tienen en cuenta los intereses a la hora de devolverlo, porque había un par de movimientos extraños de la lira turca allá por Europa. Ni guerra ni pandemia: la lira turca.
Digo esto porque tenemos que comprender también en qué mundo estamos para saber cómo pensar, diagramar, organizar y gestionar el Estado. Esa administración de la Argentina por demás incorrecta que significó no sólo los 44.000 millones de dólares de deuda con el Fondo Monetario Internacional sino más de 40.000, 50.000 o 60.000 con el sector privado, hay que devolverlo. Hay que devolverlo. Nada de esos enormes recursos a los que pudo acceder la Argentina porque Macri encontró un país desendeudado. Imagínense que si el país hubiera estado endeudado nadie hubiera prestado semejante cantidad de dinero. ¿Para qué fue utilizado en nuestro país? ¿Fue utilizado para poner en marcha algo que sirviera para capitalizar humana o económicamente nuestro país? Y cuando digo humana o económicamente me refiero a generar la capacidad de repago de la deuda que se contrae. ¿Acaso se capitalizó nuestro sistema educativo con la deuda que se tomó con el Fondo Monetario Internacional? No. Por ejemplo aquí en la provincia de Buenos Aires, la ex gobernadora que no sólo era tributaria del endeudamiento nacional sino que también endeudó la provincia de Buenos Aires, construyó 65 escuelas en 4 años. Sin guerra, sin pandemia, con financiamiento del Fondo, con financiamiento del sector privado tanto del Estado nacional como del Estado provincial. 65 escuelas. Hoy la provincia de Buenos Aires, en tres de los cuatro años de gestión del gobernador Axel Kicillof ya lleva construidas 110 escuelas. Claro que falta mucho y todo parece poco. Claro que falta mucho y todo parece poco pero, no hay que dejar de mirar y destacar porque más allá de las opiniones del editorialismo que uno vive escuchando están los datos y la información y están las escuelas o no están las escuelas. Y están los pupitres o no están los pupitres y están los pizarrones o no están los pizarrones. Después las líneas editoriales podrán complementar, justificar o directamente, como vemos a diario, mentir. Porque los desafíos que tenemos por delante son muy complejos. Porque lo que nosotros soñamos constantemente hasta el 2015 y aún en el peor de los momentos ratificamos y nos comprometimos aún más con esos anhelos y sueños que tiene nuestra sociedad entre el 16 y el 19. Nunca imaginamos y no estuvo en el menú de ninguna fuerza política los años que hemos tenido que atravesar en este último tiempo a partir del 2019. Complejos, difíciles, de mucho dolor, de mucha tristeza, de muchas ausencias también. De repente, en diciembre del 19, estábamos imaginando y trabajando y poniendo todo el esfuerzo para ver cómo se construían esas escuelas más rápido, como se terminaban los hospitales. Como hacíamos que más argentinas y argentinos pudieran acceder a la vivienda ya sea en el sector privado o por la construcción del sector público también… y tuvimos que entrar a buscar camas, respiradores y tras cartón también entender que a pesar del enorme endeudamiento que el ex Presidente Macri había llevado adelante en nuestra patria, los hospitales, por ejemplo el de La Matanza, el de Esteban Echeverría, el de Ituzaingo y otros tantos no se habían concluido a pesar de estar en más de un 80, 90 o 95% en el avance de su obra. Nada. Nada del crédito que tomó la Argentina sirvió para capitalizar la educación, la salud o el día a día de argentinas y argentinos que bregan por conseguir una vivienda y teniendo que soportar también los constantes abusos a la hora de alquilar o renovar un contrato de alquiler. Ese daño hecho, quien piense o prometa o diga a la gente que es reversible en un chasquido de dedos como dijo el ex Presidente Macri que solucionaría 25 puntos de inflación y nos dejó 54, miente. Y les puedo asegurar que cuando uno muchas veces escucha a las dirigencias hablar de que lo que hay que generar es expectativas, no deja de sentirse cada vez más lejos de aquellos que entienden que la militancia política o la gestión del Estado debe ser generar expectativas que después van a generar grandes frustraciones en la gente. Y cuando esas grandes frustraciones caen sobre la espalda de sus pueblos empiezan también el surgimiento de ideas cada vez más extremas. De grupos que creen que suprimiendo al otro a la otra va a lograr tener un país mejor. El desafío enorme que tenemos de lograr una patria o un país mejor no es queriendo suprimir al otro sino incluyendo la mayor cantidad de argentinos y argentinas para que de esa manera puedan realizar sus sueños, anhelos y transitar una vida que tiene alegrías y tristezas de otra manera. Porque esta insatisfacción material que gran parte de la sociedad siente mucho más aún después de estar muy exacerbada por un consumismo idiota también tiene una insatisfacción espiritual. Las falencias materiales y espirituales que atravesamos como sociedad son las que debemos revertir. Y no es pensando que si suprimo a tal o a cual mi país va a estar mejor.


Fue el propio ex Presidente Macri el que decía que había que mandar 560 o 600 argentinas y argentinos a la luna para que Argentina mejorara. Y si no de repente cuando aparecen esos discursos estigmatizantes de los compañeros migrantes que vienen de otros países a buscar suerte en nuestra patria. El otro día leía una nota en un gran diario argentino que hablaba del milagro guaraní. Y lo calificaba de milagro porque de cada 10 departamentos que se vendían en Paraguay, siete eran comprados por argentinos o argentinas. Yo pensé en el pueblo de Paraguay. Si de 10, 7 comprar argentinos, el milagro guaraní parece que no es para los habitantes de Paraguay que siguen viniendo a la Argentina a buscar oportunidades y eso lo vemos en todos los lugares. ¿Quiénes serán aquellos que están yendo a invertir en Paraguay? Desconozco. Desconozco.
Estas cosas, estas situaciones que a diario hacen para quebrar la autoestima de nuestro pueblo, son la punta de lanza de la instalación de modelos de exclusión, de odio, de violencia, de estigmatización y de persecución. Ese tobogán que yo les decía que parecía haber encontrado desde el 9 de diciembre de 2015 en adelante, demuestra dos situaciones claramente. Se terminó el mito de la derecha eficiente. Y también se terminó el mito de la derecha democrática. Recuerdo que habíamos muchos que escribían libros por aquella época nos explicaban desde editoriales de la nueva derecha democrática que teníamos en la argentina. A parte categorías derecha e izquierda que ya no alcanzan para explicar el todo. Aunque explican una parte de la política. No explican el todo. Esa derecha que decían que sabía comunicar. A mí siempre me quedó la duda y estuvimos atravesados por grandes debates internos. Si sabían comunicar o los medios de comunicación responden a los intereses de esa derecha. Y yo creo que tiene que ver sinceramente con que los medios de comunicación han tomado partido. Miren cuando uno mira la ciudad de Buenos Aires los dos principales medios escritos responden a Rodríguez Larreta. La Legislatura de CABA tiene una mayoría automática que responde a Rodríguez Larreta. El poder judicial de CABA “si jefe” a Rodríguez Larreta. Una policía política que responde a Rodríguez Larreta. Si esto fuera en el interior del país y el gobernador fuera peronista hablarían de un feudo esos propios medios porteños. Esas con las cosas que les cuesta mucho contar parece ser. Porque miren cuando uno mira todo lo que ha sucedido en estos últimos días, el último mes, lo que más bronca le da o por lo menos a mí es la distracción que ha generado todo esto que ha sucedido de los problemas que estábamos abordando, trabajando y en lo que estábamos concentrados. Uno…y recuerdo muy bien, muy bien ese jueves. Porque a la mañana había dado una entrevista ustedes saben que no es muy habitual que las haga y había dicho que pareciera que estaban compitiendo a ver quién mataba al primer peronista. Todo esto con los sucesos previos, ¿ustedes recuerdan? La policía política de Larreta diciendo que el gobernador es un manifestante más que Larroque no tenían fueros, ¿no? Y todo este desempeño tan democrático de la policía política de Larreta. En el medio era quien ponía más vallas, quien era el más duro, el más guapo. Pero no ellos porque en realidad siempre terminan mandando a las fuerzas de seguridad. La dan de guapos pero no aparecen nunca ellos. Bajo una idea aparte que nuestro país demostró fracasada. La idea de la cárcel o de la bala. El 24 de marzo de 1976 hasta el 10 de diciembre de 1983 la Argentina tuvo esa idea en el gobierno y en la gestión. Mataron, desaparecieron, torturaron, se apropiaron de niñas y de niños. Se quedaron con empresas de argentinos y argentinas, presionados por la propia dictadura, aplicaron un modelo económico cuya resistencia fue aplastada de la manera más violenta y cruel que recuerde nuestro país. Sin sindicatos, sin Poder Legislativo, sin centros de estudiantes, las ideas económicas de Martínez de Hoz, Videla, los Macri y todas esas empresas hundieron, endeudaron y llenaron de tragedia nuestro país incluso llevándolo a la guerra en abril de 1982. Es mentira cuando dicen que con sus modos, formas los problemas de nuestro país se van a solucionar… Siete años de que la dictadura decidiera quien vivía y quien no en Argentina para aplicar sus ideas económicas tampoco pudieron hacerlas exitosas para el conjunto de una sociedad. Es mentira que detrás de un esquema autoritario, privativo de la libertad de quienes reclamen, tendrá nuestro pueblo una mejor calidad de vida. Por el contrario, no solo empeorara económicamente sino que humanamente descenderá a los infierno por lo tanto lo que nosotros queremos es discutir otro pañis en serio. Y lo escuchaba al ex Presidente Macri decir con la Constitución arriba de la mesa. Le recomiendo que vea la última intervención de CFK cuando puso la constitución arriba de la mesa y todavía esperando al ex Presidente que deje de comportarse como patrón, de abusa del poder que posee en el poder judicial y los medios, y se siente realmente a discutir cara a cara y si puede anunciar de manera ordenada y comprensiva que idea de país tiene. Porque miren esa mañana del jueves 1 de septiembre cuando uno trataba de expresar lo que sentía, lo que veía, lo que mis propios compañeros y compañeras me cuentan que atraviesan muchas veces a la hora de la militancia. Quizás para algunos fue una sorpresa lo que pasó, pero para los compañeros y compañeras que por ejemplo le pusieron una bomba en Bahía Blanca que rompió hasta el 5to piso del edificio no fue una sorpresa. Para los compañeros y compañeras que militan en CABA y que son golpeados muchas veces en las esquinas o vigilados por la policía de CABA, no fue una sorpresa. Este esquema de violencia dirigido sobre un sector político y acicalado de los medios de comunicación no podía terminar de otra manera. Por eso me da mucha bronca que utilizaran ese lenguaje teniendo en cuenta que se ponen vidas en riesgo. Que se ponen vidas en riesgo que hasta de las propias fuerzas de seguridad. Que creo que el 27 de agosto las mandaron a hacer cualquier cosa en Juncal y Uruguay, poniendo en riesgo no solo a la gente sino también a los propios policías. Que después también los grupos de poder económico los dejan tirados eh. Los mandan, reprimen matan y se borran. Bueno no tanto en CABA como contaba cristina bien con santos y mató. Hay un datito de Santos que era el jefe de la policía federal en el 2001. Creo que venía de la policía científica. Y dice tratando de que le bajen las penas en el 2016 que era muy importante que no fueran condenados y se rebajaran sus penas si se podía porque era un muy mal mensaje a las fuerzas de seguridad su condena en tiempos que habían organizaciones políticas, no voy a decir el nombre ya lo recordarán allá por el 2016 que sostenían que manejaban el espacio público y organizaban la protesta social. Lo que decían, palabras más palabras menos, no nos condenen porque después nos necesitan. Necesitan que matemos para poder llevar adelante sus ideas. Y no le fue mal en el poder judicial, ni a Mathov, ni a Santos ni a De la Rua y a todos los asesinos de 2001. Pero esa es la argentina que nosotros queremos transformar y cambiar. Pero volvamos al primero. Dije eso, me voy a poner los lentes no voy a hacer el chiste del FMI porque ya está más que claro. Y ese día a la tarde sale alguien muy muy muy enojada, indignada, Soledad Acuña. La señora que conduce las políticas públicas educativas en CAB. Por lo cual uno espera de alguien que conduce las palabras…la educación, sepa comunicarse, sepa expresar el disenso de manera inteligente con palabras adecuadas, más que todo por el mismo ejemplo que debe dar a las niñas, niños, jóvenes, estudiantes. Y dice Soledad Acuña: “la declaración de Máximo pone en duda su salud mental”. Mirá vos. No sé en base a que hace diagnósticos sobre temas que aparte muchas veces son dolorosas para muchas familias como son los temas de la salud mental. No sé en qué lugar considerará y pondrá a las personas que muchas veces sufren diferentes tipos de problemas en su salud mental. Una pena que alguien que esta enrolada en la educación haga esta referencia. Después ustedes saben lo que pasó a la noche, ¡no? Y el intento de a partir de allí de justificar que bueno que casi que se lo merecía que pasara eso. Pero vamos a dejar eso a un costado. Entonces cuando uno mira estas declaraciones de acuña, por ejemplo, refiriéndose así y de esa manera a otras personas y en esos términos entiende también que está sucediendo hoy en el conflicto de CABA. Imagínense, a parte han generado o quieren generar ahora algunas ideas y construcciones que tiene que ver que está muy mal con que la sociedad se organice, que la sociedad se organice para reclamar como afrontar los problemas que tiene. Cuando uno mira ese lenguaje tan duro, tan de taita, tan de arrabal, de guapo que quiere sacar chapa con los pibes y pibas, Larreta a mí me parece que lo que le pasa es que descarga la frustración de bajar tantas veces la mirada ante Macri, que lo maltrata que lo deja sin dignidad y va y se la agarra con los pibes y las pibas que simplemente están buscando ver como encuentran soluciones a los problemas que tienen y me llama la atención que se ponga tan mal y que en realidad no se interiorice para ver qué es lo que está pasando ahí. Se ve que le gustan los jóvenes que andan con antorchas y levan guillotinas a las marchas y proponen matar al otro. Pero no de los jóvenes que con amor se preocupan por sus escuelas y no solo por cómo están ellos. Sino por cómo está el conjunto de pibes y pibas que van a diferentes colegios de la Ciudad de Buenos Aires que quizás tengan un mango menos que esos pibes que están llevando adelante el conflicto. Y lo extraño que todo esto ocurre en el mes de septiembre, en un mes que a las y los estudiantes es tan caro a su memoria como fue por la Noche de los Lápices. Donde decenas de pibes en la ciudad de la plata fueron desparecidas y desaparecidos por el boleto estudiantil., Entonces siento que hubo dos homenajes en CABA. A las pibas y pibes desaparecidos por la dictadura militar en septiembre del 76. Y también hubo otro homenaje que fue la decisión del jefe de gobierno de CABA en el mes de septiembre en el mes de la Noche de los Lápices de mandar la policía a la casa de las familias de los chicos y chicas. Este tipo de cosas. Este tipo de situaciones como botón vale una muestra. Ojalá las pibas y pibes que están agrupados en centros de estudiantes a lo largo y ancho de nuestra patria sean lo más solidario que puedan. No importa si están en una provincia que gobierna el peronismo o no. Pero tienen que ser solidarios con los pibes y pibas que están dando y una pelea y están siendo maltratados. Miren cuando yo lo escuchaban hoy y ayer vamos a ser inflexibles con los pibes, o acusar a los trabajadores y trabajadoras de neumáticos de ser in transigentes la pregunta que me hacía es porque nuestro país, por ejemplo, fue puesto de rodillas por las cerealeras a las que hubo que generarles otro dólar para que liquiden lo que se produce en nuestro suelo y que s parte de la riqueza y de los bienes comunes de nuestra patria. Entonces pareciera ser que a las pibas y los pibes, a los estudiantes, a las estudiantes, a los trabajadores y trabajadoras se los califica de cualquier manera por ejercer el reclamo y la búsqueda de dignificad. Ahora cuando las cerealeras vienen no son ni intransigentes, no son inflexibles, no va ningún policía a verlos. Y la economía argentina tiene que darles un privilegio. Esto lo recuerdo por ejemplo como fue con la 125, 110 días de cortes, nunca escuché en esos 110 días de corte al macrismo, a Larreta y a Macri en los medios de comunicación ser tan duros, inflexibles como lo han sido con los trabajadores, trabajadoras y estudiantes.

El ejemplo entonces allí tiene que tener nuestra sociedad piense como piense, milite donde milite, vote a quien vote, es que cada vez que nos encontremos ante un punto de inflexión. Ya sabemos para qué lado van a torcer la historia algunos. Imaginen que desde el 2015 a la fecha capital y trabajo que se encontraban 51 a 49 trabajo y capital en la construcción del PBI de nuestra patria, hoy esta 60 a 40 en favor del poder económico. 10 puntos han desaparecido de la mesa de argentinos y argentinas de la distribución del ingreso. 10 puntos de lo que se produce en el país y en el 2015 estaba en manos de millones de argentinos y argentinas hoy está en manos de unos pocos que aparte no conformes con esa injusta distribución del ingreso, usan ese mismo poder que obtienen de la acumulación para extorsionar y poner de rodillas al estado. ¿Cómo piensa alguien que va a terminar esto? ¿Cómo piensan que termina esto?
Entonces este tipo de situaciones, ni hablar del descenso en inversión educativa que hubo en la Ciudad de Buenos Aires. Ni hablar de las vicisitudes que tiene que afrontar nuestra gente en el día a día de esta economía:
Miren: mañana vota Brasil. Y quizás, quizás… Lula después de 20 años, 20 años. Para algunos 20 años es el fin de un proceso político, para Lula quizá es el comienzo de uno nuevo. Y lo que es más importante, obtenga o no la victoria, después de todo lo que le han hecho. De la persecución que sufrió, de no poder despedir familiares que murieron durante su cárcel, está  muy cerca de volver a ser Presidente de su país. Miren: eso marca lo importante de las convicciones, lo importante de saber qué se quiere, para qué se quiere ser. Para qué querés ser Presidente o para qué querés ser gobernador o gobernadora o intendente o intendenta. ¿Qué querés? ¿Para qué te proponés para uno de esos lugares? ¿Cómo te organizaste para llegar allí? ¿Cuánta militancia, organización, equipos técnicos construiste durante todo ese tiempo para que el día que el pueblo te dé la oportunidad de gobernar tengas la capacidad de arrancar lo más rápido y eficientemente posible? Porque estamos hartos de esos candidatos que aparecen solamente en la tele y después salen a alquilar funcionarios o funcionarias o, para peor, los traen del sector privado como hizo el macrismo cuando puso a Aranguren que venía de una petrolera, al frente del Ministerio de Energía. Esto es. A esa anti política y los ciudadanos argentinos y argentinas que quizá estén frustrados y enojados con razón, lo que les digo es que no va a venir nada bueno desde la anti política. Que si están frustrados, que si están enojados, que si todos les parece una mierda, a la mierda hay que cambiarla, hay que transformarla y por eso hay que militar y organizarse. Por eso militamos nosotros. Por eso queremos cambiar las cosas, no nos conformamos con que el mundo es de una manera. Aspiramos a transformar nuestro barrio, nuestra escuela, nuestra fábrica, nuestras propias prácticas. Porque el mayor desafío que tenemos para poder transformar la realidad es ser capaces de transformarnos nosotros mismos. Ser capaces de transformarse nosotros mismos. De poder ser mejores en serio, no discursos vacíos. ¿De qué le sirvió a la Argentina finalmente, a siete años del 10 de diciembre de 2015 la derecha eficiente? O creyendo que era una cuestión de moderación y formas gobernar la Argentina. La Argentina necesita soluciones de fondo y para las soluciones de fondo hay que decidir en favor de la gente y hay que construir el continente donde la acción política se desarrolle. Sino es muy complejo.
Dicho esto y ante la situación que nos toca atravesar no puedo entender, no voy a aceptar, no vamos a aceptar que la no participación de la sociedad en su destino puede traer un futuro mejor. Quiero una sociedad que participe, una sociedad que se involucre, que se meta en las cooperadoras de las escuelas o en las cooperadoras de los hospitales. O para organizar su barrio o para estar más atento en su barrio también en materia de seguridad. La comunidad debe organizarse, necesita organizarse para tener una oportunidad sino va a ser víctima y rehén de los grupos de poder concentrados económicos. Esto no es una mirada, que tampoco estaría mal, pero no es una mirada ideológica. Porque pareciera que ahora tener una ideología es un pecado. Y la verdad que siempre entendí que la ideología era un conjunto de ideas, un sistema de ideas. Si no hay ideología no hay ideas y cuando no hay ideas, aunque siempre las hay y lo verán y lo ven todos los días, los destinos de un país no suelen ser los mejores.
Nuestro Estado, nuestro país, nuestra nación, república, como cada uno quiera llamar. Pueblo, sociedad, gente, ciudadanos, ciudadanas, habitantes, tienen un enorme desafío por delante para salir. Porque el endeudamiento no fue capitalización del Estado. No fueron la planta de gas natural licuado. Miren: estas son las cosas que muchas veces uno se queda pensando. Ese 1 de septiembre la Vicepresidenta había recibido había recibido a la gente de Petronás, Petronas, no sé cómo se dirá bien, que en sociedad YPF, recuperada en 2012 para el pueblo argentino y para su sociedad y con ella Vaca Muerta también… querían y quieren invertir para generar una planta de gas natural licuado, GNL. Esto estaba desde el 2015 para hacer, pasaron 4 años, préstamo del Fondo Monetario, el Messi de las finanzas, Toto Caputo y no hubo planta de GNL. Tampoco hicieron el gasoducto, todo aquello que permite no sólo, para algunos lo más importante, generar divisas para pagar la deuda tomada sino para mejorar la calidad de vida del pueblo argentino. Este tipo de cosas… no se compraron ni aviones para Aerolíneas, no se hizo nada. Ni escuelas, ni planta de GNL, ni gasoducto, nada. Y hoy se los escucha hablar con una suficiencia… me gustaría tener la autoestima que tienen porque, la verdad, yo me acuerdo que alguna vez… y para que vean que la violencia no sirve. Que la madre del ex Presidente Macri decía que le tenía que pegar de chico porque era muy mentiroso. Bueno, es la primera comprobación que pegarle a alguien no hace que cambie de ideas también, quizá te fortalece también. Y cuando uno ve todos estos hechos porque miren: la otra vez miraba y disculpen este paréntesis que vamos a hacer. Miraba a un periodista que leía a un cartel de los chicos y chicas que tenían colgado en las rejas y decía: mirá cómo escribió persecución. Y estaba bien escrito. ¿Por qué? ¿Y si lo hubiera escrito mal no existe la persecución? ¿Era mentira si el cartel estaba mal escrito que la policía había ido a la casa de los padres? ¿Vos te imaginás para esos pibes y pibas que por estar con sus compañeros y compañeras a través de asambleas reclamando por diferentes mejoras en su sistema educativo le mandan la policía a la casa? La policía política. ¿Desde dónde le habla con tanta suficiencia intelectual el Jefe de Gobierno porteño que llegó a decir que el ser humano había derrotado al dinosaurio? 50 o 60 millones de años de diferencia hay entre un hecho y el otro. Entonces me parece que hay que ser más humildes. “Voy a ser inflexible con pibas y pibes de 16 años”. Con Macri tuviste que ser inflexible cuando gobernaba y decirle que no tomara la deuda, no con estos pibes que tienen toda la vida por delante. Ahí, cuando te maltrata, cuando Macri te maltrate, ahí tenés que pararte si querés gobernar la Argentina. No con pibes y pibas que si no hacen esto a los 16 o a los 17 años cuándo lo hacen? Nada, disculpen que por ahí uno ahonde en esto pero me da mucha impotencia ver cómo empiezan a generar ese contenido de odio que después termina en agresiones a pibas y pibes. Como recién, hace un día o dos días, Martín, escribía Macri: “Un país al margen de la ley”. Acá en Morón, si alguien sabe quién estuvo al margen de la ley es el señor Rousselot y el señor Macri. ¿Desde dónde habla el ex Presiente? A mí no me gusta hablar de estos temas pero lo cierto es que lo que ellos proponen es un país al margen de la democracia. Esa es la realidad.

El otro día miraba y leí un artículo muy bueno hoy temprano. Decían: se demuestran centros entre el centro de estudiantes de tal escuela con tal organización. Y ¿quién está detrás de la protesta de los estudiantes? Los pibes están delante de la protesta, ponen la cara. Lo que queremos saber es quién está detrás de Sabag Montiel y de Brenda Uliarte, por ejemplo. Ahí parece que se les acaba la intriga de quién está detrás de las cosas. Sería muy bueno saberlo porque, aparte, imagínense y esto lo decía Cristina el otro día: jueces y fiscales que la juzgan van a jugar al futbol con Mauricio Macri a Los Abrojos. Los abogados de los que intentan matarla son asesores del macrismo. ¿Qué puede estar pensando hoy la Vicepresidenta o qué podemos estar pensando muchos y muchas? ¿Qué es lo que van a hacer? ¿Qué es lo que quieren hacer? ¿Qué clase de solución se ve, ofrecen a ese problema que significa a estos sectores de poder la figura de Cristina? Porque lo que tenemos que pensar, debatir, discutir, sin verdades reveladas, con nuestras verdades relativas, buscando nuestra síntesis superadora, es en qué país queremos vivir. ¿Cómo queremos relacionarnos con el que no piensa como nosotros? Y es una pena, una verdadera pena, que el año que viene cuando se cumplan 40 años de regreso a una democracia que costó tanto volver a tenerla, estemos en esta situación. En esta situación económica, en esta situación política, de un grado de intolerancia que miren: hay una imagen que recuerdo mucho que es el 25 de mayo de 2010. Y me pregunto cómo pasó nuestro país con seis, siete presidentes de Latinoamérica: Cristina, Pepe Mujica, Lula, Evo, caminando por la calle bastantes cuadras rodeados de millones de argentinas y argentinos que no todos comulgaban con el gobierno pero estábamos en una situación económica diferente y de mucho respeto y tolerancia, sin que pasara nada. Hasta que ese 1 de septiembre ocurriera lo que pasó allí en Juncal y Uruguay. Presidentes de toda Latinoamérica caminando por sus calles y esa situación de violencia que, aparte, les costó tanto condenar. Tanto. ¿Tanto es el odio? ¿Tanto es el odio? ¿No piensan que pueden generar algo mejor? ¿No piensan realmente que pueden construir una sociedad diferente? Miren si como algunos antes de que se resolviera el conflicto de neumáticos decidía por la cárcel o la bala. Y el conflicto se resolvió finalmente. Pero tres, cuatro días antes ya querían meter bala y en cuatro días se resolvió bien. Eso es la democracia, eso es la tolerancia. ¿Cómo no vamos a aprender a convivir y buscar soluciones para el conflicto de la manera más racional que podamos? ¿Cuándo y a quién se le ocurre que rompiendo cabezas o eliminando por ejemplo la Vicepresidenta de nuestro país le va a ir mejor? Por eso creo que tenemos un esfuerzo enorme por delante. Somos plenamente conscientes de los desafíos y las vicisitudes amargas que muchas veces le toca pasar a nuestra gente donde tenemos, por ejemplo, una porción de trabajadores del sector formal que están por debajo de la línea de la pobreza. Que tenemos todavía argentinas y argentinos que buscan trabajo, que buscan la manera de llegar a fin de mes. Yo no creo que nazca en nadie puede creer que las soluciones a tantas ingratitudes diarias provengan de más violencia y más odio. Nunca ha sido así. No hay un solo hecho en la historia que lo demuestre. Entonces es ahí donde realmente tenemos que animarnos. No puede ser visto como un drama cuando nosotros planteamos y nosotras planteamos cuestiones que, entendemos, no funcionan bien de nuestro gobierno. ¿Cuándo fue el día que nuestro gobierno entró a desconfiar de Cristina, de nosotros, de nosotras cuando reclamamos para que nuestro país esté mejor? No puede ser, muchas veces que esas cosas hayan sucedido. Queremos lo mejor para la patria. Queremos más viviendas, más hospitales, más maestras y maestros y también más hospitales. Más escuelas. Queremos debatir y discutir donde digan. No queremos estar esperando en cuál próxima unidad básica va a estallar una bomba. No quiero estar pensando cuando vengo a un acto si alguien va a hacer algo que no tiene que hacer. Esa Argentina se tiene que acabar. Esa Argentina no es buena para nadie. No es necesario insultar y denigrar a nadie. Es necesario proponer y debatir porque nuestro país quedó de rodillas y las soluciones que van a venir a plantear son tres: la flexibilización laboral… Ustedes imagínense si retrocedió 10 puntos el ingreso de los trabajadores y las trabajadoras sin que se modificase un solo artículo de la ley laboral argentina, imagínense el día que esa flexibilización laboral o la supresión de la indemnización esté. ¿Qué quieren la esclavitud? ¿Pueden ser tan desagradecidos con el país que les dio el ATP para pagar los salarios cuando había una pandemia? ¿Qué le pasa a esos empresarios y al poder económico? Mitad del salario de trabajadoras y trabajadores lo pagó el Estado, el salario familiar paga el Estado. Hay mucho que ni lo saben pero paga el Estado. Trabajadoras y trabajadores a través de sus sindicatos durante la pandemia acordaron percibir el 25% menos de su salario porque entendían que no estaban asistiendo a sus lugares de trabajo y que era su manera de ayudar. Su lugar inteligente. El pueblo siempre es inteligente, nos faltan empresarios inteligentes que tengan la misma generosidad que tuvo el pueblo argentino durante la pandemia. Ya sea su Estado o el movimiento obrero organizado. Estas son las cosas que realmente queremos discutir. Porque después, sino también, aparte de la flexibilización laboral va a ser la flexibilización impositiva. Miren: durante el macrismo se le quitaron retenciones al trigo y al maíz. Y se bajó la de la soja progresivamente de 35 hasta 24 hasta que se le pudrió todo. Hasta que se le pudrió y ahí le pusieron aparte retenciones a todo: a la yerba, al maní, a la nuez. A las famosas economías regionales que tanto le preocupaban. ¿Por qué? Porque el Estado se desfinanció. Ese proceso de desfinanciación que tuvo el Estado, tuvo su respuesta para el endeudameinto. Entonces muchas veces creo que si no discutimos en serio estas cosas realmente vamos a tener problemas.


El otro día miraba y leía una nota. Obviamente que no estaba presentada como lo voy a decir. Decía: se destruyen limones por el exceso de limones que hay. ¿Qué hacían las empresas productoras de limones? En vez de largar todos los limones lo que produciría ¿qué? Una baja del precio según nos enseñaron, mayor producción, o sea a mayor oferta obviamente. ¿Qué hicieron? No, no, no. No va a haber mayor oferta, vamos a romper los limones para mantener el precio que tenemos. Así como tiraron leche durante la 125, después rompen los limones y después van al Banco Central a pedir un dólar diferente. Eso es lo que pasa en mi país, cuéntenla como quieran pero es lo que hacen. Y si no vean los propios números que ayer daba el Ministro de Economía. 8.000 millones de dólares creo fue lo que dio? Si no me olvido. El esfuerzo que hay que hacer después de que el anterior Ministro de Economía se rajara como se rajó Casildo Herreras el 2 de julio. Que nos embretó en vez de seguir discutiendo y debatiendo con el Fondo Monetario palmo a palmo cuáles eran las condiciones de devolución de un préstamo político. A un préstamo político tal cual lo definió quien lo dio que fue el Fondo Monetario Internacional tenía que tener una solución política y no la que tuvo. Entonces creo que ante la flexibilización laboral que proponen, ante la flexibilización impositiva, la última de las flexibilizaciones va a ser la flexibilización ambiental. Normas ambientales totalmente laxas que nada tienen que ver con los países de procedencia de los capitales que vienen a invertir para por muy poca plata destruir el suelo argentino y llevarse por monedas y por nada los bienes naturales comunes que son de todos los argentinos y argentinas. Llámese gas, llámese petróleo o llámese litio ahora. Esto es lo que quieren hacer en Argentina y esto es lo que el propio pueblo tiene que cuidar.
Sé que es una cuestión que parece lejana para el que tiene miedo cuando va a tomar el colectivo de que lo roben pero, les puedo asegurar que ese miedo nunca lo va a perder si el no se hace cargo también de custodiar la riqueza de su propio suelo y de su propia patria. Hay que involucrarse para solucionar esos problemas. Imposible hacerlo mirándolo desde el living de la casa por eso lo que les vengo a pedir a Morón: nada de miedo, todo coraje. Nada de odio, todo amor. A organizarse, a militar, a preguntar cómo está el otro y la otra y a definitivamente dar un paso hacia adelante para los que quieren volver atrás. Otra Argentina es posible. Gracias Morón, los quiero mucho y les traigo como siempre el saludo de la compañera Cristina.
Muchas gracias compañeras, muchas gracias compañeros. Como siempre a vuestra disposición.

AL INICIO
Ir al contenido