REVISTA PPV – Periodismo Por Venir

¡Saltá el cerco medíatico!

HOMENAJE A LXS TRABAJADORXS DETENIDXS DESAPARECIDXS

A 45 años del golpe genocida

HOMENAJE A LXS TRABAJADORXS DETENIDXS DESAPARECIDXS

Por Ana Belén Marrello

La Intersindical de Derechos Humanos junto a la agrupación H.I.J.O.S. Capital realizaron un acto en la Casa de la Militancia, en la ex ESMA, en conmemoración de lxs trabajadorxs víctimas del golpe cívico militar en la Argentina.

El encuentro, realizado dentro del Espacio Memoria y Derechos Humanos, contó con la presencia y las palabras del presidente de la Nación, Alberto Fernández. También estuvieron presentes los miembros de su gabinete Julio Vitobello, secretario general de la presidencia; Santiago Cafiero, jefe de Gabinete de Ministrxs; Horacio Pietragalla Corti, secretario de Derechos Humanos de la Nación y nieto restituido, y Nicolás Trotta, ministro de Educación nacional.

Con transmisión en vivo, a través de las páginas de Facebook ‘Intersindical DDHH’ e ‘HIJOS Capital’, la actividad comenzó pasadas las 16:00 y se organizó en dos mesas de debate: “La clase obrera y el proceso de Memoria, Verdad y Justicia en Argentina” y “Los desafíos del sindicalismo y los derechos humanos”.

Entre lxs primerxs expositorxs estuvieron Elena Ferreyra integrante de la Intersindical y secretaria de Derechos Humanos de la Asociación del Personal Legislativo (APL), Sergio Palazzo, secretario general de La Bancaria – CFT; Carmen Lorefice, Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora; María Laura Torre, secretaria general adjunta del Sindicato Unificado de Trabajadorxs de la Educación de la provincia de Buenos Aires (Suteba-Ctera); Víctor Santa María, secretario general del Sindicato Único de Trabajadorxs de Edificios y Renta Horizontal (Suterh) y Estela de Carlotto, presidenta de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo.

Luego de una pausa, expresaron unas palabras a lxs presentes Charly Pisoni de H.I.J.O.S. Capital; Daniel Catalano, secretario general adjunto de la CTA de lxs Trabajadores y secretario general de la Asociación de Trabajadores del Estado Capital; la Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora Taty Almeida, y Héctor Daer, secretario general de la CGT. Mientras que el cierre estuvo a cargo de Alberto Fernández.

Al comenzar el acto, Giselle Tepper, integrante de H.I.J.O.S. Capital y quien moderó el encuentro, pidió homenajear con un grito de “Presente” al compañero Alexis Banylis -hijo de Carlos Banylis, trabajador y delegado sindical asesinado por la Triple A-. Alexis, militante de Derechos Humanos fallecido en agosto de 2020, fue una de las personas que impulsó la concreción de este espacio de unidad entre los organismos y los sindicatos.

Integrada por más de 40 gremios de ambas CTA, de la Corriente Federal y de la CGT, la Intersindical de Derechos Humanos surgió como respuesta del movimiento obrero organizado, y en unidad -tal como se demostró en la marcha del 24 de marzo de 2016-, frente a las políticas neoliberales del gobierno de Mauricio Macri. Desde su origen, fue cobijada dentro de la Casa de la Militancia de H.I.J.O.S., en el Espacio para la Memoria y para la Promoción y la Defensa de los Derechos Humanos.

“La Intersindical es federal, popular, feminista, intergeneracional”, definió Elena Ferreyra, trabajadora legislativa e integrante del espacio. Y agregó: “Todxs llevamos la misma bandera de la Memoria, la Verdad y la Justicia”. La referente del gremio que conduce Norberto Di Próspero, a su vez manifestó: “En el 2001 jamás hubiéramos podido imaginar este escenario. Teníamos que salir casi escondidxs porque la ciudadanía, nuestrxs compatriotas repudiaban a la política, a la que nosotrxs reivindicamos en su momento y seguimos reivindicando como una herramienta de transformación. Muchxs trabajadores resistimos y tuvimos que reconstruir nuestro lugar de trabajo porque siempre las clases dominantes van a querer atacarnos, como hicieron con el Terrorismo de Estado”. Detrás de lxs oradoxs, se leía la consigna “Lxs 30.000 son parte del movimiento obrero”.

Sergio Palazzo se refirió a lxs 188 bancarixs desaparecidxs, entre ellxs Irene Bellocchio, mamá de Charly Pisoni. “El golpe de Estado tuvo a un dictador militar que fue (Jorge Rafael) Videla, pero también hubo un co-dictador que fue el empresario (Alfredo) Martínez de Hoz, el brazo que puso el empresariado argentino en el gobierno en ese momento”. Agregó que “la mayoría de los jueces fueron cómplices y funcionales a la estrategia de la dictadura militar en la Argentina. Esos mismos jueces permitieron la intervención de nuestra institución madre, que es la CGT, y de la mayoría de los sindicatos importantes. Clausuraron el Congreso. Prohibieron la actividad política. Intervinieron y proscribieron toda posibilidad de actividad donde hubiera representación estudiantil o social. Suspendieron los convenios colectivos de trabajo. En el fondo lo hacían porque querían a lxs trabajadorxs desnudxs de derechos y a la sociedad, desnuda de representación política”.

Con el pañuelo blanco abrazando su rostro, la Madre de Plaza de Mayo Carmen Lorefice se refirió a la tragedia que sucedió en nuestro país. Los restos de su hijo Jorge Enrique Aggio, delegado sindical secuestrado el 31 de julio de 1976, fueron restituidos en abril de 2010 gracias a la labor del Equipo Argentino de Antropología Forense. “A pesar de los años, no nos olvidamos. Tampoco nos olvidamos de los obreros y trabajadores detenidxs desaparecidxs”. Y homenajeó a todas las Madres “que luchamos todos los días y que no vamos a dejar de luchar hasta que Dios no nos dé el último suspiro. Son 45 años que todavía llevamos una herida en el corazón y no se va ir nunca. Agradecemos a todas las personas que nos han ayudado. Estamos presentes y vamos a seguir luchando para que nunca más vuelva a pasar”.

Vistiendo el delantal con el que se moviliza cada 24 de marzo, la dirigenta docente María Laura Torre rememoró a lxs más de 700 maestrxs detenidxs desaparecidxs en todo el país. Entre ellxs mencionó a Isauro Arancibia, Eduardo Requena, Marina Vilte y María Elvira “Bombón” Motto. “Este guardapolvo no representa un guardapolvo individual. Representa un guardapolvo de construcciones colectivas, de luchas colectivas. El guardapolvo de Isauro Arancibia, maestro que nos marcó a fuego a muchas generaciones. Figura emblemática del maestro comprometido, como cada unxs de ellxs, con su pueblo”. Recordó también la importancia de la iniciativa del gremio docente llamada “Yo fui a los juicios con mi profe”, donde cientos de estudiantes pudieron presenciar juicios por delitos de lesa humanidad. También mencionó la restitución de los legajos de trabajadorxs de la educación secuestradxs, donde seguía figurando “abandono de cargo”, y saludó a Taty y a Estela, recientemente nombradas socias honoríficas del Suteba.

En más de una oportunidad, se expresó durante la jornada el desagravio para Estela de Carlotto, por la nefasta actuación de quienes arrojaron bolsas mortuorias delante de la Casa de gobierno durante la última marcha opositora. Las mismas tenían los nombres -entre ellxs el de la presidenta de Abuelas- de quienes supuestamente habían sido vacunadxs en desmedro de otrxs miembros de la ciudadanía. Cuando en rigor de verdad Estela lo había hecho con el turno correspondiente. “Que digan dónde están los más de 300 nietxs que falta restituir”, coincidieron lxs oradorxs.

Para introducir la segunda parte del encuentro, se proyectó un video que narró los procesos de lucha y resistencia del movimiento obrero durante la última dictadura. Allí se dio cuenta de que “las Fuerzas Armadas ocuparon fábricas donde vigilaban los ingresos de lxs trabajadorxs y hasta montaron centros clandestinos de detención en su interior. Con el golpe militar los salarios cayeron un 40% -respecto a los de 1974-, en un contexto de suba del desempleo, supresión de horas extras y recortes en las prestaciones sociales”. La resistencia estuvo dada con paros parciales, quites de colaboración, trabajo a desgano y sabotajes en las fábricas, hasta las huelgas generales de 1979 y 1981.

A partir de los juicios, “el Poder Judicial reconoció la persecución y represión a trabajadorxs y militantes sindicales durante el Terrorismo de Estado. A su vez, se identificaron establecimientos laborales que funcionaron como territorios de represión clandestina durante la dictadura, que hoy están siendo señalizados como sitios de memoria”. En algunos de los juicios “se reconoció la responsabilidad penal de empresarios y directivos del plan sistemático de desaparición forzada y exterminio. Es el caso de la condena al empresario Marcos Levín de La Veloz del Norte en 2016, o de las condenas contra dos ex directivos de la Ford, en 2018, por violaciones a los derechos humanos de 24 trabajadores durante la dictadura”. Sin embargo, en 2015, la Cámara de Casación penal dictó la falta de mérito de Carlos Pedro Blaquier y Alberto Lemos, dueño y administrador de la empresa Ledesma, en una causa por delitos de lesa humanidad, y también anuló la condena a Marcos Levín por violaciones a los derechos humanos contra un trabajador y delegado sindical. “Por eso mismo reclamamos Juicio y Castigo a lxs responsables”, aseguraron lxs realizadorxs.

Por su parte, Daniel Catalano reivindicó la lucha de Madres, Abuelas y organismos de derechos humanos. “Hace unos días hablaba con mi hijo y él me decía: ‘En Estados Unidos las nuevas generaciones piensan que la guerra de Vietnam la ganaron los yankees’. Me quedé pensando mucho en eso. En Argentina, por más que haya macrismo, por más que haya Pérez Companc, Bunge y Born, Ford, la gente sabe que acá hubo 30.000 compañerxs detenidxs desaparecidxs, que hubo un pueblo que resistió y esa Memoria está intacta. Está intacta porque están las Madres, las Abuelas, lxs Hijxs, están todos los organismos de derechos humanos, generando conciencia social, generando resistencia y abrazando al pueblo argentino sea cual fuera la situación en la que unx se encuentra”.

“A mí me tocó ir en pleno golpe de Estado en Bolivia a elaborar un informe con las víctimas del terrorismo de Estado en ese país”, relató el dirigente estatal. “La primera noche en el hotel se acercó una hermana boliviana muy angustiada porque había sido reprimida y no encontraban familiares. Y decía: ‘Nosotrxs no supimos tener nuestras propias Madres de Plaza de Mayo. Nosotrxs ahora entendemos cuál es la tarea que llevaron adelante los organismos en Argentina y a partir de ahora en Bolivia tenemos que comenzar a pensar de qué manera organizarnos para que la Memoria sea un acto permanente y que no vuelva a suceder esto’. En ese momento se estaba desarrollando un golpe de Estado de manera salvaje”, recordó.

Catalano también le agradeció a Alberto, ya presente en la mesa, sus gestiones solidarias para proteger la vida de Evo Morales Ayma, Álvaro García Linera, Gabriela Montaño y demás compañerxs bolivianxs. Por otro lado, expresó dolor por la represión en Jujuy y le aseguró al presidente que cuente con el acompañamiento del movimiento obrero para llevar adelante la reforma judicial y para acabar con el lawfare.

Taty Almeida celebró la presencia y el abrazo con Alberto Fernández. Durante la tarde también plantaron juntxs, en el predio de la ex ESMA, un árbol para seguir la consigna y propuesta de este año de “Plantar Memoria”. El contexto de pandemia mundial limita, por segundo año consecutivo, la posibilidad de marchar hacia Plaza de Mayo. Y reflexionó respecto a que “hay muchos problemas, pero los vamos a superar. Jamás vamos a permitir que tiren abajo un gobierno nacional y popular”. Por su parte, Estela de Carlotto celebró las “130 verdades encontradas” y recordó que la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo continúa con la búsqueda de más de 300 nietxs apropiadxs.

“En la historia no se repiten los instrumentos, pero sí se repiten las intenciones de destruir sociedades con derechos. No será el Terrorismo de Estado. Será mentir, engrupir, será avanzar permanentemente sobre verdades que no lo son, pero los objetivos siempre están presentes”, reflexionó Héctor Daer.

“Por eso, lxs desaparecidxs fueron compañerxs con ideales y la mayoría fueron militantes sindicales. Y por eso, aún en democracia, hubo gobiernos que persiguieron a lxs dirigentes sindicales, delegadxs de fábrica y a la militancia sindical”, expresó el líder cegetista, quien contó que era la primera vez que visitaba la Casa de la Militancia de H.I.J.O.S. Celebró la labor de la Intersindical de Derechos Humanos, “transversal a todo el movimiento obrero”, y “un acto de superación de las diferencias que existieron en otro momento”. A su vez, relató que vivió en carne propia el secuestro de su hermano en 1977, quien minutos antes de aquel suceso había sufrido el secuestro de su novia, y aparecieron luego lxs dos muy torturadxs. El Secretario General de la CGT también se solidarizó con Alberto, tras el ataque que sufrió la comitiva gubernamental en Lago Puelo, durante la reciente visita a la provincia de Chubut.

“El 24 de marzo empezó la mayor tragedia de la sociedad argentina, y que no debemos olvidar nunca. Hizo desaparecer de la faz de la tierra, o terminó con la vida, u obligó al exilio a decenas de miles de argentinxs, muchxs de lxs cuales eran trabajadorxs en su inmensa mayoría”, subrayó Alberto en el cierre del acto. “Pero el 24 de marzo también se llevó la vida de estudiantes, de mujeres que eran compañeras de militantes y que eran militantes ellas también”. Se estima que el 70% de lxs detenidxs desaparecidxs eran trabajadorxs. “El 24 de marzo se produjo un quiebre moral en la condición democrática argentina que nunca debemos olvidar y nunca debemos dejar de repudiar. Porque allí nos pasó la peor tragedia, la de perder la democracia, la de vernos sometidxs a la voluntad de lxs dictadores y la de que se vaya la vida de miles de personas. Olvidar eso es definitivamente un pecado que como sociedad no nos debemos permitir”, agregó.

“Recordar a lxs trabajadorxs, al movimiento obrero que han dejado su vida en esa lucha es muy importante. Se trataba de trabajadorxs y representantes gremiales que lo que buscaban es lo mismo que hoy buscan quienes trabajan: una sociedad más igualitaria, mejores derechos, mejores condiciones de vida, mejor acceso a las necesidades básicas que un ser humano necesita, en las condiciones del presente”, detalló Alberto.

“Muchos quieren que el olvido nos gane. Días atrás alguien me decía ‘dejá de mirar el espejo retrovisor’. Pero cuando uno deja de mirar el espejo retrovisor seguramente choca, porque dobla sin mirar lo que viene atrás de unx o lo que acaba de pasar. Por lo tanto, mirar el pasado tiene mucho que ver con el modo como queremos construir el futuro”, definió Alberto y agregó: “Me parece imperioso que el pasado esté presente en nuestras vidas. No para vengarnos, no porque somos resentidxs, sino porque queremos ser mejores. Como lo dijo Taty, no se siembra un árbol por venganza, no se siembra un árbol por odio. Se siembra un árbol que de algún modo muestra la vida, muestra el amor, muestra el futuro, muestra lo que crece, y esto es lo que tenemos que hacer nosotrxs como sociedad”.

Por último, convocó a recordar cada 24 de marzo “el horror que vivimos” y celebró a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo que se pararon frente al poder y son un ejemplo de lucha. “Si yo siento el amor y el respeto por las Madres y las Abuelas es porque las vi en ese año tener el coraje que la inmensa mayoría de la sociedad argentina no tuvo. Me incluyo. Ellas solas se pararon frente al poder a reclamar lo que veíamos que pasaba, y algunas, como Azucena Villaflor, dejaron su vida en el intento. Para mí, en cada Madre, en Carmen, en Taty, en Estela hay un ejemplo de vida, hay un modelo a seguir. Hay una luz que nos dice ‘no bajes los brazos si estás convencidx de tu reclamo’. Y cada 24 de marzo tenemos que recuperar esa luz, ese ejemplo, la dignidad de las Madres y de las Abuelas. Que, digámoslo claramente, no es la dignidad que tuvimos como sociedad sino la dignidad que ellas tuvieron, y el día que lo advertimos se convirtieron en héroes para nosotrxs”.

Durante el encuentro estuvieron presentes Ana María “Rosita” Soffiantini y Andrés Castillo, ex detenidxs desaparecidxs sobrevientes de la ESMA; Camilo Juárez Pais y Javier Martín Nemesio Juárez, hijos de “Quique” Juárez, director e integrante del grupo Cine Liberación detenido desaparecido; Adriana Taboada, miembrx de la Comisión por la Memoria, la Verdad y la Justicia Zona Norte; Jésica Tritten, gerenta general de Contenidos Públicos SE; dirigentes de la Mesa Nacional de la CTA: Edgardo Llano, Claudio Marín, Carlos Monestés, María Reigada, Beto Pianelli, Matías Zalduendo, Carlos De Feo, entre otrxs referentes sindicales y de organismos de derechos humanos.

TRANSMISIÓN DE LA INTERSINDICAL DE DERECHOS HUMANOS

Ir al contenido