REVISTA PPV – Periodismo Por Venir

¡Saltá el cerco medíatico!

“EL ROCK EN CASTELLANO COMENZÓ CON EL PRIMER SENCILLO DE MANAL… QUE NO ROMPAN LAS PELOTAS”

Entrevista a Alejandro Medina

“EL ROCK EN CASTELLANO COMENZÓ CON EL PRIMER SENCILLO DE MANAL… QUE NO ROMPAN LAS PELOTAS”

Por Javier Tucci

El negro Medina es material fundacional del rock en este pedacito de mundo, base primigenia de una Avenida Rivadavia que va del kilómetro cero de la Perla y La Cueva, hasta el oeste donde siempre estará el agite. Formó parte de la pendejada que vio nacer hace 50 años el rock de estas latitudes en bandas como The Seasons, Manal, Billy Bond y la Pesada del Rock and Roll, Pappo’s Blues y Aeroblues. En esta entrevista habló con PPV sobre la situación del país, su proyecto musical actual y la reunión de Manal modelo 2016.

Si tuviéramos que resumir en un par de palabras cuál es el origen del rock argento y en ¿habla hispana?, seguramente aparecerían música beat, Jorge Álvarez, Mandioca, Los Gatos, Tanguito, Beatnicks, La Perla, La Cueva, Los Abuelos de la Nada, Almendra y Manal. Ahora bien, concentrémonos en esta última figuración: “MANAL”, un trío blusero-adaptado a las callecitas de Buenos Aires- integrado por Javier Martínez en Voz y Batería, Claudio Gabis en Guitarra y Alejandro Medina en Bajo, quienes entre1968 y 1971 supieron marcar una impronta nunca antes desarrollada en estas arenas porteñas con sus aguafuertes, algo muy diferente a lo que venían haciendo las primeras bandas argentinas que provenían del beat o el pop.

Allá por 1965, Alejandro Medina- con tan solo 15 años- merodeaba por la Buenos Aires pre Balsa uniendo el circuito que según Pipo Lernoud fue el cimiento del rock, no sólo argentino sino en español. Esos espacios donde se juntaban jóvenes pelilargos y raros para una época en la que todavía se mimoseaba con el tango y el jazz, eran Plaza Francia, el Instituto Di Tella,  La Perla del Once, El Moderno y La Cueva. Y el negro estaba ahí, formando parte de The Seasons junto a  Carlos Mellino, una banda que como muchas emulaban a Los Beatles.  Aquellos años fueron marcados a fuego por la dictadura de Juan Carlos Onganía (1966), la TV en blanco y negro y los sucesos internacionales que terminaron de delinear la rebelde década de los ’60, entre ellos el Mayo Francés, la Guerra de Vietnam y el movimiento hippie.

El gallo del sur

Por un momento el diciembre húmedo y caluroso al mango se transformó en un respiro para la monada. Por primera vez en semanas pintaron los lompas largos y el bucito en la mochi-por las dudas vio-. El reloj de mi celular, que pide pista hace rato, maracaba las 17hs y Boedo me mostraba el caminito hacia el 85 que me llevaría a la Estación de Caballito y de ahí sería catapultado en el Sarmiento hasta Morón. Y como siempre estamos volviendo al oeste, me agarré del fierro público con una mano y con la otra metí auriculares y me dispuse a resaltar en rojo las preguntas que dejaría arafue del cuestionario.

Morón sur y más allá La Matanza me recibió con un cielo cobrizo y toda la amabilidad de Juani, el que hizo posible esta entrevista. “Mirá que ya llega el Negro, está volviendo de la capi”, me dijo para calmar mi ansiedad en estas calles, en las que también se camina sin hablar.

De repente un auto se aproximó escupiendo bocinazos y subió a la vereda. Desde el asiento del conductor alguien con el pelo enmarañado y de gafas oscuras me hizo una seña para que le abra el portón de la casa, una morada super sencillísima. Al bajar del auto esos pelos se acomodaron un poco y un pedazo de historia del rock vino hacia mi y me dijo “Vení pibe, entremos”. Se trataba de Alejandro Medina, quien junto a Lola, su compañera de ruta, me daban la bienvenida a su casa con un pino, de la que me llevo varias imágenes como el cuadrito de Evita que cuelga en la entrada del living, la foto del negro con el Carpo que reposa en un portarretratos noventoso y otras cositas que las guardaré en el bagayo mental personal.

Pero, sin más rodeos, pasemos a desentrañar las palabras compartidas por más de una horita con el negro Medina y con la compañía de una cerveza sin alcohol.

¿Tu inicio en la música fue en The Seasons a los 15 años, pero puede ser que al mismo tiempo escribías canciones clásicas para cine o algo parecido?

Nací con una nota bajo el brazo… la música da para todo. En realidad hice muchas cosas y sé que todavía me falta mucho por hacer. En cuanto a lo que me preguntás puntualmente te digo que en realidad con Manal le metimos la banda de sonido a la película “Tiro de Gracia (1969)”- para la película homónima de Ricardo Becher, uno de los pocos testimonios fílmicos que reflejan la bohemia que caracterizaba al Instituto Di Tella y el Bar Moderno- y, por otro lado, después de tocar con The Seasons me fui a laburar al Instituto Di Tella donde toqué free jazz en una obra de Shakespeare en la que había más de cuarenta actores y actrices en escena. En ese momento, tocaba en un cuarteto (guitarra, bajo, batería y saxo) y lo hacíamos también en una obra llamada Frankenstein en la que generábamos los climas de sonido, bajo la dirección de Carlos Cutaia y Rubén de León, éste último con quien compuse la Máquina de Matar. Siendo tan joven me sentía un obrero de la música y hoy continúo sintiéndome de esa manera.

Siguiendo la máxima de Pipo Lernoud, ¿fue Manal la banda que tomó la posta de cómo hacer blues y rock urbano en español?

Sí, pero yo voy a explicarlo mejor que Pipo. El 12 de noviembre de 1968 fue el primer recital que realizó el sello Mandioca con Manal, Moris y Los Abuelos de la Nada, que no estuvieron porque no existían… como tampoco existían los conciertos hasta ese momento. Poco antes estaban The Seasons, Los Gatos que hacían la Balsa, que no deja de ser un tema pop, pero no había un movimiento de rock hasta que apareció Jorge Álvarez con Manal y Almendra y así empezó todo. Recordá que siempre corriendo porque la policía nos pisaba los talones por tener pelo largo y ser diferente; no te olvides que estaba Onganía en el poder y tenías que ponerte de manos todo el tiempo. Era jodido, pero éramos jóvenes y belicosos y no le teníamos miedo a nada ni a nadie.

Ese día comenzó el movimiento de rock argentino, después que Pipo y los que sean digan lo que quieran (RISAS).

Bueno, pero Pipo estaba siempre… como Miguel Grimberg, ¿no?

Sí, claro, Pipo fue y es un amigo. Lo de Miguel era otra cosa. Me acuerdo de un recital de rock que organizó Grimberg en la fábula, calle Agüero 6444, cuando él era Morgan X, yo tocaba en The Seasons, y donde también participaron Tango y Moris…

¿Tango solo o con Los Dukes?

Yo nunca lo vi con Los Dukes, al igual que nunca vi a Los Beatnicks… no sé cómo es la cosa, al igual que ahora todos salen a decir que el primer disco de rock argentino es de Los Beatnicks- (SILENCIO)- pero soplame la que tengo acá (RISAS).

¿Es todo un invento entonces lo que nos contaron?

No hay fidelidad para decir lo que se dijo… rock fue el primer sencillo de Manal que traía “Qué pena me das” y “Para ser un hombre más”, que fue grabado en dos canales…eso era ROCK, que no rompan las pelotas, y te lo digo tomando una cerveza sin alcohol.

¿Cómo fue el encuentro de la pesada con Piazzola? ¿Por qué los cautivaba tanto ese tipo tan odiado por los tangueros?

En realidad estuve antes de ese encuentro que tuvimos con Piazzola en junio de 1972. Más o menos año y medio antes en la mansión de los Pichon Riviere en San Isidro. Ahora ¿qué hacía yo en una mansión con Piazzola? Había acompañado a una novia con quien estaba en ese momento (1970), que se codeaba con la “realeza” (RISAS). Y ahí estaban el Gato Barbieri con Michelle, su mujer, y Astor Piazzola con Laura Escalada. Imaginate que yo estaba… (y se lleva los dedos en pinza apretados de una mano a los labios) y el Gato quería de esa, no queríamos comer, estábamos todos en la misma… En ese momento, con 20 pirulos, lo tenía ahí a adelante a Piazzola y solo atiné a decirle ‘tus canciones volarían más con un poco de improvisación como el jazz’,  y Piazzola se me cagaba de risa.

Después salió la reunión que reveló la Revista Gente, donde se dieron conversaciones sobre música, momento inolvidable del que participaron Jorge Álvarez, Amelita Baltar, Billy Bond y el guitarrista de Astor, Oscar López Ruiz.

¿Qué recordás del recital del retorno a la democracia en el Estadio de Argentinos Jrs. en 1973, donde la lluvia torrencial sólo le permitió tocar a la Pesada?

UF… se dieron muchas cosas en ese contexto: el triunfo de Cámpora, el regreso de Perón y todo un Estadio cantando el Himno Nacional, porque recuerdo que me bajé del escenario y me puse a cantarlo con la gente.

¿La política también los movía en aquel momento o era sólo la rebeldía juvenil por animarse a romper los moldes?

En ese momento la única lucha era la música y hacer que los pibes del futuro puedan acceder a la música con nuestras consignas, y también éramos conscientes de que todas las noches nos metían una metralla en la cabeza pero seguíamos andando… no quiero hablar mucho de esos años porque muchos tienen deudas conmigo. Pero yendo a la Pesada… Mataba. Había dejado Manal y armé la banda del Paraíso con muchos vientos. Me acuerdo que fui un día a verlo a Mario Pizzurno, el productor y director de la RCA Víctor, quien me recibió con su súper traje y me dijo ‘Nooo Alejandro, el rock ya murió, se acabaron ustedes, Los Gatos y Almendra y se acabó el rock’. Entonces me fui silbando bajito y una noche (no recuerda dónde) me encuentro con Kubero (Díaz) quien me dice ‘venite con nosotros a la Cofradía, venite a La Plata´. Y arranqué para La Plata con el baterista Willy Cáceres y un Ampex. Ahí conocí a Pinchevsky quien la primera vez que lo vi me dijo ‘yo toco en la Sinfónica del Teatro Argentino’. Al rato le pedí al Mono Cohen que me alcanzara un violín eléctrico que había en el lugar, que era una ballesta, y se lo conectamos al wua wua. Cuando terminamos de tocar un blues le dije ‘a partir de ahora no vas a tocar más en la sinfónica, vas a tocar con nosotros’. Y un buen día apareció alguien de parte de Jorge Álvarez y Billy Bond y nos fuimos con Kubero, Pinchevsky e Isa Potugheis y se armó La Pesada, por donde desfilaron Pappo, Claudio Gabis, Luis Alberto Spinetta y ahí cada uno grabó su disco, y medio como que yo era el director de la pata musical; estábamos encerrados en hacer música y alrededor nuestro había un quilombo bárbaro de tiros y bombas, un escenario que no quiero volver a ver.

A mediados de los 70 varios músicos conocidos tuyos como Javier Martínez, Claudio Gabis, Pinchevsky, Pappo y Miguel Abuelo, sólo por nombrar a algunos, partieron en busca de otros condimentos, ¿Vos qué hiciste?

Yo no me pude subir al tren…me cagaron (RISAS), yo tendría que haberme ido también pero no me llevaron y me fui a Brasil. Antes grabé en ensamble La Biblia de Vox Dei y cuando terminé agarré el bajo, el dentífrico y partí para New York.

Y en 1977 formaron Aeroblues con Pappo

¡Sí! Un poco antes me explotó el hígado en San Pablo, volví a nacer allá, y me fui a Isla Vera donde había unos barcos petroleros en los que venían muchos griegos y yo estaba tocando en una taberna griega, haciendo música griega. Lo único que hacían los tipos era poner platos y botellas y bailaban y rompían todo. Y cansado de todo eso volví a Buenos Aires a buscar mi pasaporte, justo cuando se despedía Sui Generis en septiembre de 1975. En esos días se me apareció Pappo en un hotel de Lavalle y Florida, ni sé cómo se enteró de que estaba ahí, y me dice ‘fui al Luna Park a ver a Sui Generis y lo vi a García y le di una piña y le dije ¡vos destruiste el rock argentino!’ (RISAS). Y entonces le dije al Carpo ‘vámonos para San Pablo’ y nos fuimos juntos para allá. Y en tierra brasilera armamos esa banda que es maravillosa y que no duró nada, pero la música dura.

¿Cuál fue el motor para reunirse con Manal durante el 2014 (Red House) y el 2016 (Vorterix)?

Con Corcho Rodríguez somos como hermanos y con él estuve y estoy en La Roca y cuando me dijo que iba a inaugurar la nueva Roca me tira ‘quiero a la mejor banda de rock esa noche, y esa banda es Manal’. Fue entonces que atajé a Javier (Martínez) que siempre estaba dando vueltas por el lugar y llevamos adelante un proceso muy secreto del asunto hasta que me comuniqué con el manager de Gabis quien me pasó su número y ya sabrás el resultado final… que para mí es un producto muy interesante con estos dos locos. Pero yo estoy con la mía y con la que me pinte bien…

¿Cómo ves la gestión de Mauricio Macri después de un año de su asunción en la presidencia?

El tipo hizo todo mal porque están repitiendo lo que hicieron con Juan Domingo en el ’55. Era chico y me acuerdo todavía ver pasar a esos aviones por mi casa de Balvanera que hicieron mierda la plaza de mayo y ametrallaron al gran pueblo argentino… al igual que aquellos, Macri es la máquina de matar y como dice la canción… ‘hay que destruir la maldita máquina de matar’. Viví medio siglo de historia contemporánea igual que tu viejo. O sea que a mí no me la van a venir a contar.

¿Cuál es tu relación con la política en la actualidad?

NI… a veces participo en algún Festival organizado por el Movimiento Evita y me pongo a chamuyar con los pibes, pero de la política que se encarguen los políticos…

Pero recién al abrirme la puerta de tu casa la vi a ella (cuadro de Evita)

Seeee, me voy a hacer un tatuaje acá (se señala el brazo) con esa foto. Amo a esa mujer, a las personas así.

¿Y a Pappo también?

Sí claro…mirá (y me enseña un portarretrato donde están ambos abrazados). El Carpo era un Diez…partió cuando no tenía que partir, no sufrió nada. Siempre se iba en el momento exacto y aparecía en otro momento exacto. A veces lo extraño y mucho, como a Pinchevsky, como a mi viejo, a mi vieja.

Hablando de personajes de aquella época, Daniel Ripoll resucita el BA Rock después de 35 años. En octubre de 2017 se realizará el primero en democracia ¿Cómo crees que será este nuevo festival -teniendo en cuenta que la mayoría de los festivales son importados y sin artistas locales-?, ¿Qué le aportará a la juventud y a la cultura rock actual?

Estuve en la presentación en la Trastienda y seré uno de los invitados a esa velada. Me parece genial la propuesta de Ripoll. Y es verdad lo que decís sobre los festivales importados, porque vienen todos los gringos y a nosotros nos dejan afuera al igual que al mundo del folclore y el tango.

Me acuerdo cuando en el 2000 durante un mes seguido en todos los canales se promocionaba a Rodrigo para los shows en el Luna Park y Los Redondos tenían que hacer dos River en SILENCIO. Nadie se enteró pero llenaron dos River. ¿Entendés la lógica? Para el mercado nosotros somos reventados, igual piensan de los folkloristas y los tangueros. Pero claro, el mismo mercado abiertamente publicita el ibuprofeno para que te quites el dolorcito de cabeza ¡Váyanse a cagar! Todo es una puta hipocresía. Fijate lo que pasó con Gérard Depardieu, el loco vino al Colón, no como el trucho de Al Paccino que vino a chorear, y se informó de todo lo que pasa acá y dijo que la televisión argentina era la peor, casi pornográfica. Y claro papá, si están vendiendo todo el día las tetas y los culos por la pantalla y desde ahí te rompen la cabeza y hasta te ganan una elección. No la utilizan con fines culturales… no hay shows de tango en vivo, ni programas con bandas de rock que valgan la pena.

Te cuento una anécdota

La otra vez fui a comprar fiambre al almacén y una señora decía bla bla bla y le digo ¿Usted cómo se informa señora, lee Clarín, escucha radio Mitre y ve Canal 13 y TN? Sí, me dijo… A lo que le respondí: ‘tenga cuidado señora, es todo mentira lo que le están diciendo’.  Y le repregunté: ¿cómo está su familia, cómo está su vecino? Y bajó la mirada y me dijo que estaban para la mierda. Y sí señora, la convencieron con lo de la pesada herencia mientras este tipo está destruyendo todo, ya zapatos no se venden más y hay que fabricar rodilleras para andar de rodillas…

Te has subido alguna vez a un escenario a tocar con tus hijos Kubilai y León, ¿Cómo es esa experiencia?

Sí claro. Cuando estuve jodido de salud y ya no podía más en el final del blues lo llamaba a León porque se me acalambraban los dedos, y qué bueno era verlo ahí, tocando. Lo mismo con Kubilai, con quien toqué varias veces.

Los hemos visto en la terraza de Radio Universidad de La Plata…

Claro, y también hace poco en Pura Vida, un bar mágico que hay en La Plata en el que le dimos vuelta la cabeza a todos los pendejos.

¿Y qué te pasó? ¿cómo fue esa experiencia de tocar con tus pibes?

Me encanta, trato de disfrutar de la película, estoy feliz de tenerlos, los amo vertiginosamente. Mi familia son mis hijos, mis nietitos, mi mujer y las mujeres de mis hijos y sus amigos también. Y después cuando vas soltando amarras te vas dando cuenta que ya no queda más nadie; dejás de ser un alcohólico y el 50% de las personas que eran tus amigos ya no te ven más.

¿Todo tiempo por pasado fue mejor?

Sí claro… y por venir también. Lo que pasa es que el tiempo es algo psicológico, porque el futuro es psicológico. Estamos hechos de presente y de pasado, el futuro… dios dirá. Después es sumamente importante la almohada eléctrica, porque dormir bien es importante sin tener que tomar pastillas (para que la almohada no te arañe).

¿Planes con tu banda actual?

Seguir tocando y seguir tocando…

¿Bandas que te gusten en la actualidad?

La Renga claro, me encanta lo que dice y como toca el Chizzo, tocan para el cielo los tipos. Después me gusta Eruca Sativa y otras más que ya no me acuerdo los nombres, pero hay muy buenas bandas y músicos. Que te guste el género o no es otra historia, pero hay muy buena música en estos lugares.

Medina a Juani: ¿Che me llevás a comprar más cerveza (sin alcohol)?

Lola: Si ya compré, ¿para qué querés más?

Al salir de esa casita de Morón Sur se me vino a la cabeza la imagen de Medina con la Pesada que aparece en el video del BA Rock del 72 en el medio del tema Tontos, en el que parodian no sé si a Mirta Legrand o a alguna señora de alcurnia. Y tejí un paralelismo con otra canción de Medina, con la máquina de Matar. Y mientras esperaba el tren en la Estación de Morón uní Tontos- máquina de Matar…el análisis se los dejo a ustedes que acaban de leer esta entrevista.

Para Escuchar un poco más:

Alejandro Medina y La Pesada del Rock: https://www.youtube.com/watch?v=K-Lh-aGMhMA (1974)

Pappo’s Blues Volúmen 4: https://www.youtube.com/watch?v=80GK2Thdklo (1974)

Aeroblues: https://www.youtube.com/watch?v=MmhVEKSLajQ (1977)

Manal reunión 1980 Obras https://www.youtube.com/watch?v=Sijnrwbz4kc

Manal 2014 Red House https://www.youtube.com/watch?v=pGyvdqsEjt4

Tiro de Gracia Banda de sonido: https://www.youtube.com/watch?v=I8IH17XJivc

Encuentro con Piazzola:  http://www.magicasruinas.com.ar/rock/revrock314.htm

AL INICIO