REVISTA PPV – Periodismo Por Venir

¡Saltá el cerco medíatico!

DIPUTADOS APROBÓ Y CONVIRTIÓ EN LEY EL PROYECTO SOBRE ETIQUETADO FRONTAL DE ALIMENTOS

También trató un proyecto para ayudar a las personas en situación de calle

DIPUTADOS APROBÓ Y CONVIRTIÓ EN LEY EL PROYECTO SOBRE ETIQUETADO FRONTAL DE ALIMENTOS

Por PPV

La Cámara de Diputados convirtió anoche en ley el proyecto de etiquetado frontal de alimentos, que tiene por objetivo el de advertir a los consumidores sobre los excesos de grasas, sodio y azúcares en los productos para combatir la obesidad, la hipertensión y los riesgos cardíacos.

La votación que llegó poco antes de las doce de la noche terminó con 200 votos a favor,  22 en contra y 16 abstenciones a la vez que 18 diputades no se presentaron a debatir.

El comienzo del tratamiento del proyecto tuvo una demora de más de tres horas ya que varios legisladores, en su mayoría de Juntos por el Cambio, presentaron pedidos de apartamiento del reglamento para incluir otros temas. Acaso una forma más elegante que la de no dar el quórum como ocurrió con la oposición el pasado 5 de octubre.

La presidenta de la comisión de Legislación General, Cecilia Moreau (Frente de Todos), afirmó que «el Estado argentino no va a mirar para otro lado» en un contexto de «enfermedades crónicas no transmisibles» como la obesidad, la hipertensión y los problemas cardíacos, que afectan a su población y que se pueden prevenir a partir de la alimentación.
Por eso, marcó la importancia de destacar la información nutricional en las etiquetas de los productos alimenticios, debido a que en la actualidad muchas «son ilegibles».

La diputada nacional Florencia Lampreabe (Frente de Todos) señaló que el proyecto de Ley de Etiquetado Frontal de Alimentos apunta a «terminar con las ‘fake news’ de la comida» y puso de relieve que «para poder decidir -qué comer- primero hay que saber, una condición que hoy se encuentra empañada porque las empresas no van de frente y ocultan información básica».

«Las 3 empresas que más se oponen al acuerdo de precios son de las que más ganaron durante la pandemia, tanto como para recuperarse de las pérdidas que habían tenido durante el gobierno de Macri. Lo que no se puede permitir es que ganen a costa del hambre y la salud de los argentinos y argentinas», expresó la legisladora.

El presidente del interbloque de Unidad Federal para el Desarrollo, Jose Luis Ramón, afirmó: «La Constitución Nacional nos obliga a proteger la salud, más allá de la presión de las 12 empresas productoras de alimentos y las 6 supermercadistas que no quieren tener un octógono para informar y empoderar a los consumidores».

Al participar de una conferencia de prensa en Casa Rosada, la funcionaria destacó la razonabilidad del proyecto que contó con el apoyo técnico de diversas áreas gubernamentales.

Por otra parte, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, se manifestó en favor del proyecto: «Es una ley muy importante para la salud, ya que favorece el acceso a la información y eso es muy importante para la toma de decisiones de la población, en relación a la prevención de enfermedades no transmisibles, tanto para los niños como para las personas adultas».

La Ley establece la incorporación, en el frente de los envases de los productos ultraprocesados, una etiqueta octogonal negra con letras blancas que advierta el exceso de nutrientes con niveles críticos para la salud, como azúcares, sodio, grasas saturadas, grasas totales y calorías.

Además, los productos que contengan entre sus ingredientes edulcorantes o cafeína tendrán que informar que su consumo no se recomienda en niñas y niños.

Por otra parte, se establece la prohibición de emitir publicidad comercial -dirigida a niños, niñas y adolescentes- de productos con sellos de advertencia.
Dispone que los productos que tengan más de un sello de advertencia no podrán incluir dibujos animados, personajes, figuras públicas, regalos ni elementos que llamen la atención de niños, niñas y adolescentes.

También determina que, ante iguales condiciones, el Estado deberá priorizar la compra de alimentos sin estos sellos de advertencia.

La calle no es un lugar para vivir

Otro proyecto que se trató, y aprobó por amplia mayoría, proponía crear una coordinación interministerial que aplique políticas transversales de salud, vivienda y trabajo para la gente en situación de calle.

El proyecto tuvo 191 votos y 7 abstenciones que fueron aportados por el Frente de Todos, los Interbloques Federal y de Unidad para el Desarrollo, Acción Federal y la izquierda y la mayoría de Juntos por el Cambio, ya que la Coalición Cívica se abstuvo.

Al abrir el debate, el presidente de la comisión de Derechos Humanos, Hugo Yasky (FDT) afirmó que «la existencia de personas en situación de calle muestra el grado más extremo de la desigualdad social» y reivindicó que el contenido del proyecto «haya surgido de un diputado como Faggioli, que proviene de la militancia social y haya contado con la activa participación de las organizaciones sociales que abordan esta problemática».

«Somos conscientes de que esta ley no resuelve el problema de fondo. Pero es absolutamente necesario dar una respuesta inmediata a esta situación que el Estado no puede delegar en el sector privado».

La iniciativa del diputado del Frente de Todos, Federico Fagioli, contempla la articulación con áreas y programas específicos de los ministerios de Salud, de Desarrollo Territorial y Hábitat, y de las Mujeres, Géneros y Diversidad, además del Sedronar.

Faggioli agradeció a las organizaciones sociales que ayudaron a la construcción del proyecto y dijo que «por primera vez, las personas en situación de calle se sienten vistas por el Estado. Este proyecto recupera la subjetividad de las personas en situación de calle».

«Cada vez que naturalizamos a la situación de calle estamos dándoles un mensaje: les estamos diciendo que ya no sirven para nada».

Agregó que «gracias a que planteamos el Aporte Extraordinario de las grandes fortunas hoy la Secretaria de Integración Socio Urbana tiene herramientas para llevar obras a nuestros barrios populares».

El proyecto ahora fue enviado al Senado para su tratamiento.

Ir al contenido