REVISTA PPV – Periodismo Por Venir

¡Saltá el cerco medíatico!

LOS 11 DE MEMORIA “Cada aparición es una derrota al Genocidio”

LOS 11 DE MEMORIA
“Cada aparición es una derrota al Genocidio”

Por Daniel Bello

El Club Atlético Banfield restituirá, el día de hoy, la condición de socio a 11 desaparecidos por la última dictadura cívica militar.

La iniciativa nació de los socios nucleados en torno a Banfield por los Derechos Humanos, un colectivo que se organizó tras el intento del gobierno de morigerar la condena a los genocidas y a la cual como respuesta popular nació el No al 2×1. También impulsaron el reclamo por la aparición de Santiago Maldonado en el club, en 2017, antes del partido ante Racing, desde una avioneta llovieron papeles con el pedido por Santiago. Y realizaron un mural para recordar a los desaparecidos del Centro Clandestino de Detención El Pozo de Banfield, entre otros reclamos y por la Memoria, Verdad y Justicia.

La restitución identitaria que impulsaron los socios también fue acompañada por la Comisión Directiva del club, quien no solo restablecerá su condición de socios, sino que también buscará modificar el estatuto para crear la categoría de socio detenido-desaparecido.
Además, en los carnets se podrá leer: “Se le restituye la condición de socio por decisión de la CD, 3 de Octubre de 2019”.
Dato no menor es que el club actualmente está presidido por Lucía Barbuto, la primera presidenta de la historia de un club de Primera División que llega al mandato a través de una elección.


Sobre este hecho, Revista PPV dialogó con Sergio “Cherco” Smietniansky, abogado de la Cadep (Coordinadora Antirrepresiva por los Derechos del Pueblo), quien está al frente de la Coordinadora por los Derechos Humanos de Banfield.

Cuándo arrancaron, ¿pensaron que llegarían a lograr la repercusión que se generó en torno a este hecho de restituir la condición de socios a hinchas y socios de Banfield desaparecidos por la dictadura?

Evidentemente, uno siempre sueña, pero a veces la realidad supera esos sueños. Nosotrxs pensábamos que estábamos haciendo un acto de justicia más que un mero acto administrativo, pero nunca nos imaginamos que el resto de los clubes, que la sociedad, iban a poner los ojos en esto como un antecedente que, probablemente, modifique la historias de los estatutos de los todos los clubes.
Nos ha pasado que nos han llamado hasta de una radio de España y nos han dicho: “¿Ustedes se dan cuenta lo que están haciendo?”.
Realmente, es una cosa que se pasó, todos los clubes tiene 4 causales para excluir a alguien de un padrón – la muerte, la falta de pago , la renuncia o expulsión- y está claro que estas personas no entran en ninguno de esos 4 causales.

Con las historias que fueron descubriendo, ¿qué sensaciones les quedaron al cabo de concretar, al menos, esas 11 historias?

Primero, perder la duda sobre la banalidad. Porque en tratar de recuperar historias en donde el punto en común es de qué cuadro eran, siempre te genera la duda de si hay un dejo de banalidad en eso.
A ninguna de estas personas se las secuestró por ser hinchas de Banfield, pero el tema es que la idea del desaparecido es la de borrar cualquier rasgo identitario de esa persona, borrar su historia, desaparecerlo. Entonces, dentro de las múltiples identidades que tenían, una era la de ser hinchas o socios del club. Y nos empezaron a hacer ruido pequeñas cuestiones, o no tan pequeñas, como por qué el ENAM de Banfield, todos los años, recordaba a la mal llamada “División Perdida”. Cuando también está claro que a ninguno de ellos se los secuestró por ser estudiantes de la ENAM.
Entonces, entendíamos que el rasgo identitario que un establecimiento educativo tomaba en común, justamente, era la cuestión educativa. Y que uno en el Club podía hacer lo mismo.

Ahora, cuando te vas encontrando con esas 11 historias, y en esas historias el rasgo identitario comienza a florecer, te impacta. Como sucede con la historia de Silvia Streger.
Silvia fue secuestrada el 5 de septiembre de 1977 -estudiaba para el traductorado de inglés- y, cuando se enteró que una compañera de cautiverio sería “blanqueada”, bordó una trenza verde y blanca -con los colores de Banfield- y pidió que se la entregaran a su cuñada, Liliana Teplinsky, como señal de que estaba viva. Esa historia a nosotros nos resignifica todo lo que estábamos haciendo.

Luego, Banfield tiene 2 campeonatos en toda su historia, y entre los 11 hay uno que es el sobrino de uno de los campeones de 1920. No lo podés creer, y la foto del tío -es el hermano de la madre- está en todos los rincones del club.

Otro es hijo de un vicepresidente y lo llamaban “Tala” – José Pablo Ventura-, precisamente por su condición de hincha de Banfield. Fue jugador de las inferiores hasta la 3ra división.

Leonel Saubiette era jugador de vóley del club.

German Gavio vivía en frente de la cancha, su familia sigue viviendo en el mismo lugar (el mural se hizo frente a la casa de él), y su sobrina – Analía Gavio- es la coordinadora del fútbol femenino y la presidenta de la comisión de género del club.

En el caso de Ricardo Chidichimo, cuando se hace el juicio y la esposa declara, los jueces le preguntan si tiene algo más que declarar, y ella muestra la portada de Tiempo Argentino de marzo -este domingo fue tapa de nuevo-, sobre cuando Banfield hizo el anuncio y dice: “Hasta el club de mi marido está pidiendo justicia por él”. Lo jueces le pidieron el diario y lo agregaron a una causa de lesa humanidad.

Son historias que te van resignificando todo. Y, en definitiva, nosotros decimos, tomando un poco lo que planteó Julián Scher en su libro “Los desaparecidos de Racing” -y que a nosotros nos sirvió de mucho como disparador-, que cada aparición es una derrota del genocidio.
Cada vez que se cuenta, cuando decís que era tu vecino, el hijo de aquel, o que iba a la cancha… esas cuestiones sirven mucho para profundizar en el concepto de memoria, verdad y justicia.

En base a que plantean la reforma del estatuto, encuentran estas historias y pueden reconstruir todo un pasado y dar identidad, ¿cómo sigue esto ahora?

Esto te lo divido en dos aspectos.
Hacia el afuera, me parece que el punto más fuerte va a ser la presencia de dirigentes de otros clubes en el día de hoy y el pedido de muchos clubes de los fundamentos jurídicos, porque es evidente que este hecho se va a replicar en el resto de las instituciones.

Hacia Banfield, no es que hoy se hace esto y el viernes nos transformamos en calabaza por usar el cuento, nosotros tenemos otro proyecto relacionado a esto en el que el viernes mismo nos ponemos a trabajar.
Nosotros nos dimos cuenta de que el gentilicio nuestro, banfileño – banfileña, tiene 3 acepciones, los hinchas de Banfield, los que viven en Banfield y los que nacieron en Banfield.  En esa tercera acepción, están los chicos apropiados en el pozo de Banfield.

Entonces, estamos trabajando para hacer un convenio con Abuelas, como los que suelen hacer con la Selección Nacional, específico de Banfield, saliendo con la consigna “Ellas y Ellos son banfileños y nosotros los estamos buscando”, tomando los casos de los chicos/as a los que todavía no se les ha logrado restituir la identidad y han nacido en el Pozo de Banfield.

De el evento histórico que se realizará el día de hoy participarán Lita Boitano, de Familiares de Detenidos-Desaparecidos por Razones Políticas; Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora; el periodista Ezequiel Fernández Moores y el propio Smietniansky.


Los 11: Ricardo Chidichimo, Raúl Ceci, Roberto Matthews, Eduardo Streger, Silvia Streger, Leonel Saubiette, Alejandro Hansen, José Pablo “Tala” Ventura, Mario Pierrepont, Alberto Pera y Germán Gavio.

AL INICIO