REVISTA PPV – Periodismo Por Venir

¡Saltá el cerco medíatico!

DESPIDOS EN CLARÍN, EL REFLEJO EN EL ESPEJO DEL GOBIERNO

Emergencia comunicacional

DESPIDOS EN CLARÍN, EL REFLEJO EN EL ESPEJO DEL GOBIERNO

Por Daniel Bello
Fotografía Rolando Andrade

El miércoles 17 de abril, se conoció la noticia de que Clarín despedía a 65 trabajadorxs que desempeñaban tareas en el diario Clarín, Olé y otras áreas de AGEA. Fotógrafos, redactores, corresponsales, diagramadores, entre otras profesiones. Algunos con más de 30 años de trabajo en la empresa.

El método de despido, coincidentemente, fue el mismo que viene aplicando en el Estado el macrismo desde que asumió en 2015: militarizar el edificio, vallas y seguridad -privada o pública- que va informando si lxs trabajadorxs entran o no de acuerdo con una lista.


Mientras tanto, llegaban algunos telegramas de despido.
Mientras tanto, grupos de personas se agolpaban frente al edificio que los vio trabajar jornada tras jornada. Una postal que se repite una y otra vez: en Fabricaciones Militares, en Agroindustria, en PesiCo, en los Ingenios del norte o las minas del sur, Télam, etc.
Casi 4 años de macrismo: trabajadorxs despedidxs, abrazándose, consolándose, lagrimeando, vallas, listas, la policía, seguridad, empresas inconmovibles, una secretaría de Trabajo dibujada y un Estado ausente y sin aviso.

Despidos

El gremio de prensa es uno de los más castigados en estos años de Cambiemos. Se estipulan más de 3500 puestos de trabajo perdidos, de los cuales casi 3000 sólo son de Buenos Aires de acuerdo con los datos recopilados por el SiPreBa.
La situación de Clarín inmediatamente remite a lo sucedido con lxs trabajadorxs de la Agencia de Nacional de Noticia Télam hacia finales de junio de 2018.  Ambas empresas enviaron correos electrónicos a quienes se quedaban, en el caso de Clarín indicaba en el final del texto:
“Estamos seguros de que así Clarín y Olé van a poder mantener su nivel periodístico y su rol de servicio a la comunidad. Desde ya, contamos contigo para este desafío”.

El directorio y los gerentes de Télam, ausente de los edificios de Bolívar y Belgrano desde junio de 2018, también daban vía mail la bienvenida a quienes se quedaban para formar parte de una “nueva agencia”:
“Sos parte de la nueva agencia Télam. Confiamos en vos para la construcción de una agencia profesional, pluralista, democrática y federal, con capacidad para producir contenidos informativos confiables que nos permitan abastecer a la industria periodística basada en el desarrollo de nuevas tecnologías.
Por eso esperamos que sigas sumando tu aporte para llevar a Télam a instalarse no sólo en el mercado nacional sino también en el internacional”.

En ambos casos, el argumento neoliberal exhibido para el despido era el de una reestructuración por culpa de las nuevas tecnologías y el avance de estas. También, en ambos casos, buscaban la complicidad, y obediencia deb(v)ida, de quienes no eran despedidxs.
Sin embargo, parece que a algunos no les costó disfrutar de la bienvenida mientras otrxs trabajadorxs quedaban en la calle: a pesar de que la asamblea de trabajadorxs del diario Clarín determinó la quita de firmas en protesta por los despidos, el periodista Daniel Santoro carnereó -como se dice usualmente- y firmó una nota publicada el último domingo.
Acaso la implicancia de Santoro – en el caso que investiga el juez Ramos Padilla de espionaje y extorsión- como presunto integrante de una red de espionaje mediático, político y judicial lo tiene nervioso…

Números

A pesar de que ambas empresas habían invertido en equipamiento nuevo y capacitación del personal decidieron que iban a mejorar despidiendo. En el caso de Télam, la cual Cambiemos había asegurado que sería “la BBC Argentina”, al momento de los despidos contaba con más de 800 trabajadorxs profesionales; sin embargo, se argumentó que estaba sobredimensionada y se echó al 40% del personal de planta. Así, la inglesa BBC cuenta con 11.000 empleadxs y “la BBC Argentina” debe trabajar con poco más de 400 trabajadorxs.

En el caso de Clarín, en la presentación realizada en el Congreso Nacional en el capítulo argentino del proyecto Media Ownership Monitor (MOM)*, se mostró cómo el Grupo Clarín es el mayor conglomerado de comunicaciones en la Argentina y un gran monstruo con jugosas ganancias.

Dicho trabajo muestra índices alarmantes:

-Concentra casi el 26% de audiencia del país: 25,28% (6,84% por radio, 10,62% por televisión y 7,82% por diarios).
Atrás y lejos le sigue América con el 7,25 %. En este punto cabe remarcar que, según una nota publicada por Horacio Verbitsky, Vidal ha estado transfiriendo dinero de la Provincia para que Gabriel Hochbaum -productor de Animales Sueltos e Intratables- comprara parte del paquete accionario de América que pertenecía al hermano de Daniel Vila, Alfredo.

-Los cuatro grupos económicos a los que pertenecen los periódicos con mayor circulación del país concentran el 74,18% de las ventas y sólo el Grupo Clarín domina el 43% del mercado.

Además, y por si fuera poco, Clarín fue el que percibió más dinero por pauta oficial: el multimedio recibió en 2018 más de $359 millones, o sea un 17% del total distribuido a los medios que fueron $2250 millones. Desde que asumió Macri, el total en pauta que obtuvo el grupo supera los 1400 millones de pesos y también fue favorecido en la obtención del monopolio del papel prensa, lo que le permite determinar el precio de venta del insumo básico para producir.

Lucha

Como consecuencia de los despidos, lxs trabajadores de Clarín vienen realizando varias actividades frente al edificio de Tacuarí al 1800 con la intención de visibilizar el conflicto y de que se abra una instancia de negociación con los directivos. En este marco, ayer se realizó una conferencia de prensa que contó con la presencia de todo el arco político que se acercó a solidarizarse con lxs trabajadorxs y la lucha que sostienen.
En la conferencia de prensa se anunció un nuevo paro de 48hs. 

Además, durante la tarde del día de hoy, desde las 16 hs, realizará un festival solidario con la presencia de Ivan Noble, La Delio Valdez, Palo Pandolfo, entre otrxs.

Concluyendo, poco después de los despidos de Télam, en junio de 2018, Lombardi escribió en su cuenta de facebook : “Donde reina la posverdad no hay periodismo posible, donde se inventa la verdad lo único que importa es el efecto de la noticia y no su fundamento.”.

A una semana de los despidos en Clarín, y a 10 meses de los de Télam, lo dicho por Lombardi, sin duda, es un argumento que funciona más como un reflejo del propio gobierno y de su vocero de Clarín.

Argentina vive hoy una emergencia comunicacional. La crisis que atraviesa el periodismo y el fuerte retroceso en materia de derecho a la información y libertad de expresión que nos atraviesa en estos días, y desde diciembre de 2015, se recrudece día a día.

* La investigación estuvo a cargo de Martín Becerra, Gerardo Aranguren, Agustín Espada, Nube Álvarez, y Marianela Bocanegra. El capítulo legal quedó en manos de Damián Loreti, Diego de Charras y Luis Lozano. También colaboraron Viviana Mariño y Javier Borelli.

FUENTE:

https://argentina.mom-rsf.org/es/
https://argentina.mom-rsf.org/es/propietarios/grupos-mediaticos/detail/company/company/show/grupo-clarin/

AL INICIO