REVISTA PPV – Periodismo Por Venir

¡Saltá el cerco medíatico!

MUNICIPIO DE SAN MARTÍN: BATATAS AGROECOLÓGICAS DEL PRODUCTOR AL CONSUMIDOR

MUNICIPIO DE SAN MARTÍN: BATATAS AGROECOLÓGICAS DEL PRODUCTOR AL CONSUMIDOR

Por María Quintero

El pasado miércoles, a través de la articulación entre el Municipio de San Martín, la Red Alimentos Cooperativos y productores de batatas de Tucumán, se entregaron 30 mil kilos de alimentos. Con destino a merenderos de la ciudad bonaerense y a las beneficiarias de la Tarjeta Alimentar, la Cooperativa Dulce Esperanza de la localidad tucumana de Simoca pudo generar su primer envío a Buenos Aires.

Batatas agroecológicas de Simoca a San Martín

La Cooperativa de Trabajo Agropecuaria Dulce Esperanza, constituida en el año 2019, está integrada por 30 socios que han trabajado incansablemente para que este producto llegue a San Martín. En coordinación con la Red Nacional de Alimentos Cooperativos, que tiene su espacio logístico mayorista en San Martín, fue posible abastecer con 30 mil kilos de batatas de la variedad “Paraguaya INTA”. Esto permitió, además, bajar un 25% el precio que el Municipio venía pagando por la batata y, al mismo tiempo, la Cooperativa tucumana recibió un precio 200% mayor al que pagan los mercados tradicionales.

Desde el Municipio, se expresaron al respecto de esta jornada a través del Subsecretario de Trabajo y Economía Social y Solidaria, Marcelo Torrano: “Desde la Municipalidad de San Martín, a través de distintas ordenanzas, pero sobre todo de la 11.835, concretamos el proyecto de compras municipales a empresas sociales y cooperativas. Desde allí, hacemos un trabajo constante de compras a diferentes cooperativas y, en este contexto, se enmarca la compra de batatas provenientes de Tucumán. Esto es el resultado de un proceso que se viene dando paulatinamente, donde todos los meses compramos cientos de kilos de alimentos a estas empresas sociales que promueven el trabajo digno y la agricultura familiar. Este caso en particular tiene como agregado que los productores, sino lograban vender estas batatas al Municipio, debían detener varios procesos. Ante la expectativa de una nueva fábrica en Tucumán (proyecto al que están apostando) se tuvieron que enfrentar con una demora en su puesta en funcionamiento, quedando así con un excedente de producción que puso en peligro toda la cosecha”.

También señalaron: “Esto nos muestra el doble impacto: por un lado, logramos tener en San Martín batatas agroecológicas, batatas de calidad, para los vecinos y vecinas y, por otro lado, ayudamos en el proceso de industrialización de la agricultura familiar en la localidad de Simoca. Y a su vez, se suma un tercer factor: la Municipalidad pagó un 25% menos el valor de la batata. Es decir, además de todos los beneficios mencionados, el Municipio logró generar un ahorro en la compra, lo que permite que siga comprando más alimentos cooperativos. Y, al mismo tiempo, los productores batateros lograron vender a un precio justo su producto, ya que los intermediarios tradicionales les pagaban un monto sensiblemente menor”.

Organizar la producción y el consumo

Este hecho evidencia el funcionamiento de la cadena agroalimentaria que rige en nuestro país, donde productores y consumidores se ven afectados por la presencia de intermediarios especuladores que, en pos de reproducir sus ganancias, perjudican a todos los eslabones de la cadena en términos de precios pero también de calidad. Frente a este diagnóstico se inscribe el rol de la Red Nacional de Alimentos Cooperativos, una organización de cooperativas de producción de todo el país que pone a disposición su esquema de comercialización para diferentes productores de la agricultura familiar.

En este sentido, una de sus miembros, Miguela Varela, explica que “Lo que sucedió en San Martín muestra la necesidad de organizar de forma popular la producción, el consumo y el abastecimiento estatal. Es ahí donde jugamos un rol importante, que apuesta a respetar el precio justo que necesita el productor, el municipio y el consumidor”.

Por parte de los productores batateros, también fue un hecho de suma importancia. Al respecto, Mario Montero, presidente de la Cooperativa Dulce Esperanza expresó: “He sentido una emoción enorme al ver como se hacia la distribución en San Martín. Haber logrado que la batata llegue hasta Buenos Aires, para nosotros, ha sido una muy grata sorpresa y una satisfacción enorme porque detrás de esa batata ha habido un gran esfuerzo por parte de los productores. También esto nos abre la posibilidad de un intercambio con otras cooperativas, de las cuales esperamos poder adquirir productos. Por eso nos alegra este proceso, porque creemos que estas son las verdaderas políticas de estado que necesitamos. Esto nos renueva las fuerzas y nos dan más ganas de seguir produciendo. Por eso, le agradecemos a Alimentos Cooperativos por la articulación que han logrado”

Finanzas Solidarias

Estas compras se realizaron en el marco del Fondo de Finanzas Solidarias que administra el Municipio. Se trata de un sistema de préstamos a tasas subsidiadas, a través de los cuales las cooperativas pueden cobrar su producción en forma rápida y segura, sin la demora de los procesos administrativos habituales. Estos fondos serán devueltos al momento de efectivizarse el pago de la compra por parte del Municipio.

Las batatas recibidas tiene como destino el abastecimiento de comedores y merenderos de la ciudad, junto con la entrega a quienes retiren su Tarjeta Alimentar, bajo el objetivo de fomentar una alimentación sana y solidaria. En el día de ayer, y en el marco de estas entregas, se hicieron presentes el Ministro de Desarrollo Social de la Nación, Juan Zabaleta, y la Secretaria de Inclusión Social, Laura Alonso.

Por último, Oscar Minteguia, Secretario de Desarrollo Social del Municipio explicó a Revista PPV que: “Esta hora en la que nos toca vivir, actualiza la necesidad de volver a vincular íntimamente la producción, la generación de riqueza y el agregado de valor con las acciones de reproducción de la vida. Las que nos aseguran un buen vivir, las que nos dan seguridad, las que nos dan alegría, las que permiten cumplir nuestros sueños. En vinculación con esto, resulta cada vez más necesario que logremos cruzar las capacidades de hacer, las capacidades de producir que tienen los pequeños productores con nuestras propias necesidades. Entonces, para la Municipalidad de San Martín, comprar un camión entero de batatas agroecológicas producidas por una Cooperativa en Simoca, en la provincia de Tucumán, representa ni más ni menos la concreción de esta mirada. ”

Ir al contenido