AVANZA LA DESREGULACIÓN DE PAPEL PRENSA

Por Daniel Bello

El proyecto que presentó Diego Bossio a través del cual se desregula el precio y la producción del Papel Prensa fue aprobado ayer en diputados por 127 votos a favor, 66 en contra y 3 abstenciones.

Bossio, a diferencia de lo ocurrió cuando el proyecto entró en la Comisión de Comercio, esta vez sí defendió la derogación de 8 artículos centrales de la Ley 26736 de 2011. El diputado mostró grandes falencias en el argumento de la defensa del proyecto, por ejemplo, no brindó números ni datos concretos. “¿Los resultados de la economía afectan a diarios y revistas?”, se preguntó Bossio, e inmediatamente, se respondió: “posiblemente”…

El autor del proyecto arriesgó que como Bolsonaro ganó por las redes sociales y no por los medios tradicionales quedaba demostrado “un cambio” en la formas de comunicar y, en consecuencia, son las redes sociales las que aseguran la libertad de expresión. Nada más alejado de la verdad y la realidad si se tiene en cuenta quién maneja los accesos a las autopistas de la información y su tránsito de la Red.

Contrarrestando los argumentos de Bossio, Marcos Cleri, diputado del FPV-PJ por Santa Fe e integrante de la Comisión de Comercio, afirmó: “El proyecto no consultó a ninguno de los diarios cooperativos ni a los verdaderos compradores de este insumo esencial, que es la pasta de celulosa, con la cual pueden seguir haciendo su diarios, revistas y seminarios. Ellos son los que comunican en el interior. Simplemente, se le dio un cause a una intervención de medios que pertenecen a La Nación y Clarín y que representan al mismo grupo hegemónico que es parte de Papel Prensa”.

En este sentido, es importante recordar que Papel Prensa fue fundada en 1971 y está conformada por el grupo Clarín que tiene el 49 % de las acciones, La Nación 22,49% y el resto pertenece al Estado Nacional.

Por su parte, el diputado por Córdoba, Pablo Carro, afirmó: “Lo que quieren derogar es el artículo que establece que todos pueden pagar el mismo precio por el mismo papel, nada más y nada menos. Quieren derogar el trato igualitario. Quieren retrotraer a la situación en la cual Papel Prensa tenía precios diferenciados para distintos medios y las consecuencias las sufrían aquellos que eran competencia de La Nación y de Clarín.”.

Nicolás Massot, diputado oficialista por Córdoba y sobrino de Vicente Massot, histórico dueño del diario La Nueva Provincia de Bahía Blanca, tampoco informó el porqué el apuro en el tratamiento y puso en duda la continuidad de la sesión cuando provocó a la oposición al afirmar: “Clarín no tiene amigos, está solo. Su amigo más importante lo perdió en 2010, que en paz descanse”, en alusión al expresidente Néstor Kirchner. Tras la provocación, le exigió a la oposición que trate la Ley Corta, demostrando el gran interés del oficialismo por beneficiar al grupo Clarín.
Casi llegando al cierre de la Sesión, Agustín Rossi, jefe de la bancada del FpV-PJ, : “Lo que va a hacer papel prensa es venderse el papel más barato a ellos mismos -Clarín y La Nación- cargándole las perdidas a la parte del Estado argentino, y al resto no le va a vender, nisquiera a precio más caro, le va a decir que no tiene más volumen”.

Y cerró:“La ley es para favorecer a Clarín y la Nación y perjudicar al Estado argentino. A los otros los van a obligar a importar y nadie puede asegurar el tipo de cambio. Es la historia de una gran estafa como lo es la de Papel Prensa”.

El proyecto sería tratado el próximo miércoles 12 a las 14 horas por el Senado.