REVISTA PPV – Periodismo Por Venir

¡Saltá el cerco medíatico!

LA PAJA EN EL OJO AJENO

LA PAJA EN EL OJO AJENO

Por Beatriz Chisleanschi

Un viejo dicho dice que es más fácil ver “la paja en el ojo ajeno que la viga en el propio”, pero sin dejar de atender a la viga, hay momentos en la vida socio-política de los países que debemos estar muy atentxs a la paja en ese ojo que no es el nuestro.

Los primeros días de marzo el ex presidente Mauricio Macri viajó a Guatemala al “V Encuentro Ciudadano Centroamérica, amenazas y oportunidades compartidas; un destino común” en el que dijo la ¿desafortunada? frase “el populismo es mucho más peligroso que el coronavirus”.

Ese encuentro que contó con el apoyo del Departamento de Estado de los Estados Unidos fue organizado por la Fundación Libertad y Desarrollo, presidida por Dionisio Gutiérrez, el segundo hombre más rico de Guatemala y el empresario más influyente en la arena política de ese país centroamericano.

Esta Fundación se autodefine como tanque de pensamiento (tink tank) y, desde su web, destaca las importantes alianzas internacionales que tiene con miras a transformar, según dice, (solo) la región centroamericana.

Dionisio Gutiérrez fue presidente Corporativo por 33 años de CMI, Corporación Multi-Inversiones, un conglomerado de empresas con presencia en los sectores diversos como el avícola, la telefonía móvil, la generación de electricidad y el bancario y financiero. Las actividades las inició su abuelo en 1936 y, en la actualidad, es considerado el holding más grande de Centroamérica y el Caribe con 300 empresas y 27 mil empleados, según publica el Centro de Medios Independientes de Guatemala. Además de lo señalado, este grupo se ha expandido en proyectos de construcción de importantes centros comerciales, habitacionales y oficinas. Hoy el holding está en manos de los primos Juan José Gutiérrez Mayorga y Juan Luis Bosch Gutiérrez.

Además, Dionisio, se erige como comunicador y tiene un programa televisivo propio: “Razón de Estado” desde donde se encarga de denunciar hechos de corrupción y a la política toda.

Desde el sitio web de su Fundación, Gutiérrez comenta los encuentros que ha tenido en Washington con funcionarios y ex funcionarios de muy alto nivel en instituciones y agencias de gobierno “que realizan grandes esfuerzos para mejorar la seguridad del hemisferio continental”.

Amigos son los amigos

“Yo no quiero aniquilar a todo el mundo…sólo a mis enemigos”
Michael Corleone en El Padrino , Parte II

En su artículo para Tiempo Argentino del día 26 de febrero, el periodista Claudio Mardones informaba que el plato fuerte del encuentro estaría a cargo de Richard Kerlikowske, comisionado de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza norteamericana, más conocida como la U.S. Customs and Border Protection” (CBP) y de Kirsten Madison, secretaria de la Oficina Internacional de Asuntos Antinarcóticos y Procuración de Justicia del Departamento de Estado norteamericano, el ex encargado interino de DEA, Jim Milford y uno de los delegados del FBI para el América Latina, George Piro, Kevin McAleenan y James McCament, ex secretarios interinos del Departamento de Seguridad Nacional (Homeland Security).

Asimismo, la Fundación Libertad y Desarrollo ha organizado encuentros con la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales –FAES- de España, cuyo titular es el ex presidente José María Aznar y el Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales de la Universidad Francisco Marroquín. Recordemos que el padre del neoliberalismo, Milton Fridman, definió a esta casa de altos estudios americana como “un inusual y extraordinario ejemplo de cómo una gestión privada es capaz de promover un clima de opinión favorable al libre mercado: no conozco otra historia de éxito comparable a esta”.

Nada es inocente y todo tiene que ver con todo, habría dicho Anaxágoras.

A la luz de estos vínculos y relaciones, ¿alguien puede presuponer que la comparación de Macri entre el coronavirus y el populismo resultó apenas “desafortunada”? ¿No hay acaso un entramado muy bien pergeñado para derrocar de una vez y para siempre a todo atisbo de gobierno popular?

Mientras los gobiernos populares, los movimientos sociales y las fuerzas progresistas o de izquierda, aún con sus diferencias, piensan en cómo llevar adelante políticas inclusivas y equitativas para sus pueblos, la derecha busca intersticios donde meterse.

Las posiciones empresariales y corporativas y el afán de mayor concentración de capital son presentadas por instituciones académicas o cuasi-académicas, travestidos en avances científicos-tecnológicos, que no son más que el producto del diseño perfecto surgido en los tanques de pensamiento.

ONGs, Fundaciones, Iglesia Evangelista, todo recurso es válido para cooptar la mente de las mayorías y penetrar en los distintos sectores sociales. Algo así como “dime en qué parte de la escala social te encuentras y te diré qué herramienta de apropiación de ideología te corresponde”.

Macri es el representante de la derecha en nuestro país. Otra pata es el complejo agroindustrial que, no casualmente, decidió hacer un tractorazo por una medida que lejos de pretender recaudar busca una redistribución al interior de los productores. Sería una ingenuidad entonces, considerar que esta medida es solo una protesta sectorial. Mientras elige y “moldea” a sus representantes, el discurso dominante toma distintas formas en la práctica real.

La derecha no duerme ni descansa nunca, conspira todo el tiempo. Por eso, lejos de verlo como un chusmerío, debemos estar atentxs a sus movimientos. No siempre es malo mirar la paja en el ojo ajeno.

AL INICIO