REVISTA PPV – Periodismo Por Venir

¡Saltá el cerco medíatico!

“LA PERSPECTIVA ESTRATÉGICA PARA UN PROYECTO  DE DISTRIBUCIÓN DE LA RIQUEZA SOMOS LOS MEDIOS POPULARES Y COMUNITARIOS”

129 Shares

FARCO renovó autoridades

“LA PERSPECTIVA ESTRATÉGICA PARA UN PROYECTO  DE DISTRIBUCIÓN DE LA RIQUEZA SOMOS LOS MEDIOS POPULARES Y COMUNITARIOS”

Por Daniel Bello

Desde el 31 de marzo al 2 de abril se realizó en Córdoba la Asamblea Anual XVII del Foro Argentino de Radios Comunitarias (FARCO), de la cual participaron más de 80 radios populares, se renovaron las autoridades del organismo y, finalmente, se sumaron 4 emisoras nuevas a la red.

El hotel de la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC) recibió a más de 160 comunicadorxs, pertenecientes a las más diversas experiencias comunicacionales de nuestro país que, en Asamblea, acordaron iniciativas políticas y líneas de acción, reafirmaron acuerdos de la red y definieron los siguientes pronunciamientos:

– En defensa de la Educación Sexual Integral y la legalización del aborto.

– Por la no injerencia y respeto a la autodeterminación de la República Bolivariana de Venezuela.

– Por la salida al mar para Bolivia.

Como suele suceder cada dos años se renuevan las autoridades de FARCO y, en esta edición, Pablo Antonini fue revalidado en su cargo como presidente para conducir la Federación por un nuevo mandato.

PPV habló con Antonini sobre lo que implicó esta nueva asamblea, su reelección y los nuevos objetivos de la red.

¿Cómo es una Asamblea de FARCO?

La Asamblea tiene 3 momentos:
El primero que es de memoria y balance donde se hace un repaso de las actividades realizadas en el último periodo de gestión, se aprueba el informe económico, se hace la incorporación de las radios socias; el segundo que es el debate de propuestas e iniciativas, definiciones y propuestas que luego se votan y que son las resoluciones de la Asamblea, y el tercero es donde se realizan las elecciones de las autoridades.

Ese primer momento, ese momento de la memoria, de repasar lo que hicimos en el último año -porque los periodos de la mesa de FARCO son de dos años, pero las Asambleas son anuales, es decir, que Asamblea por medio hay elección de mesa, pero todos los años hay un repaso y una memoria de la gestión. Y esa memoria de la gestión, que fue de la mitad del mandato, o sea del último año solamente, nos llevó todo el domingo, el primer día de la Asamblea prácticamente.

Y uno ve la cantidad de cosas, todas juntas, que había para informar, para contar. Fuimos rotando los compañeros y compañeras que están a cargo de las distintas áreas de FARCO, te da ese orgullo de que, aun en estos tiempos, se pueden hacer un montón de cosas -las hicimos-. La memoria que se le envió a cada una de lxs asocidxs tiene más de 30 hojas de actividades, de pronunciamientos, de cosas que se hicieron.

¿Cómo viviste la revalidación de la conducción de FARCO?

En lo personal, por supuesto que es una satisfacción siempre que el esfuerzo y el trabajo se reconozcan en cualquier plano de la política y de la vida. Sobretodo que haya sido en el marco de una tremenda Asamblea como la que tuvimos, por la cantidad de radios, de compañerxs, en la profundidad de los debates, y en la capacidad de encontrar puntos comunes en la diversidad,  que es parte del ADN y de las características de FARCO. Porque FARCO es una red que tiene en su interior muchísimas organizaciones que tienen miradas políticas diferentes sobre muchas cosas, que a veces tienen estrategias y alianzas territoriales distintas, que en algunos casos tienen vínculos con organizaciones distintas y, en otros casos, con ninguna y se mantienen en el  terreno de lo social o de lo cultural.
Bueno, todo eso convive, coexiste y pese a que veces discute fuertemente llega a consensos.Entonces, la satisfacción desde lo político tiene que ver sobre todo con eso.

En lo personal, el haber podido mostrar que ese camino está bien, que se consolida, y que aun en los momentos más difíciles, no solo resistimos y sobrevivimos -como a veces parecen ser las consignas que predominan en estos tiempos- sino que además crecemos, proponemos, sumamos, lanzamos iniciativas políticas y comunicacionales.

Además se realizó en Córdoba…

También el dato particular de que la Asamblea se haya realizado en Córdoba.
En el inicio de la Asamblea estuvieron compañeros de Radio Sur y de La Ranchada que son dos radios históricas de Córdoba que tienen más de 30 años -fundadoras de FARCO- y con algo de ironía nos daban la bienvenida a la capital nacional del macrismo, conscientes de la importancia que tuvo ese territorio en la última elección nacional y el compromiso que eso supone para quienes la habitan, y sobre todo para quienes están ahí, en la lucha cultural y comunicacional.
Haber hecho la Asamblea nacional ahí en Córdoba, con esa participación y esa repercusión este año, también tiene un significado político muy especial.

¿Qué análisis y qué balance hacés de tu primera gestión al frente de FARCO?, ¿qué crees que te quedó pendiente de esa primera experiencia?

Me cuesta pensarlo en términos personales, no fue mi gestión, fue un equipo que me tocó encabezar desde lo formal o desde la referencia de Presidente. Y que hizo lo que se pudo y que fue mucho.

En términos del esfuerzo realizado estamos más que satisfechos como equipo de conducción. En lo personal, de cosas pendientes, hay un montón… Y cada vez hay más porque cada vez está más complicada la cosa y eso implica más desafíos e iniciativas para llevar adelante.
Así que pendientes tenemos muchísimas cosas.


Una de ellas, más que un pendiente es un mandato que nos dio la Asamblea, que tiene que ver con incidir en el debate y en la construcción de la agenda pública este año. La Asamblea votó un programa de puntos que consideramos indispensables para una comunicación democrática, para la comunicación popular. La idea es lanzarlo y presentárselo a todxs lxs candidatxs que aparezcan, militarlo y exigírselo al próximo gobierno, sea cual sea, con la misma fuerza con la que venimos haciendo las cosas.
FARCO tiene que ser protagonistas en el debate público por la comunicación y quiere que exista un debate público sobre las políticas de comunicación que es lo que permanentemente el poder trata de que no exista. Ellos no sólo quieren que se imponga su perspectiva, sino que en realidad quieren que no se hable sobre los medios en los medios, sobre los dueños y sus intereses y sus operaciones y nosotros estamos ahí para demostrar que ese debate es necesario para cualquier democracia que se precie de tal.

¿Ya hay nuevas metas, propuestas para este segundo mandato?, ¿cuáles son?

Respecto a las metas y propuestas: salir a la escena pública con planteos respecto a las políticas de comunicación e intentar que los protagonistas de las elecciones que vamos a tener, se pronuncien sobre esos puntos.

También se trabajó mucho y se lanzaron muchas propuestas en el tema género; FARCO este año tuvo por primera vez en su historia un encuentro de mujeres de las radios comunitarias e impulsó un relevamiento respecto a la participación de las compañeras no sólo en el aire y en la producción informativa, sino también en la gestión y en la conducción de los medios que integran la red.

También salieron muchas iniciativas en términos de capacitación, de formación, de estrategias para sostenibilidad de la red, que está muy complicada. De todo: de producción, de materiales que nos ayuden a difundir no solo la agenda informativa sino también la propia existencia e identidad de la red nacional. Y también fue una mesa a la que se incorporaron muchos compañeros y compañeras jóvenes de radios que nunca habían estado antes en la conducción de FARCO.

Entonces, ahí también hay un desafío que tiene que ver con mantener otra característica de FARCO, que es la de tener referentes e integrantes en sus organismos de conducción que no se eternizan en los cargos, que se renuevan permanentemente, de hecho por estatuto hay una sola reelección por cargo… bueno yo, tuve esta y listo.

Ya sabemos que para la próxima hay un montón de compañeras y compañeros que podrán asumir esa responsabilidad con la misma garra y el mismo empuje que sobre todo te da estar en las Asambleas, en las mesas de FARCO durante un tiempo.

¿Alguna reflexión final?

En general, y por ahí atravesando las primeras  preguntas, el balance y lo primero a destacar es que estos  tiempos han demostrado el carácter  importante de las radios comunitarias y los medios comunitarios porque son años en los que hemos asistido al fracaso de estrategias basadas en construir multimedios buenos con empresarios amigos, que en cuanto se termina el financiamiento, se desarman rápidamente.
Mientras tanto, las radios, los medio comunitarios seguimos estando y vamos a seguir estando pese a la enorme cantidad de dificultades que atravesamos.
Esto nos obliga a dar un debate que no solo es un debate político más general en relación a los multimedios y a quiénes hegemonizan el discurso y el poder, sino también en relación al propio campo popular. Sobre todo en el diálogo fraternal con las organizaciones que cuentan con recursos y que a veces eligen destinarlos a esos mismos medios, a los pocos islotes con un discurso diferente que quedan dentro de los principales medios, lo cual no está mal, pero es incompleto.
Digo que es incompleto porque la perspectiva estratégica para un proyecto de liberación, de distribución de la riqueza y de un país que cambie de rumbo somos los medios populares y comunitarios. Somos aquellas expresiones de comunicaciones que no estamos armadas en función de un negocio, sino en función del ejercicio del derecho a la comunicación, que estamos siendo llevadas adelante por las más diversas expresiones populares del campo popular.


Te doy un pequeño ejemplo, las 4 radios que se incorporaron en esta nueva asamblea de FARCO, una es una radio de un sindicato, que está siendo desarrollada por los trabajadores, que es SUBTE Radio, la radio de Trabajadores de Buenos Aires; otra es una radio de una comunidad Wichi de Salta, en realidad una radio que nuclea muchísimas comunidades más y está en una fuerte disputa territorial que ha llegado ya a instancias internacionales; otra es una cooperativa de trabajo de Córdoba; otra está en un barrio popular, en un trabajo que organiza la parroquia del lugar.
Es decir, esa diversidad de la que damos cuenta son formas diversas también de expresión y de ejercicio del derecho a la comunicación y es lo que queda. Lo demás va y viene…
Por eso FARCO cumple casi 25 años y no sólo se mantiene, sino que crece, por eso tiene como integrantes de la red a radios que tienen más de 3 décadas, construyendo en sus territorios. Y por eso es un debate importante que tenemos que darnos no solo hacia el frente, sino también a los costados.

AL INICIO
Share via