REVISTA PPV – Periodismo Por Venir

¡Saltá el cerco medíatico!

EL SHOW DEBE CONTINUAR

Ayuda humanitaria en Venezuela:

EL SHOW DEBE CONTINUAR

Por Miguela Varela

Otra puesta en escena al estilo Hollywood completa un nuevo capítulo del intento de derrocamiento de Nicolás Maduro. Luego de instalar, a través de una feroz campaña mediática, la necesidad de ayuda humanitaria, el broche de oro fue el despliegue del Venezuela Aid Live. Pero el recital fue la antesala de una jornada violenta en la frontera con Colombia y cargada de fake news.

Venezuela Aid Live

Aprovechando el know how de Estados Unidos en la industria de la distracción y el entretenimiento, se organizó un mega concierto que contó con artistas mundialmente reconocidos tales como el Puma Rodríguez, Maluma, Ricardo Montaner, Juanes y Diego Torres, entre otros. El objetivo fue construir la imagen de Venezuela como un país en guerra que necesita de la colaboración de todo el mundo. La transmisión se realizó en vivo a través de los principales medios de comunicación hegemónicos y, desde la página web oficial, se pueden realizar donaciones para las supuestas víctimas.

Es interesante ver como desvían el foco de la atención de los verdaderos desastres humanitarios que hoy deberían contar con más de un mega concierto. El caso de Haití es emblemático: el país más pobre de nuestra región atraviesa hace más de dos semanas protestas violentas que ya dejaron tres muertos. Les manifestantes reclaman mejoras en la calidad de vida en un país que no puede mejorar sus índices económicos y que es víctima de una constante intervención de fuerzas internacionales desde el año 2004.

Otra noticia que no estremece a la comunidad internacional fue el anuncio de Naciones Unidas sobre la cifra récord de muertos civiles en el conflicto de Afganistán. Según el Organismo: “el número de civiles asesinados se incrementó un 11%”. Esto significa que el 2018 fue el año con mayor cantidad de muertos civiles en los 17 años de conflicto.

Sin embargo, es mejor olvidar que fue Estados Unidos el que inició esta guerra sin fin, ya que es el mismo patrocinador del Venezuela Aid Live.

Frontera caliente

Luego de varias semanas de suspenso, llegó el supuesto Día D: el sábado 23 de febrero ingresaría la ayuda humanitaria de la mano de Juan Guaidó, el gobierno de Colombia, de Brasil y Estados Unidos. Sin embargo, Maduro redobló la ofensiva y ante la colaboración de Colombia en el golpe de estado, decidió romper relaciones diplomáticas con este país. Además, se dispuso el cierre total y temporal de la frontera.

El show llegó a su climax con el incendio de dos camiones a manos de los opositores que intentaron culpar a la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). El objetivo de esta imagen fue acusar a Maduro de la destrucción de alimentos y medicamentos y así alimentar la tensión. Sin embargo, los camiones no pudieron ingresar y quedaron sólo como una imagen viral para las redes sociales.

Fake news

Venezuela se ha convertido desde hace tiempo en el blanco de las noticias falsas. Sin embargo, tres acontecimientos del sábado lo llevaron al extremo.

El primero se dio en el puente de Las Tienditas donde se pretendió mostrar un camino interrumpido por el gobierno venezolano para evitar la llegada de la ayuda humanitaria. Una imagen que recorrió los periódicos más “prestigiosos” del mundo. Sin embargo, minutos después se conoció que ese puente se encuentra bloqueado desde el año 2016.

Material encontrado tras el incendio: pitos, cables, máscaras anti gas, clavos miguelitos. Era para fomentar las guarimbas.

El segundo hecho orquestado se desarrolló en el puente internacional Simón Bolívar. Allí dos personas robaron camionetas de la GNB e intentaron cruzar la frontera provocando varixs heridxs, entre ellxs, una fotógrafa chilena.

El tercer episodio fue el incendio de los dos camiones que mencionamos anteriormente. La operación mediática fue desmontada por la corresponsal de Telesur, Madeleine García, quien se encontraba allí y pudo tomar imágenes de los jóvenes lanzando bombas Molotov sobre los camiones. En ese mismo instante, se hicieron presente personas portando el símbolo internacional de la Cruz Roja. Este hecho ilegal fue repudiado desde la cuenta oficial de Twitter del Organismo.

Es importante destacar el cerco mediático que se estableció alrededor de los verdaderos hechos que estaban ocurriendo, mientras que los medios de mayor alcance mostraban sólo una parte de la realidad. Ya no estamos en presencia de simples noticias falsas, sino de medios de comunicación que hacen de las fake news su estrategia informativa para aportar mayor confusión.

Como respuesta a este montaje, el ministro venezolano de Comunicación, Jorge Rodríguez, realizó una presentación de videos que desmienten los hechos de violencia por parte de su gobierno. Además, anunció que fueron detenidas las dos personas que realizaron los actos violentos.

Ni ayuda ni humanitaria

La jornada violenta fue contrarrestada por una masiva movilización en respaldo al gobierno de Maduro. Un acontecimiento que casi no tuvo eco en ningún medio hegemónico, donde el Presidente venezolano anunció una vez más que el gobierno está dispuesto a recibir la asistencia técnica de la Unión Europea a través del sistema de Naciones Unidas. Además, afirmó: “Vamos a coordinar con la Organización de Naciones Unidas para ver si ustedes (la Unión Europea) cumplen su oferta. Venezuela va a pagar todo lo que se envíe de la Unión Europea, porque no somos mendigos de nadie. Lo que llegue a nuestro puerto de manera legal, aceptamos esa ayuda humanitaria”. Por su parte, la vicepresidente, Delcy Rodríguez, notificó a las Naciones Unidas con una lista de medicamentos y alimentos que el bloqueo de Estados Unidos sobre Venezuela impide adquirir.

También se organizó el concierto “Para la Guerra Nada” cuyo slogan fue Hands Off Venezuela (Manos fuera de Venezuela).

Además, la estrategia chavista se desplegó a través de la Asamblea Internacional de los Pueblos con la asistencia de más de 80 países. Allí se pretenden delinear acciones de solidaridad con el pueblo venezolano y condenar a la intervención de la derecha regional.

En este marco, se estrechan cada vez más dos caminos opuestos: la negociación y la intervención militar. La derrota del nuevo alfil de la derecha regional, Juan Guaidó, hace repensar la estrategia, ya que al no poder cumplir con su foto ingresando con la ayuda humanitaria a Venezuela, le asesta una nueva derrota a la oposición. Como respuesta, Guaidó solicitó al Grupo de Lima “el uso de la fuerza” contra Maduro. Sin embargo, algunos miembros vacilan al respecto ya que el resultado sería desestabilizador para toda la región, incluso para aquellos países donde hoy gobiernan los conservadores con índices de conflictividad social muy altos.

AL INICIO