REVISTA PPV – Periodismo Por Venir

¡Saltá el cerco medíatico!

 

 

Operativo enseñar, Reforma educativa y paritarias

 

CAMBIEMOS, OTRA VEZ, CON LA MIRA LA EDUCACIÓN

Por Ludmila Centurión Girola

Contexto

El año anterior, durante la prueba de ensayo del gobierno de Mauricio Macri, los docentes protagonizaron una de las luchas más importantes. Porque a pesar de que el mensaje de la hegemonía comunicacional circundaba en relación al monto paritario, la lucha de los sindicatos docentes tuvo entre sus objetivos lograr la participación los trabajadores y trabajadoras de la educación en cada una de las modificaciones que se pretendan abordar en el Sistema de Educación Pública.

Sin embargo, desde el gobierno nacional las respuestas fueron las propias contradicciones disfrazadas de buena predisposición para con el colectivo del ámbito educativo.

Operativo enseñar

Es un dispositivo nacional de evaluación diagnóstica que evaluará a 31 mil estudiantes de los Institutos de Formación Docente de todo el país. Estas evaluaciones serán realizadas a docentes avanzados de las carreras de Educación Primaria. El anuncio de esta medida fue comunicado desde Casa Rosada por Elena Duro (Sec. de Evaluación Educativa), Alejandro Finocchiaro (Ministro de Educación de la Nación) y Marcos Peña (jefe de Gabinete de Ministros), quienes dejaron en claro que el operativo tiene el objetivo de “fortalecer y mejorar la calidad de la formación docente”. Ahora bien, la prueba se basa en evaluar la comunicación escrita y el criterio pedagógico de las y los docentes. Es ahí donde se vislumbra el primer conflicto, la evaluación estandarizada no puede arrojar un resultado real y esto sucede porque el sistema de evaluación que van a utilizar no responde al sistema de enseñanza y aprendizaje que se utiliza día a día en los Institutos Nacionales de Formación Docente.

Entonces, debemos repensar el real objetivo de esta instancia previa a una segura reforma educativa. ¿Este gobierno quiere resultados negativos? Porque de no ser así, utilizaría una instancia de evaluación acorde a los procesos de formación docente que hoy siguen vigentes por la ley de Educación Nacional sancionada en el 2006.

En el mencionado anuncio, el ministro Finocchiaro esboza el deseo de modificar políticas públicas en el ámbito educativo y comenta que, para ello, se necesita saber la verdad: “uno puede sospechar la verdad pero para tomar 

 

medidas efectivas que lleguen realmente a la gente necesitamos saber la verdad”. ¿Qué verdad? La verdad que ellos mismos quieren construir. ¿Sospechan? Pareciera que la verdad ya está preestablecida por los resultados que convienen y habilitan una reforma educativa que vaya en sintonía con una escuela de la modernidad líquida al servicio de las leyes de mercado, la meritocracia y la competitividad.

Con el mismo objetivo, pero en ataque a otro frente, se encuentra el Operativo Aprender, cuyos resultados dieron lugar a uno de los ataques más claros del Gobierno al modelo de educación de la gestión anterior que, a su vez, desembocó en el Plan Maestro -del que aún no se sabe su objetivo ni alcance y del que ni el propio gobierno pareciera entender de qué se trata en realidad- . Entonces, el real objetivo es aunar errores y justificar retrocesos en materia de educación para la emancipación.

Reforma ciudad

La reforma educativa en la Ciudad de Buenos Aires es un claro ejemplo del objetivo final del Gobierno Nacional. Degradar la educación pública. Pone al servicio educativo a merced de las leyes de mercado liberal al que este gobierno nos arrastra desde su primer día de gestión. Que el cometido de este liberalismo bruto sea consolidado va a significar un retroceso irreversible en la construcción de una sociedad más justa e igualitaria. Este retroceso es tirar por la borda decenas años de construcción de una educación hecha y pensada por lxs argentinxs. La reforma de CABA representa un modelo enlatado que debe entrar por la fuerza a nuestras escuelas. Si los pibes salen a laburar antes, no vuelven a estudiar más. Desde una mirada de mercado se cree que la inversión del estado es retribuida por los conocimientos adquiridos por las personas que se formaron en dicho ámbito y que ponen estos conocimientos al servicio de la construcción de una Patria mejor. ¿Qué pasa si ese círculo no se completa? El mercado hace usufructo del futuro de nuestra nación. Capitales extranjeros – que no tienen patria- pisando la cabeza de lo que significa el futuro, nuestras pibas y pibes.

 

Desmitificar el rol

Es fundante que lxs docentes repiensen su rol, que reflexionen qué significa ser docentes y cuál es su importancia en la sociedad organizada en la que se vive actualmente. Para que ellxs puedan dar la misma discusión en los espacios comunes de intercambios con otros ciudadanos que sí pertenecen al colectivo del ámbito educativo formal e informal pero que están condicionados por las construcciones mediáticas sobre temas concretos que los afecta, por ejemplo la paritaria. Hay que demoler la mentira que fortalece el pensamiento de que los paros docentes perjudican a los niños y niñas. Porque se debe construir y militar el futuro de la educación argentina.

Paritarias

La paritaria no es un ámbito que sólo discute la pauta salarial. La paritaria es el espacio de empoderamiento real de las y los trabajadores de la educación y está más allá del porcentaje de aumento en los sueldos, no solo se discute un aumento, se discuten derechos y el futuro de nuestra Patria.

AL INICIO