REVISTA PPV – Periodismo Por Venir

¡Saltá el cerco medíatico!

LA TRANSICIÓN DE MACRI A FERNÁNDEZ: DE LA DESESPERACIÓN Y LA ESPERANZA

Cambio de gobierno

LA TRANSICIÓN DE MACRI A FERNÁNDEZ:
DE LA DESESPERACIÓN Y LA ESPERANZA

Por María Quintero

Mauricio Macri se despidió como gobernó. Con un discurso de nueve minutos de mentiras, frente a una Plaza de Mayo enrejada y alejada del pueblo. En la despedida no hubo represión por parte de las fuerzas policiales, aunque sí los militantes del macrismo se cansaron de pegarle, escupir y agredir verbalmente a un equipo de trabajadores del canal C5N.

Hoy es el último día de Cambiemos en el gobierno nacional. El final de cuatro años de ajuste, represión y cinismo.
El gobierno de Mauricio Macri no ha sido cualquier gobierno, ha sido el primer gobierno de derecha que ha accedido a las urnas por los votos y eso le ha dado la fuerza para arrasar con un país entero. Según el último informe de la UCA, la pobreza alcanza el doloroso número de 40, 8 % y la indigencia el 8,9 %. Según los últimos informes del INDEC la desocupación supera los 10 puntos. A esto debemos sumarle la sideral deuda con el Fondo Monetario Internacional, una economía en default y la profunda crisis económica que atraviesan los sectores productivos.

Esta es la realidad que deja el Gobierno de Cambiemos y que dista mucho de la que contó Mauricio Macri por cadena nacional a mediados de la semana pasada. Estos son los datos de una Revolución de la alegría que terminó en llantos y desesperanza en la mayoría de las casas de las y los trabajadores de Argentina.

Cambiemos ha llegado al poder no sólo para destruir el piso de derechos conquistado en los más de 12 años de gobiernos populares, sino que también ha sido pensado para llevar adelante un proceso de introyección cultural basada en el individualismo, en la meritocracia, el menosprecio a lo popular, la discriminación, la violencia empírica y simbólica, la manipulación y la culpabilización.

Un gobierno de hambre y palos ante la protesta, de despidos masivos, de violencia y represión a la prensa opositora, de persecución a militantes opositores, de presxs políticos.


Una mezcla de doctrina política y cultural neoliberal pero recrudecida, y a la que en esta última versión le han agregado un discurso de superación y sacrificio: después del rebencazo, la culpabilización y el pedido de esfuerzo de aceptar la violencia sin chistar en virtud de un “futuro prometedor” que llegaría… en el segundo semestre de algún mesiánico año.
Un discurso repetido, una y otra vez, como una suerte de mantra de secta religiosa. Y tal vez por eso, Mauricio Macri haya sido bendecido por el neo pentecostalismo que representan los evangelistas, y que, justamente, son una parte importante de las nuevas derechas en la región, los mismos que bendijeron al neonazi Bolsonaro en Brasil y a la dictadora Añez en Bolivia.

Sin embargo, el gobierno de Cambiemos, en su totalidad, nada ha tenido de superación, aunque sí mucho de sacrificio y de castigo a los sectores más vulnerables y a los sectores medios. Tanto a nivel nacional, como provincial, incluida la ciudad de Buenos Aires, las imágenes de represiones cruentas a las manifestaciones populares se sucedieron mes a mes, a medida que la crisis económica y social se profundizaba, más balas se disparaba.

La derecha deja, sin dudas, un saldo de militancia organizada que sabe poco de democracia y que intentará defender los privilegios de unos pocos de las políticas de inclusión de un nuevo gobierno popular. Pero, en este marco, también es cierto que el nuevo gobierno trae esperanza para la mayoría del pueblo, y defender esa esperanza es la tarea.

Para llevar adelante esa tarea, el Frente de Todos devolverá la categoría de Ministerios a Trabajo, a cargo de Claudio Moroni, y el de Salud, a cargo de Ginés González García, dos carteras que Cambiemos había degradado a Secretarías, con recorte presupuestario y desinterés por sus funciones.
En línea con una fuerte reivindicación por el respeto a los derechos humanos tan vapuleados en los últimos 4 años, se creará el Ministerio de la Mujer, géneros y diversidades, que estará a cargo de Elizabeth Gómez Alcorta, una militante del feminismo popular y de los derechos humanos, y el Consejo Federal de Políticas Sociales a cargo de Victoria Tolosa Paz. Este Consejo trabajará junto al Ministerio de Desarrollo que dirigirá Daniel Arroyo.
También, el gabinete estará integrado por 3 hijxs de desparecidxs, como Victoria Dona, que irá al INADI; Eduardo de Pedro, que irá al Ministerio del Interior y Juan Cabandié que ocupará el cargo en el Ministerio de Ambiente y desarrollo sostenible. Otra reivindicación fue, sin dudas, el nombramiento de Zanini en la procuraduría del Tesoro.


Nicolás Trota, quien viene de dirigir la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo, gestionada por un sindicato, será el nuevo ministro de Educación. Y Luana Volnovich, una mujer con una larga historia de trabajo respecto al sistema previsional y militante de La Cámpora, estará al frente del PAMI; mientras que Luis Basterra, hombre de Gildo Insfrán, estará a cargo del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. La Academia está representada en Roberto Salvarreza, quien fue presidente del Conicet, y estará a cargo del Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Estos son algunos de los nombres que representan y confirman la unidad pregonada desde el Frente de Todos, y que, sin dudas, se puede observar en todo el equipo de gobierno que conducirá los destinos del país durante en esta nueva etapa.

Como primera muestra de lo que vendrá, y a horas del traspaso del gobierno, anoche, por pedido de Alberto Fernández, se quitaron las rejas que dividían la Casa Rosada de la Plaza de Mayo, la plaza del pueblo, de las madres. Anoche se quitaron las rejas que dividían el gobierno de la ciudadanía.
Ese primer gesto del gobierno entrante de Alberto Fernández y Cristina Fernández es mucho más que un símbolo, es la muestra clara de que, además, habrá un convincente intento de pacificación social y de la construcción de una democracia fuerte, popular. Porque los y las gobernantes que defienden los intereses de las mayorías no necesitan de rejas o vallas de protección.
Hoy es el último de Mauricio Macri, mañana Argentina comenzará a recorrer el camino de un nuevo comienzo.

—————————————————————————————————-


GABINETE COMPLETO:

Jefe de Gabinete: Santiago Cafiero y Cecilia Todesca Bocco, vicejefa de Gabinete

Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca: Luis Basterra

Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible: Juan Cabandié

Ministerio de Ciencia y Tecnología: Roberto Salvarezza

Ministerio de Cultura: Tristán Bauer

Ministerio de Defensa: Agustín Rossi

Ministerio de Desarrollo Productivo: Matías Kulfas

Ministerio de Desarrollo Social: Daniel Arroyo

Ministerio de Desarrollo territorial y Hábitat: María E. Bielsa

Ministerio de Economía: Martín Guzmán

Ministerio de Educación: Nicolás Trotta y Adriana Puiggrós, viceministra de Educación

Ministerio del Interior: Eduardo De Pedro

Ministerio de Justicia y Derechos Humanos: Marcela Losardo

Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad: Elizabeth Gómez Alcorta

Ministerio de Obras Públicas: Gabriel Katopodis

Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto: Felipe Solá

Ministerio de Salud: Ginés González García

Ministerio de Seguridad: Sabina Frederic

Ministerio de Trabajo: Claudio Moroni

Ministerio de Transporte: Mario Meoni

Ministerio de Turismo y Deportes: Matías Lammens

Secretaría de Asuntos Estratégicos: Gustavo Béliz

Secretario General de la Presidencia: Julio Vitobello

Secretaria Legal y Técnica: Vilma Ibarra

Procurador del Tesoro de la Nación: Carlos Zanini

INADI: Victoria Donda

AFIP: Mercedes Marcó del Pont

Consejo Federal de Políticas Sociales: Victoria Tolosa Paz

PAMI: Luana Volnovich

AYSA: Malena Galmarini

AL INICIO