REVISTA PPV – Periodismo Por Venir

¡Saltá el cerco medíatico!

UN PROBLEMA ESTRUCTURAL: EN ARGENTINA HAY UN FEMICIDIO CADA 27 HORAS

UN PROBLEMA ESTRUCTURAL: EN ARGENTINA HAY UN FEMICIDIO CADA 27 HORAS

Por PPV

Las organizaciones sociales contra la violencia de género destacan que se produjo un femicidio cada 29 horas el año pasado. Este año las estadísticas muestran un recrudecimiento.

Veintiséis femicidios, entre ellos seis vinculados, y 36 tentativas de femicidio, fueron cometidos en el primer mes de 2021, según informó el Observatorio de las violencias de género Ahora Que Si Nos Ven de la organización Mumalá-Mujeres de la Matria Latinoamericana. A su vez, el registro señaló que 27 niños, niñas y adolescentes perdieron a sus madres como consecuencia de esos hechos.

Los indicadores del Registro Nacional de Femicidios

Según la Oficina de la Mujer (OM), que depende de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, cada 9,2 días se comete un femicidio contra una menor de 20 años. El dato surge de un informe publicado en octubre de 2020.

El Registro Nacional de Femicidios de la Justicia Argentina identificó causas judiciales que investigan el homicidio de 119 niñas, adolescentes y jóvenes menores de 20 años, bajo las figuras jurídicas de femicidio directo y femicidio vinculado. Esta cifra equivale “a decir que se comete el femicidio de una mujer cis menor de 20 años cada 9,2 días”, detalla el informe.

En los tres años analizados, el 40% de las jóvenes menores de 20 años asesinadas tenían entre 13 y 17 años; el 34% eran menores de 12 años, y el 26% tenían entre 18 y 19 años añ momento del femicidio.

El informe destaca que algunas de las mujeres asesinadas vivían en condiciones de vulnerabilidad: al menos 7 estaban embarazadas, 5 pertenecían a pueblos originarios, 4 eran discapacitadas y 3 eran migrantes.

Al menos el 84 % de las víctimas tenían algún tipo de vínculo con la persona investigada por su femicidio. En un 34% de los casos eran parejas o ex parejas y en un 20% se trababa de su padre o padrastro.

El femicidio de Úrsula de podria haber evitado. La complicidad de la polícia y de una justicia patriarcal 

Días atrás Matías Ezequiel Martínez (25) mató a Úrsula Bahillo (18).
Úrsula había denunciado a su femicida en retiradas veces, desde el 9 de enero hasta el 5 de febrero de este año, por los delitos de amenazas y desobediencia. La causa estaba a cargo del Juez de Paz local de Rojas, Luciano Callegari y del fiscal Sergio Terrón, de la UFI N.º 5.

En la mañana de su muerte, el juez Callegari había solicitado una restricción de acercamiento con un radio de exclusión de 200 metros, “rondas periódicas y frecuentes de vigilancia por 15 días” y la entrega de un botón antipánico para Úrsula. Pero no fue suficiente. Martínez subió a la joven a su auto y manejo hacia un descampado, poniéndola en una situación de indefensión total. Allí la mató de más de diez puñaladas, en el tórax, en la garganta y en el abdomen.
Con el mismo cuchillo con que mató a Úrsula, Martínez se realizó cortes en sus muñecas con el fin de quitarse la vida.

El femicida cuenta con denuncias por violencia de género previas y con otra denuncia por intimidación telefónica hacia una superior de la fuerza. Y en las últimas horas trascendió la denuncia de una violación de una niña discapacitada en 2019.

Pese a su historial, Martínez seguía libre. La justicia actuó tarde y no protegió a una nueva víctima del sistema judicial patriarcal que reina en nuestro país.

Úrsula no puede ser un número más en las estadísticas siniestras de la violencia patriarcal, es necesaria y urgente una reforma judicial integral que garantice la vida y los derechos de las víctimas de violencia de género. Es necesaria una reforma integral en las fuerzas de seguridad.

El feminismo ha logrado mucho en los últimos años, ha sido una fuerza transformadora y, por eso, ha sido también el objetivo de ataque por quienes se niegan a perder sus priviliegios. El feminismo ha logrado mucho, sin embargo, aún queda mucho camino por recorrer. Resolver un problema estructural de siglos de patriarcado no es fácil ni rápido, pero la herramienta de transformación está, sin dudas, en las calles y es política.

En este marco, el colectivo Ni Una Menos convocó a una marcha para el próximo 17 de febrero en las inmediaciones de Tribunales.

AL INICIO
Ir al contenido