REVISTA PPV – Periodismo Por Venir

¡Saltá el cerco medíatico!

UNA FINAL CON GAMBETA FUTBOLÍSTICA Y DEFINICIÓN POLÍTICA

Mundial De Fútbol Femenino

UNA FINAL CON GAMBETA
FUTBOLÍSTICA Y DEFINICIÓN POLÍTICA

Por PPV

Estados Unidos venció a Holanda por 2 a 0, con goles de Megan Rapinoe, de penal, y de Rose Lavelle, ambos en el segundo tiempo, y se consagró campeona de la Copa del Mundo de Fútbol Femenino Francia 2019.

El triunfo significó el cuarto título en la historia del seleccionado norteamericano y el segundo que obtiene de manera consecutiva – el anterior había sido en Canadá 2015- de la mano de Jill Ellis, su entrenadora.
Estados Unidos ya había disputado 5 finales de los 8 mundiales organizados y ganado 3 copas, siendo la primera de ellas en 1991, cuando se disputó en China el primer Mundial de Fútbol Femenino de la historia.

Por su parte, Holanda, que solo había participado en los mundiales de Canadá 2015 y Francia 2019, fue la primera vez que logró llegar a la final.

El primer tiempo del partido tuvo un desarrollo parejo, con una leve superioridad del conjunto norteamericano que chocó en más de una oportunidad con la seguridad de Sari van Veenendaal -arquera holandesa y del Arsenal inglés- quien finalmente sería una de figuras del encuentro.

Para el segundo tiempo, Holanda volvió a plantarse para jugar de contra mientras que Estados Unidos utilizó nuevamente los laterales como estrategia para llegar al arco rival.

A los 58 minutos, tras un centro al corazón del área, la defensora de Holanda y del Barcelona, Stefanie Van Der Gragt, trató de rechazar la pelota pero golpeó a la delantera Alex Morgan.
El partido continuó hasta que avisaron a la árbitra francesa, Stephanie Franpart, que debía verificar el VAR. Tras consultarlo y repasar la jugada, sancionó penal.
Megan Rapinoe lo cambió por gol y abrió el marcador.

Con el resultado en contra, Holanda se abrió un poco más y fue en busca del empate.
Pero a los 69 minutos, la delantera Rose Lavelle recuperó la pelota en campo rival y encaró hacia el arco. Llegando a la medialuna del área grande, remató esquinado y cruzado abajo ante el cierre de las centrales: 2 a 0. El tercero de su cosecha personal en 6 encuentros disputados.

Pese a los intentos de Holanda, la experiencia y superioridad de Estados Unidos hicieron que el resultado se mantenga.

El final del partido significó la coronación de Estados Unidos, que estableció el récord de ganar 12 partidos consecutivos en mundiales y 17 partidos sin perder.

El próximo mundial, que podría contar con 32 equipos en vez de 24 como hasta ahora, aun no tiene sede; sin embargo, hay 9 candidaturas -Argentina entre ellas- que tienen tiempo hasta el 4 de octubre de este año para entregar a la FIFA la documentación pertinente.
Finalmente, la sede designada se conocerá en 2020.

Declaraciones

Antes y después del partido hubo declaraciones que ilustraron no sólo las ganas de las jugadoras por obtener el máximo galardón mundialista, sino que también denunciaron la desigualdad en el fútbol entre hombres y mujeres.

La capitana de Estados Unidos, Megan Rapinoe, es lesbiana y una reconocida activista por los derechos LGTBI.  Y ante una vida de constante lucha contra la desigualdad y la discriminación, siempre que tiene la oportunidad de hablar ante el micrófono no pierde la oportunidad de manifestarse.
Rapinoe, ganadora del botín de oro 2019 y que no canta el himno a modo de protesta, participó el pasado 8 de marzo de una denuncia colectiva por discriminación por parte de la Federación de Fútbol de Estados Unidos. “El pago por pasar las rondas de la Copa del Mundo son tan desiguales que en 2014 la USSF dio a los jugadores de la selección masculina bonus de resultados por valor de 5.375.000 dólares por perder en octavos de final, mientras a las mujeres les dio 1.725.000 por ser campeonas del torneo”, informaba el texto de la denuncia.

Antes de disputar el partido final, Rapinoe se refirió a la decisión de la FIFA de organizar 3 finales el mismo día: la final de Mundial de Fútbol Femenino, la Copa América entre Brasil y Perú y la Copa de Oro entre Estados Unidos y México.
“Es una idea terrible ponerlas todas juntas el mismo día. Esta es la final del Mundial -y agregó- así que no, no creo que la FIFA nos tenga, en general, el mismo nivel de respeto que tiene hacia los hombres. Si realmente te importa dejar de hacer crecer la brecha, no programas tres finales el mismo día.”.  Además, tuvo cruces con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a quien tildó de sexista, racista y misógino.
En una entrevista brindada a Yahoo antes del mundial dijo: “Porque tengo talento llegué hasta acá, vos no podés decirme si puedo o no estar acá. Es una manera de decirle ‘andate a la mierda’ a cualquier forma de desigualdad o malos sentimientos que la administración (Trump) pueda tener hacia las personas que no se parecen exactamente a él. Lo cual, Dios nos ayude si todos nos parecemos a él. Da miedo. Realmente aterrador. Inquietante”.

Trump, antes del partido, dijo que invitaría a la Casa Blanca a las jugadoras ganasen o no; sin embargo, Rapinoe, tras ser consultada por esa invitación, afirmó: No voy a ir a la maldita Casa Blanca.

AL INICIO