REVISTA PPV – Periodismo Por Venir

¡Saltá el cerco medíatico!

¡CHE, TOCATE ALGO!

¡CHE, TOCATE ALGO!

Por Javier Tucci

En el marco del 54 aniversario del asesinato de Ernesto Che Guevara en manos de la CIA en La Higuera (Bolivia), músicos y músicas de todo el mundo identificados con la lucha por la igualdad y los derechos humanos del pueblo, han creado a lo largo de décadas un sentido de resistencia en sus letras y estética. 

Esta trinchera artística y discursiva sirve para continuar dando la batalla cultural y política frente a la frivolidad de mensajes vacíos que generan quienes intentan repetir el manifiesto de la muerte de las ideologías enunciado por Fukuyama, luego de la caída del muro de Berlín y el ocaso de la ex URSS.

A partir de aquel fatídico 9 de octubre de 1967, la efigie del Che comenzó a expandirse por todo el globo como reguero de resistencia. Primero fue apadrinada por los jóvenes que llevaron a cabo la revolución estudiantil en mayo de 1968 en Francia y a partir de ahí en cientos de sublevaciones más, donde el pueblo se levantó frente a la opresión del imperialismo.

En una nota de 2005, el suplemento ‘NO’ del diario Página 12 lo definía como “una especie de beatle sudaca y guerrillero que, en aquella época, en vez de tocar la guitarra, disparaba con su ametralladora para liberar a Latinoamérica y el resto del mundo del enemigo imperialista” (http://bit.ly/2y3Gcoo). Y si bien durante estas cinco décadas su imagen ha ido variando en el imaginario colectivo, en la actualidad es reconfigurada como una especie de santo revolucionario, de insignia y bandera contra los que dominan y fabrican pobreza y muerte en el mundo, como así también es perfectamente adaptada para el consumo indiscriminado, ya sea en productos de tela o plástico.

Mensaje que se hace carne a través del rock y la música popular

“El mito vive” se lee como graffiti en una de las paredes de la ciudad de Buenos Aires que muestra la cara del heroico líder de la revolución, que ya es faro y ejemplo de dignidad y amor en el mundo. Luego de su muerte, el primer cantautor que compuso una canción en su honor fue el cubano Carlos Puebla. Hasta siempre comandante (https://bit.ly/300pfeb) refleja en su estribillo la admiración y respeto por aquel médico que a bordo de la Poderosa vivenció las miserias que el sistema capitalista instauró en todo el continente americano, hasta que conoció a sus pares revolucionarios en México para luego subirse al Gramna decididos a terminar con la tiranía de Fulgencio Batista. “Aprendimos a quererte desde la histórica altura, donde el sol de tu bravura le puso cerco a la muerte. Aquí se queda la clara, la entrañable transparencia, de tu querida presencia, comandante Che Guevara”.

Por su parte, en el Chile de 1969, meses antes del triunfo de la revolución de Salvador Allende, Víctor Jara lanzaba su cuarto disco ‘Pongo en tus manos abiertas’ y en él la Zamba del CHE (https://bit.ly/3ApSeEY), esa canción que termina diciendo “San Ernesto de la Higuera le llaman los campesinos, selvas pampas y montañas, patria o muerte su destino”. Jara, quien terminaría asesinado por la dictadura de Augusto Pinochet en 1973, expresó en una entrevista: “Integramos todo tipo de cuerda y viento del pueblo latinoamericano para lograr un enriquecimiento sonoro. Si la América latina es un sólo país y tiene tantos instrumentos, ¿Por qué tenemos que estar separados si todos somos iguales y tenemos un mismo enemigo?”.

Por su parte en la Argentina de 1972, luego de la separación de la Joven Guardia, Roque Narvaja editaba su primer disco como solista titulado “Octubre mes de Cambios”, en el que incluyó Camilo y Ernesto (http://bit.ly/2yS6OW7). Mientras tanto Moris, quien para 1978 se encontraba en su exilio español cantaba Nocturno de princesa, tema de su disco fiebre de vivir: “Y escribo y describo lo que voy mirando/ los Beatles ya viejos mirando a la gente/ mil flores de plástico, un disco fantástico/ Drácula que mira a King Kong con ira/ y el Che Guevara gira que te gira” (http://bit.ly/2hYrWa9).

Una década después, en medio de la caída del muro de Berlín y el Comunismo, mientras en Cuba comenzaba el período especial, fueron  los Violadores con Ellos son, del disco ‘Y que Dios nos Perdone’ de 1989 (https://bit.ly/3amxAe2) y Los Fabulosos Cadillacs con Gallo Rojo, del disco ‘El León’ de 1992 (http://bit.ly/2xsffvi) que iniciaron este nuevo camino de homenajes al Che desde la canción noventista.

Pero sin duda, uno de los íconos más representativos de identificación juvenil con la figura del Che fue el disco de La Renga del año 1998, ese que no tiene título o se lo conoce simplemente como La Renga a secas o el disco de la estrella. De manera consciente o no, el resultado de aquel ejemplar discográfico fue único debido a que los seguidores de la banda no tardaron en darle significado a la estrella de la tapa, entendiendo que era la misma que tenía el Che en su boina. El fenómeno creció aún más cuando se empezaron a ver las remeras estampadas con su cara por todos los recitales a lo largo y ancho del país. Otro recurso de identificación de aquel tiempo fue el cantito que entonaban los que acudían a los recitales: “Una bandera que diga el Che Guevara, un par de rocanroles y porro pa’ fumar/ Matar a un rati para vengar a Walter (Walter Bulacio fue detenido en abril 1991 en las adyacencias de un recital de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota en Obras Sanitarias. A la semana murió en el hospital Pirovano, a raíz de la paliza que le propinó la policía) y en toda la Argentina comienza el carnaval” (https://bit.ly/3FwI4Gh).

Asimismo, bandas a nivel internacional que captaron la imagen del Che y lo tomaron como referencia a la hora de mirar y criticar los hilos de esta humanidad tan deshumanizada son los ex Rage Against The Machine, Manu Chao (http://bit.ly/2yQt3fe), los alemanes Die Toten Hosen con Viva la revolución (http://bit.ly/2y9AxfO), los españoles Boikot (http://bit.ly/2fDO461), Silvio Rodríguez con  su Canción del elegido (http://bit.ly/21k39Zg) y hasta David Bowie en su Panic In Detroit (http://bit.ly/1ek1fpl) del álbum Aladdin Sane de 1973. Es tal la identificación que en lugares como Finlandia, de los que se conoce muy poco, una banda llamada Happoradio (http://bit.ly/2gnuTO5) le ha hecho una canción. En tanto, en nuestro país los Pibes Chorros (http://bit.ly/2z7ibuv) interpretaron una alta versión del Hasta siempre comandante de Carlos Puebla; La 25 lo llevó a dar vueltas por el sur del conurba con Hasta la Victoria (http://bit.ly/2y5f5Hg) para que luego Los Rancheros  puedan unirlo a la piedra que gira con los Rolling Stones en Viva el Che y Los Rolling Stones.

Y no me quiero olvidar de un disco que marcó muchísimo a los que nos formamos ideológica y musicalmente a mediados de los ’90. Esa gran obra de 1994 que es Dale Aborigen de Todos Tus Muertos, que tributó a grandes hombres revolucionarios como Malcom X, Patricio Lumumba, Augusto César Sandino y Nelson Mandela. Uno de los temas del disco es Alerta Guerrillas (http://bit.ly/2fUOPqH), que en la voz de Fermín Muguruza y coros de Manu Chao y Fidel Nadal escupe “Víctor Jara cantó hace unos cuantos años, que se descubrió que era mentira que se acabaron las guerrillas ¡Alerta Guerrillas! Viene la erupción, lava de justicia, el volcán no duerme, está latente. Agua hirviendo para el mate del ‘Che’, dale fuego al agua caliente, ¡Alerta Guerrillas!”.

En la actualidad, chicos, chicas y chiques acceden a la vida y obra del Che a través de sus biografías, novelas y la palabra del boca en boca, transmisión que actúa como esa historia que sí o sí debe pasarse de generación en generación para que no se borre jamás. Pero en la era digital, la inmediatez y la posverdad, es la identificación de sus bandas favoritas y el vacío que opera a través de la industria que lucra y explota su imagen. Hablamos del merchandising alrededor de la figura del Che, que ha copado el mercado comercial tanto en libros, remeras, colgantes, boinas y hasta muñecos articulados. Una doble avenida en la que se deberá elegir a la hora de enfrentar la historia para reformularla y llegar a la victoria…que no es otra cosa que el ser igualado en condiciones de derechos a cualquier otro ser de la tierra.

Una manera transparente y digna de homenajear al valiente, sensible y generoso Che Guevara, debería ser comunicar a través de la voz cantante un modo de construir la revolución artística, porque es ese el camino para luchar contra los hechos demoníacos que inoculan segundo a segundo los sectores de poder que hoy dominan el universo. La alegría del hombre y la mujer nueva tienen que ver con la lucha por la igualdad de oportunidades y la justicia social para todas y todos.

A 54 años de su asesinato, un día después de que John Lennon hubiera cumplido 81 y Juan D. Perón 126, cierta vereda del rock y músicas del mundo comprenden que para liberar a los pueblos cuentan con su cañón de futuro.

Algunas canciones más sobre el Che

Hacen Mil Hombres, Alí Primera: https://bit.ly/3vczfNf 

Rap al Che (Bolivia): https://bit.ly/3lvdoxi 

América te hablo de Ernesto, Silvio Rodíguez: https://bit.ly/3mJXvCr 

Che por SI Ernesto, Daniel Viglietti:
https://youtu.be/eFW5w6DQxI0

Canción del Elegido, Silvio Rodríguez: https://bit.ly/2YzGAtZ 

Homenaje al Che Guevara, Atahualpa Yupanqui: https://bit.ly/3arcWd2 



























Hasta Siempre Comandante, Nathalie Cardone: https://bit.ly/3Av7tfQ 

Esquina Libertad, Los Piojos: https://bit.ly/3FBkkkr 

El Aparecido, Víctor Jara: https://bit.ly/3Fzissk 

El Hombre de la Estrella, La Renga: https://bit.ly/3Dwq4d4 

San Ernesto, La Mancha de Rolando: https://bit.ly/3lr3U5U 

Mc Guevaras o Che Donalds, Kevin Johansen: https://bit.ly/3BwU6Nh 

A los mineros de Bolivia (letra de Ernesto "Che" Guevara), por León Gieco y Gustavo Santaolalla: https://bit.ly/2YFAngk 

La Revolución, Alborosie: https://bit.ly/3mJtVwC 

Canción Fúnebre para el Che Guevara, Quilapayún: https://bit.ly/3mF1X5t 

Che Guevara, El Tri: https://bit.ly/3aoI2BM 


Hasta Siempre Comandante, Rally Barrionuevo: https://bit.ly/3ao0vP9 


AL INICIO
Ir al contenido