REVISTA PPV – Periodismo Por Venir

¡Saltá el cerco medíatico!

EL BOOMERANG DE LA JUSTICIA

126 Shares

Michel Temer detenido:

EL BOOMERANG DE LA JUSTICIA

Por Miguela Varela 
 
Temer fue encarcelado hoy con motivo de la causa Lava Jato, convirtiéndose así en una ficha más del engranaje judicial del establishment. También se pidió la detención del ex ministro de Minas y Energía, Wellington Moreira Franco.
La mega causa investiga maniobras ilícitas de actores de la política brasilera mediante la cual se encuentran detenidas más de 150 personas, entre ellas, Inácio Lula da Silva.
Esta vez le tocó el turno al ex presidente, quien está acusado de liderar una organización criminal que ejerció actos de corrupción, desvío de fondos y blanqueo de dinero proveniente de diferentes ilícitos. La “Operación Radioactividad” asegura que la organización obtuvo sobornos por parte de empresarios a cambio de contratos de obras públicas en la usina nuclear Angra 3. Además, Temer había recibido pagos por parte de Odebrecht por la construcción del Puerto de Santos y por parte de negociados con el Grupo Joesley y Batista. La detención se basó, entre otras pruebas, en las declaraciones del arrepentido Lucio Funaro, señalado como uno de los principales operadores del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).

 
Tras asumir la presidencia post destitución ilegal de Dilma Rousseff, Temer basó su escasa legitimidad en las denuncias por corrupción dirigidas a la cúpula del Partido de los Trabajadores (PT). Además, complementó su gobierno con la avanzada de políticas conservadoras, que hoy trata de concretar su sucesor, tales como la reforma previsional, la reforma laboral, la reducción del gasto público y la privatización del desarrollo económico brasilero.
Destituida Dilma Rousseff de la presidencia y encerrado en prisión el mayor opositor del gobierno, y ya con Bolsonaro convertido en Presidente, nuevamente, la Justicia corre detrás de las necesidades políticas del establishment. Esta vez sale a socorrer a Bolsonaro, tras una fuerte caída en su imagen y popularidad.  Según la encuesta de Ibope publicada ayer, la aprobación del Presidente cayó 16 puntos, descendiendo del 67% al 51%. No es casual que al día siguiente, la Justicia tome una medida de semejante impacto mediático. Según la misma encuesta, el índice de confianza en Bolsonaro cayó del 62% en el mes de enero a un 49% durante el mes de marzo.
 
El Presidente no sólo no logra mostrar resultados económicos alentadores, sino que además transformó a la Reforma Previsional en su caballito de batalla. Sin duda, uno de los temas más espinosos en materia de opinión pública, ya que plantea un aumento de la edad jubilatoria y otras medidas antipopulares que sólo favorecen al empresariado. Para ilustrar este compromiso, cuando el borrador de la reforma trascendió a la prensa, el índice bursátil de San Pablo se disparó 1000 puntos en un solo día. Sin embargo, tras conocerse la noticia de la detención de Temer, los mercados se mostraron preocupados debido a que éste será acompañado a prisión por Moreira Franco, uno de los principales articuladores de la Reforma en el Congreso. El Bovespa retrocedió un 2% y el Real se devaluó un 1.4%. El golpe mediático impacta sobre todo a políticos vinculados al PMDB, quienes cuentan con la mayor cantidad de bancas en el Legislativo. Como si fuera poco, Moreira Franco es el suegro del actual Presidente de la Cámara de Diputados.
 
 
Aún más, las tensiones con la familia Bolsonaro se hicieron públicas rápidamente entre los sectores económicos, militares y diplomáticos. Además, la pretensión de disciplinar a todos aquellos actores políticos que no se alineen con el gobierno, se convierte en una necesidad cada vez más importante para concretar reformas estructurales. Esto demuestra un momento de estancamiento y debilidad del gobierno que no da respuestas económicas a un país que se hunde en el desempleo y en la falta de expectativas. Con este escenario entre manos, la detención de Temer pretende inyectar confianza en la supuesta lucha contra la corrupción, caiga quien caiga. No obstante, es difícil creer que el gobierno pretende eliminar los peores vicios de la política brasilera, cuando el Partido Social Liberal reveló que el Presidente utilizó candidatos fantasmas para recibir fondos para su campaña. Como si fuera poco, se comprobó que uno de los detenidos por el asesinato de Marielle Franco, y miembro de un escuadrón paramilitar de Río de Janeiro, tenía vínculos con el hijo del Presidente y las milicias irregulares.
AL INICIO
Share via