REVISTA PPV – Periodismo Por Venir

¡Saltá el cerco medíatico!

EL DÍA DESPUÉS DE LOS 43 AÑOS

127 Shares

#MemoriaVerdadyJusticia

EL DÍA DESPUÉS DE LOS 43 AÑOS

Por Beatriz Chisleanschi

Las Marchas que recuerdan el Golpe más siniestro de la historia de nuestro país no son una marcha más. Es la que recuerda a lxs 30.000 y a lxs exiliadxs, y censuradxs, a nuestras Madres y Abuelas, a lxs nietxs restituidxs y a la lucha, siempre a la lucha.

Las Marchas que recuerdan el Golpe más siniestro de nuestra historia tienen una mística especial. La emoción sobrevuela en cada paso, en cada mano levantada, en cada grito de “Ahora y Siempre”.

Son Marchas de encuentros y reencuentros con amigxs y compañerxs de la vida, es en ese momento donde se produce un instante mágico, el del abrazo envolvente, de esos que dicen (aunque sin decirlo) “Abracémonos hasta que vuelvan todxs, los 30.000″. Y esa bandera, con los rostros de nuestrxs desaparecidxs, y el camión de las Madres y el pueblo que las abraza.

En las Marchas del 24 vuelan mariposas, como en la que recordó los 40 años, y también emociones y alegría por doquier, porque si bien no es un día de festejo, cómo no ponerse feliz porque no nos han vencido. Porque, por más que nos quieran robar la historia, la Memoria le gana al Olvido. Porque tenemos Madres y Abuelas, así con mayúscula, porque ellas son mayúsculas y porque si las nombramos así, no hay nada más que aclarar.

Alegría por quienes antes marchaban erguidxs y hoy lo hacen con bastón, por lxs jóvenes que no vivieron en esa época pero sienten la historia a flor de piel, por lxs niñxs y bebés en brazo que nos dicen que vamos por la Memoria, pero Somos el Futuro.

La de ayer fue multitudinaria (como tantas otras), entraban filas organizadas por todas las vías de acceso, y llegaban las columnas de La Cámpora y Nuevo Encuentro por Diagonal Norte que habían partido por la mañana temprano desde la Ex Esma y, a pesar de los kilómetros caminados, el cansancio se invisibilizaba ante al canto y al baile. Y se vio a mucha, muchísima gente que armó “sus propias columnas”, de dos, cuatro, seis o una. No importaba, sólo había que estar.

Somos Historia. Somos Memoria. Somos Futuro.

Fuimos. Somos. Seremos.

Las Marchas que recuerdan el Golpe más siniestro de la historia de nuestro país no son una marcha más. Son la celebración de la vida ante quienes sembraron tanta muerte.

No pudieron.

No podrán.

AL INICIO
Share via