REVISTA PPV – Periodismo Por Venir

¡Saltá el cerco medíatico!

BANCO DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES: FINANCIAR EL CONSUMO Y ORIENTAR LA DEMANDA

BANCO DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES: FINANCIAR EL CONSUMO Y ORIENTAR LA DEMANDA

Por Ignacio Vila

Días atrás el Banco de la Provincia de Buenos Aires ofreció nuevos servicios a los y las usuarias de sus servicios financieros. Se trata de la oferta de un 30% de descuento en la compra de alimentos en comercios de cercanía adheridos a la promoción del banco y de un 15% en la compra en comercios de barrio adheridos.

A primera vista se trata de una nueva promoción entre una entidad bancaria que busca promover el consumo, como cualquier otra. Pero más allá de la similitud con otras promociones, hay una diferencia en términos de política crediticia de la banca pública que hace absolutamente diferencial la propuesta del banco provincial: orienta la demanda hacia pequeños y medianos actores económicos. Habitualmente, estamos acostumbrados a encontrar descuentos y ofertas en los grandes supermercados, las grandes cadenas de electrodomésticos, las grandes cadenas de colchones, etc. Esta gran alianza entre las grandes cadenas comerciales y la banca -pública y privada – suele profundizar el rol de los grandes actores económicos en la economía nacional y, por lo tanto, ir en desmedro de los intereses de y de la demanda de las pequeñas y medianas empresas locales. Este tipo de medidas es particularmente preocupante cuando es incentivada desde la banca pública, que debiera estar al servicio del desarrollo de los actores locales.

Por otra parte, este tipo de medidas busca también disputarle el mercado a la billetera virtual “Mercado Pago” que hace años viene ofreciendo la posibilidad de realizar pagos y cobros virtuales con un costo mucho mayor.

En síntesis, hay que celebrar el camino elegido por la banca pública provincial. No sólo desarrolla herramientas que permiten financiar y aumentar el consumo a sus usuarios sino que también orienta la demanda. O más bien, orienta la demanda hacia los actores habitualmente olvidados y perjudicados por las grandes promociones bancarias. Finalmente, incentiva las ventas en blanco; al tener que cobrar las operaciones con  un medio de pago bancario, los comerciantes están obligados a registrar fiscalmente las operaciones, por lo cual, aporta a aumentar la recaudación fiscal en un segmento que habitualmente mantiene parte de sus ventas fuera de la regularidad exigida. Esperemos la continuidad de estas políticas así como la multiplicación de esta orientación por parte del resto de la banca pública nacional y del resto de las provincias.

AL INICIO
Ir al contenido