REVISTA PPV – Periodismo Por Venir

¡Saltá el cerco medíatico!

IVE, ESI Y UN LAZO DE SORORIDAD

IVE, ESI Y UN LAZO DE SORORIDAD

Por Beatriz Chisleanschi

“Estamos acá porque se conjugó una larga historia de luchas de los feminismos, de miles de mujeres, del movimiento de mujeres y de la diversidad y también la decisión política de un gobierno, de su Presidente y Vicepresidenta por seguir ampliando derechos” -expresó el pasado 14 de enero la ministra de las Mujeres, Género y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, en el acto que se realizó en la Casa del Bicentenario y en el que, el presidente Alberto Fernández promulgó la Ley de Interrupción Legal del Embarazo (IVE).

Con el número 27.610 esta ley salda una deuda histórica con las mujeres: respeta su derecho a decidir sobre su cuerpo gestante, pone fin al gran negocio de los abortos clandestinos y, fundamentalmente, evita que sigan muriendo mujeres por ese tipo de prácticas.

“Hoy estamos haciendo una mejor sociedad; parece una frase, pero es un paso inmenso y el resultado de una lucha colectiva” -señaló a su turno Alberto Fernández quien hizo hincapié en la importancia de la Educación Sexual Integral para niñas, niños y adolescentes (NNyA). “Nos queda una tarea seria que es garantizar una Educación Sexual Integral en todos lados para evitar embarazos que no se quieran.” -advirtió.

Le Ley IVE no es más que la continuidad de otras leyes sancionadas a favor de la ampliación de derechos, entre ellas, la Ley 26.150 del año 2006 conocida como ley ESI que establece un programa de Educación Sexual Integral para llevar adelante en todo el país, desde la educación inicial hasta el nivel superior de formación docente y de educación técnica no universitaria.

¿Qué es la ESI? La ESI esencialmente es una pedagogía crítica, transformadora y cuestionadora de las condiciones de producción de sentido que colabora en la construcción y aceptación de identidades diversas, que brega por una sociedad no patriarcal, que considera a les NNyA como sujetos de derecho y por tanto, enseña a poner límites cuando estos se encuentran vulnerados y  que ayuda a construir una sociedad más justa, respetuosa y tolerante.

La ESI es un Derecho Humano, y como tal, es transversal a todas las áreas curriculares que componen el sistema educativo.

La pedagoga e investigadora Graciela Morgade acuñó una frase que es mucho más que eso, encierra una idea profunda “Toda educación es Sexual” pues, no puede existir educación “no sexual”. Para Morgade se debe ver a la sexualidad como un campo de contenidos a enseñar pues “la materialidad de un cuerpo es prácticamente inescindible de la red de significaciones en el cual se desarrolla” y muchas de esas redes se juegan en los ámbitos escolares.

Cinco son los ejes conceptuales sobre los que se estructura la ESI

-Reconocer la perspectiva de género.

-Respetar la diversidad sexual.

-Ejercer nuestros derechos.

-Valorar la afectividad.

-Cuidar el cuerpo y la salud.

Si bien, cuando se sancionó esta ley, la lucha por la legalización del aborto era muy incipiente, apenas un murmullo de unas pocas que traían la historia de otras pocas, luego de la sanción de la ESI en el 2006 (una ley que también se construyó desde y en la lucha) y su complemento, la Ley 27.234 del año 2015 que establece la obligatoriedad de realizar al menos una jornada anual vinculada a “Educar en Igualdad, Prevención y Erradicación de la Violencia de Género” en las escuelas primarias, secundarias y terciarias, la transformación de ese murmullo en un grito masivo y colectivo también tuvo que ver con la aplicación de la ESI.

La geografía en los días del debate en ambas cámaras legislativas, cayéndose el 2020, fue diferente -producto de la pandemia y el ASPO o DISPO- al del 2018. En el 2018 esa ley se debatió en los colegios, especialmente los secundarios, se realizaron tomas a favor de su sanción y se partió colectivamente desde los diferentes edificios escolares para rodear el Congreso Nacional o concentrarse en las plazas de todo el país y conformar ese símbolo histórico que fue (y es)  la marea verde. Fueron las nietas de los pañuelos blancos, pero también les hijes, así en inclusivo para abarcar todo género autopercibido, quienes se hicieron presentes en las diferentes vigilias con sus cuerpos y sus corazones verdes.

La ESI que abre las puertas a conocer los Derechos Sexuales (No) Reproductivos, la que interviene ante la decisión de les alumnes de cambiar de identidad de género, o en situaciones de violencia, la que contiene a alumnas con embarazos deseados y no deseados, la que actúa ante cualquier hecho disruptivo.

Está más que demostrado que allí donde la ESI pisa, no como una obligatoriedad, no como apenas un módulo planificado dentro de una materia, sino como una pedagogía que atraviesa toda la vida educativa y que se entiende con el currículum explícito, implícito, oculto o nulo, la cultura institucional se modifica, y en un juego dialéctico permanente, también se modifican los sentidos de quienes habitan la institución y se rompen hegemonías.

Llegó el momento de velar porque la IVE se aplique en todos los rincones del país.

Continuamos con la lucha para que la ESI sea constitutiva del sistema educativo nacional, no sólo en la palabra sino también en los hechos, porque es la ESI la que garantizará que cada vez haya menos necesidad de abortar, pero también, será la ESI la que dará las herramientas para poder tomar una decisión sin temores, sin estereotipos, sin mandatos sociales, a quienes decidan llevarlo a cabo sabiendo que hay un estado que respalda esa decisión con una práctica que puede realizarse en el hospital.

Ley IVE y Ley ESI dos leyes sororas, que se cruzan, se enlazan y se hermanan. Dos leyes cargadas de amorosidad y de justicia social.

AL INICIO
Ir al contenido