REVISTA PPV – Periodismo Por Venir

¡Saltá el cerco medíatico!

10 LECTURAS FEMINISTAS: DE LA LUCHA AL GOCE

10 LECTURAS FEMINISTAS: DE LA LUCHA AL GOCE

Por Amarú Varela

“Madre, Virgen, Puta. Un Estudio de la Perversión Femenina”.

De acuerdo con la tradición psicoanalítica, la perversión es exclusivamente masculina. Sin embargo, partiendo de su vasta experiencia clínica, Estela V. Welldon asegura que las mujeres también desarrollan perversiones que expresan con todo su cuerpo. Así, las autolesiones, la anorexia y la bulimia podrían considerarse a menudo como síntomas de las perversiones femeninas. Dentro de éstas, la perversión de la maternidad ocupa un lugar central. Imbuidas del poder extraordinario que les confiere el hecho de convertirse en madres, las mujeres pueden manifestar su perversión ya no sólo contra sí mismas sino hacia sus hijos, que son considerados como una extensión de sus propios cuerpos. Al mismo tiempo que sacude la teoría psicoanalítica clásica en torno a la conceptualización de la perversión, Madre, virgen, puta demuele el idealizado mito de que la maternidad, ¿sagrada?. Contraria a las perspectivas teóricas que sólo victimizan a las mujeres, Welldon demuestra que el haber sido objeto de abuso cuando niñas permite posteriormente reproducir dichas acciones, convirtiéndose así en madres perversas.

<<Madre, virgen, puta es una tesis fascinante, que arroja una perspectiva cargada de generosidad sobre las mujeres y lo hombres, y constituye, además, un acto de valentía>> apunta Juliet Mitchell, psicoanalista y feminista marxista británica.

“Escupamos sobre Hegel y otros escritos”

“Escupamos sobre Hegel. Aquel escupitajo escupía al filósofo que ponía al hombre y ‘su efectiva vida sustancial’ en el Estado, la ciencia, y similares, y a la mujer, en la casa y la familia. Mundo exterior para uno y siete llaves para otra. Escupir a Hegel era escupir a la cultura, empezar a ‘desculturizarse’ para que la injusta y atroz figurita del molde femenino que ellos acuñaban y justificaban desde la metafísica se fuera tan lejos como la boca abierta pudiera lanzarla”, escribe Marisa Avigliano en LAS12 hace menos de un año atrás.

Dice la italiana Carla Lonzi en su libro que por igualdad de la mujer se entiende “su derecho a participar de la gestión del poder en la sociedad, mediante el reconocimiento de que aquélla posee la misma capacidad que el hombre. Pero la experiencia femenina más auténtica de estos años nos ha enseñado el proceso de devaluación global en que se encuentra el mundo masculino. Hemos comprendido que, en el plano de la gestión del poder, no concurren capacidad, sino una forma particular de alineación que es muy eficaz. La actuación de la mujer no implica una participación en el poder masculino, sino cuestionar el concepto de poder. Si hoy se nos reconoce nuestra imbricación a título de igualdad es, precisamente para alejar aquel peligro”.

“Las Estructuras elementales de la violencia”

Rita Laura Segato recorre con su pluma la tensión y mutua alimentación entre dos ejes: el de los iguales (aliados o competidores) y el de los desiguales (dominadores y dominados) donde, según la autora, puede ser investigada la etiología de la violencia, su usina de producción. Estructura común a todos los sistemas en que las marcas de status inflexionan la expansión moderna del contrato ciudadano, las relaciones de género son, sin embargo, consideradas aquí su escena paradigmática. Tal como las conocemos en lo que la autora llama “la larga historia patriarcal”, son presentadas como la célula elemental de toda violencia.
Comprender la esfera de la intimidad es el apoyo que la antropología y el psicoanálisis proporcionan al derecho para auxiliar su tarea de pacificar la sociedad. Sólo mediante una reforma de la intimidad será posible desmontar la escalada de la violencia societaria, desde los niveles microscópicos de las agresiones domésticas a los niveles macroscópicos de las agresiones bélicas. Para ello, también es imprescindible la cooperación entre el derecho y la comunicación, pues el primero transforma las relaciones sociales más por su eficacia simbólica que por la eficacia de las sentencias. Los Derechos Humanos establecen metas y objetivos para la sociedad, crean una nueva moralidad y, por el hecho de dar nombre a las quejas y a los deseos colectivos, cumplen un papel pedagógico y transformador.

“El Feminismo es para todo el mundo”

Hace diecinueve años, Bell Hooks escribía “Feminism is for Everybody: Passionate Politics”. Ahora    ‘Traficantes de Sueños’ publicó la traducción al castellano: “El Feminismo es para todo el mundo”, una obra que aborda la interseccionalidad de género, raza y clase, tratando de señalar quién es el sujeto del feminismo. Hooks propone poner la mira sobre el principal enemigo del feminismo que, según ella, no es el varón, sino el sexismo: “El problema es el conjunto del pensamiento y la acción sexista, independientemente de que lo perpetúen mujeres u hombres, niños o adultos”. Entonces, deja claro desde el principio que, mientras un hombre que renuncia a sus privilegios se convierte en un “valioso compañero de lucha”, una mujer que reproduce el sexismo, es una “peligrosa amenaza”.

“Las feministas queremos…”.

Las feministas queremos es el manifiesto definitivo del feminismo en el Siglo XXI. Sin afán polémico pero con la contundencia necesaria, Isabel Mastrodoménico repasa las grandes cuestiones y los cambios que reclaman las feministas para llevar a cabo por fin la revolución digna y humana que se vislumbra en el mundo. En su blog personal, afirma “soy feminista desde que sentí como en el mundo no se repartían por igual los derechos y deberes. Desde que empecé a sentir como nos quieren imponer el miedo de ser mujeres y limitarnos espacios para vivir, para movernos, para ser felices y plenas. Desde que sentí que no me dejaban decidir sobre mi cuerpo, sobre mi vida, sobre lo que pensaba y decía”.

“Historia Ilustrada de la Teoría Feminista”.

Este libro de la ilustradora española Marta Rocha y con el prólogo de Ana de Miguel, expone de forma clara e ilustrada las ideas principales de las teorías feministas a lo largo de más de dos siglos de historia. Estas teorías se han ido forjando junto a las luchas colectivas de las mujeres.

El «apasionado viaje» de las mujeres hacia la autonomía es también el apasionado viaje hacia un mundo más justo e igualitario para todos. Las teóricas y teóricos feministas supieron articular y unir su causa a otras muchas: contra la esclavitud y el racismo, contra el capitalismo, contra la homofobia, contra la destrucción del planeta. Este libro nos enseña que así como hemos hecho nuestras tantas causas, ha llegado un momento en que tenemos que pedir reciprocidad al resto de los movimientos sociales.
El espíritu que anima el libro es la certeza de la profunda relación entre teoría y práctica que existe en el feminismo para la autoconciencia, para comprender cómo se reproduce la desigualdad en sociedades como la nuestra, formalmente igualitarias y comprometidas con el valor de la igualdad, para desarticular las continuas y diversas legitimaciones de la desigualdad.

“Mujeres y Poder”.

Del foro itálico a Cambridge pasando por Washington, Madrid o los vestigios del Imperio romano en Britania, la vida de Mary Beard transcurre casi sin sosiego entre clases, rodajes de documentales para la BBC, conferencias, artículos y libros, sin rehuir jamás la polémica.

“Hay que pensar el poder como verbo, no como propiedad”, escribe Mary Beard. Y aclara: “Me refiero a la capacidad de ser efectivo, de marcar la diferencia en el mundo, del derecho a ser tomado en serio”. La frase resume la tesis de Mujeres y poder, breve libro donde la catedrática inglesa honra aquello que alguna vez deslizó durante una entrevista: “No sé qué significaría ser mujer sin ser feminista”.

“Manifiesto: Un Feminismo para el 99%”.

Ensayo político colectivo, donde sus coautoras, Nancy Fraser, Tithi Bhattacharya y Cinzia Arruzza, nos explican como entender los motivos que llevaron a triunfar las movilizaciones del 8 de marzo y cuáles serán las estrategias de futuro para mantener vivias las llamas de la lucha feminista.

El feminismo que tenemos en mente reconoce que debe responder a una crisis de proporciones que hacen época: el desplome de los niveles de vida y el amenazante desastre ecológico; las guerras devastadoras y las expropiaciones intensificadas; las migraciones en masa recibidas con alambradas de púas; el racismo y la xenofobia envalentonados, y la abolición de derechos ganados con mucho esfuerzo, tanto sociales como políticos.

Aspiramos a hacer frente a todos esos desafíos. Evitando medias tintas, el feminismo que visualizamos apunta a abordar las raíces capitalistas de la barbarie metastatizada. Rechazando sacrificar el bienestar de una mayoría para proteger la libertad de unas pocas, defiende las necesidades y los derechos de las muchas: de las mujeres pobres y de clase trabajadora, de las racializadas y migrantes, de las mujeres queer, las trans, las discapacitadas, las alentadas a verse como «clase media», aun cuando el capital no pare de explotarlas. Pero eso no es todo. Este feminismo no se limita a «cuestiones femeninas», tal como se definen tradicionalmente. Representando a todas las explotadas, dominadas y oprimidas, quiere convertirse en una fuente de esperanza para la humanidad entera. Por eso lo llamamos feminismo para el 99 %.

“Putita Golosa”.

En su libro, Luciana Peker, periodista y escritora, reflexiona e invita a reflexionar sobre la violencia de género, el goce de las mujeres, las libertadas que hay y las que faltan, las masculinidades y el patriarcado de cada día. “Putita Golosa es un mix donde crónicas, poesías y entrevistas que se entrelazan unas a otras, siendo abordadas desde el respeto y la alegría de saber que se va a caer”, dice la Peker en una entrevista por Radio Gráfica.

Entendamos al feminismo del goce no como una propuesta liviana de ‘pasarla bien’, una idea frívola, sino como pelea contra el abuso y el poder de los violentos de quedarse con el placer de quienes violentan.

“Lo peor de lo que nos está pasando con el machismo son las reacciones conservadoras en Argentina, Latinoamérica y el mundo. Lo vemos en los discursos anti derechos en medio de la legalización del aborto, lo que vienen a condenar y demonizar es el deseo de las mujeres y a las mujeres libres”.

¿El Futuro es Feminista?

“Entre los diversos movimientos y movilizaciones de este tiempo ninguno como el Ni Una Menos conmovió tanto la agenda política del país. De repente, la clase política, la militancia y los medios de comunicación reformularon o pusieron en crisis sus usos del lenguaje, aceitaron reflejos y salieron rápido a hablar de cupos, todos corriendo detrás de un “nuevo tema”: un feminismo de la cuarta ola que en realidad ya no pide cupo sino paridad. Pero, ¿se trata verdaderamente de algo nuevo?”, escribe la profesora en Letras Florencia Angilleta, una de las autoras del libro publicado por Le Monde Diplomatique. A ella, se suman Mercedes D´Alessandro, doctora en Economía y Marina Mariash, escritora e integrante de Ni Una Menos, con poemas de Silvina Giaganti y Marie Gouiric.

En la tolerancia extrema de un presente global donde es más fácil pensar el fin del mundo que el fin del capitalismo, el feminismo –o, dicho más adecuadamente, los feminismos- reabren un horizonte utópico en torno a una pregunta sobre nuestras vidas, las de todos: ¿qué mundo deseamos?

“El feminismo es un movimiento para acabar con el sexismo, la explotación sexista y la opresión” Bell Hooks.

AL INICIO