REVISTA PPV – Periodismo Por Venir

¡Saltá el cerco medíatico!

LA MESA JUDICIAL DE CAMBIEMOS SE SERVÍA DURANTE LAS CUMBRES DEL LAWFARE EN OLIVOS

LA MESA JUDICIAL DE CAMBIEMOS SE SERVÍA DURANTE
LAS CUMBRES DEL LAWFARE EN OLIVOS

Por María Quintero

Pocas veces ha quedado tan pedagógica y explícitamente explicado el funcionamiento del lawfare (guerra judicial) en Argentina como en estos últimos días.

La mesa judicial se servía en la quinta de Olivos y en la Casa Rosada y se transmitía en exclusiva por las grandes corporaciones mediáticas. Las cumbres del lawfare se realizaron durante los cuatro años del macrismo y tuvieron como resultado:

-15 veces se reunió el juez de la Cámara de Casación Penal, Mariano Borinsky con Mauricio Macri en la Quinta de Olivos. Las reuniones coincidieron con definiciones contra Cristina Fernández de Kirchner en causas como la llamada “Ruta del dinero K”, la reapertura de la denuncia del fiscal Alberto Nisman Dólar futuro, entre otras.

 -8 veces se reunió Gustavo Hornos, Presidente de la Cámara de Casación Penal, con Mauricio Macri; 6 en la Casa Rosada y 2 en la Quinta de Olivos. (https://www.eldestapeweb.com/politica/operacion-olivos/el-juez-hornos-tambien-estuvo-con-macri-en-olivos-20214118034 )

-Una reunión entre Mauricio Macri, Gustavo Arribas, titular de la AFI y actualmente investigado por espionaje ilegal a periodistas y dirigentes y el fiscal Raúl Pleé, responsable del pedido de apartamiento del juez Alejo Ramos Padilla de la mega causa que investiga el espionaje ilegal durante el gobierno de Cambiemos. (https://www.eldestapeweb.com/politica/operacion-olivos/las-15-reuniones-de-macri-con-un-juez-clave-en-la-persecucion-a-cfk-20214118034 )

Además, en reiteradas oportunidades, participaron de esas reuniones los ceos de medios como Clarín, La Nación y el Grupo América y sus periodistas estrella, encargados de dar las noticias sobre los fallos contra Cristina Fernández Kirchner y otros dirigentes kirchneristas, incluso muchas veces antes de que lo hiciera la propia mesa judicial. Entre los ceos y periodistas se encontraban Héctor Magnetto (Ceo de Clarín), Fernán Saguier (Ceo de La Nación), Luis Majul y Jorge Lanata. (https://www.eldestapeweb.com/politica/operacion-olivos/magnetto-lanata-majul-las-reuniones-de-macri-con-la-pata-mediatica-del-lawfare-20214118034 ).

La frutilla que corona la maniobra se encontró en la causa que investiga el espionaje ilegal macrista, mediante el peritaje del teléfono del entonces secretario personal de Mauricio Macri, Darío Nieto.  “Hablar con Borinsky. Tema denuncia, administrativo y penal”, estaba apuntado en la agenda electrónica del teléfono del secretario. Nieto también era uno de los participantes en las cumbres del lawfare en la Quinta de Olivos y Casa Rosada.  (https://www.eldestapeweb.com/politica/operacion-olivos/operacion-olivos-el-secretario-de-macri-agendo-hablar-tema-denuncia-con-borinsky-el-juez-que-fue-15-veces-a-la-quinta-presidencial-2021421450)

Cómo se articula la guerra judicial de las derechas contra la oposición

La práctica de la eliminación de dirigentes y militantes populares para llevar adelante un plan económico beneficioso para una minoría política interna (y externa) y en desmedro del pueblo no es nueva. La dictadura militar ha llevado adelante miles de asesinatos, desapariciones y encarcelamiento para instaurar un plan económico que, entre sus tantas miserias planificadas para los y las argentinas, incluía la estatización de la deuda privada que unos pocos había adquirido. Entre ellos, la deuda de la familia Macri. La Revolución Libertadora, un poco más lejos en el tiempo, ha tenido prácticas similares.

Sin embargo, en pleno siglo XXI, los golpes militares parecen haber quedado en el cajón de lo que para las derechas regionales “ya no se usa”.

En este marco, el lawfare, la guerra judicial, se ha transformado en la nueva herramienta de la derecha para perseguir, encarcelar y eliminar opositores. Esta nueva práctica articula a las derechas con el poder judicial y las corporaciones económicas de medios, quienes publican noticias falsas de testigos falsos, que luego, en un círculo vicioso, los jueces de la mesa judicial del lawfare incluyen en las causas inventadas.

Cabe aclarar la excepción del caso de Bolivia, que para llevar adelante el lawfare también se valieron del golpe militar.

¿Cuál es el objetivo final? Llevar adelante un plan económico de endeudamiento, desigualdad, ajuste, retroceso en materia de derechos para los pueblos y a la vez una política económica de crecimiento para los grupos económicos concentrados vinculados a los procesos de lawfare. En nuestro país, basta analizar las políticas del gobierno de Cambiemos encabezado por Mauricio Macri para constatar el fin y los medios.

Los titulares según pasan los años y los intereses…

Lo curioso, por ser burdo e indignante en demasía, son los titulares de los medios que durante el macrismo fueron oficialistas y hoy opositores.

Por ejemplo, durante el año 2016, esa misma organización del lawfare presentó un audio de Lázaro Báez y dos testigos falsos que aseguraban que el Juez Federal Sebastián Casanello se había reunido en Olivos con Cristina a fines de 2015. Sin embargo, en octubre de 2020, los dos testigos admitieron que inventaron la información y fueron procesados por “falso testimonio agravado”.

Las vestiduras de editorialistas y columnistas de opinión eran ya más que una muestra de hilacha de tanto rasgárselas en los mares de tinta sobre el (supuesto) delito cometido por Cristina Fernández al reunirse con el juez. Sin embargo, no fue igual en 2020 cuando se conoció la falsedad de esa información.

Como bien sabemos, una de las reglas de las noticias falsas es que la desmentida de esa noticia, es decir la noticia verdadera, tiene mucho menos impacto que la falsa. La trampa de los algoritmos y las burbujas de filtro de las redes sociales digitales, sumadas al sesgo cognitivo propio de cada ser humano y a sus propias creencias e ideologías, así lo demuestran. Y como podrán imaginar, la noticia falsa de la reunión entre Casanello y Cristina no fue la excepción a la regla.

Más llamativo aún resulta que al cierre de esta nota y en medio del actual escándalo – por las 8 reuniones que sí existieron entre Gustavo Hornos y Mauricio Macri, las 15 reuniones que sí existieron entre el juez Borisnky y Mauricio Macri, la reunión que sí existió entre el fiscal Pleé, el jefe de la AFI y Mauricio Macri- las respuestas de esos medios que otrora mostraron la hilacha hoy sea el silencio o titulares tendenciosos asegurando que el “el kircherismo apunta contra un juez”.

¿Será que los dueños, ceos y periodistas estrella de esos mismos medios eran quienes participaban de las reuniones de Mauricio Macri con la mesa judicial de Cambiemos en las cumbres de lawfare que durante 4 años se llevaron adelante en la Quinta de Olivos y la Casa Rosada?

AL INICIO
Ir al contenido