“LA DANZA ES UNA HERRAMIENTA FUNDAMENTAL PARA UNIRNOS COMO CIUDADANOS”

Por Darío Ferrazzano

En las últimas semanas ha recrudecido el discurso xenófobo tanto por parte del Gobierno Nacional (ya sea a través de sus Diputadxs, Senadorxs y Ministrxs) como de los Provinciales, fuertemente sostenido por una manija mediática.  El fenómeno migrante no es una cuestión meramente política.  La cultura de muchos pueblos se vio influenciada y modificada por la influencia de la gente migrante que llegaba a esos pueblos.  Así, en Argentina, por ejemplo, desde la invasión española hace más de cinco siglos, fuimos absorbiendo costumbres de otros lugares y las adoptamos como propias.  La cultura del genocida invasor modificó nuestra forma de vestir, a nivel religioso-cultural aceptamos un Dios ajeno que sustituyó a los Dioses de nuestros pueblos originarios, la música, el arte, todo se vio influenciado por gente de otras zonas de este único planeta en donde nacemos todas las personas.  Un mismo planeta, un mismo mundo, separado únicamente por fronteras políticas invisibles a simple vista, aunque haya gente empeñada en transformarlas en fronteras físicas construyendo muros.

Hoy en día, en un mundo más globalizado que el de  hace cientos de años, la influencia de otras culturas es tan influyente como antes, pero ¿por qué minimizamos la cultura originaria y de la región y aceptamos plácidamente la que viene de otros lugares? ¿Por qué nos empecinamos en querer pertenecer a un lugar donde no pertenecemos?  Nos es la intención de esta nota encontrarle respuestas a esas preguntas, pero sí es la intención demostrar el verdadero aporte cultural con el que los migrantes contribuyen a nuestra sociedad.

CULTURA

En Argentina la comunidad boliviana asciende aproximadamente a dos millones de personas radicadas.  Uno de los aportes culturales con el que esta comunidad contribuye es la Fiesta de la Virgen de Copacabana, que se realiza el segundo y tercer domingo de octubre en el Bajo Flores y que culmina con la Entrada en Avenida de Mayo.

Revista PPV habló con Wilmer Canaviri, quien llegó desde Bolivia hace 20 años, para conocer su perspectiva sobre el tema.  Wilmer es un estudiante de Comunicación Social en la Universidad de Madres de Plaza de Mayo, colabora periodísticamente en Mundo Villa y forma parte de Bolivia al Aire TV, un medio digital autogestionado que trata la temática migrante denunciando la xenofobia y los abusos policiales.  Además, participa de la fiesta tradicional, sobre la cual nos contó:

“Actualmente participo de la Danza Kullawada, que es una danza de La Paz, realizamos los ensayos en el Bajo Flores.  Particularmente considero que es un aporte bailar una danza que es propia de mis padres, realizarla aquí, en Argentina, me parece que es fundamental tanto para hacer lazos con los argentinos como para encontrarnos desde la cultura y también vivirlo a nivel barrial: bailar en zonas populares y también el desafío de hacerlo en espacios públicos como Av. de Mayo, Villa Celina y demás donde hay un vínculo con las demás instituciones como el Estado y la Iglesia.  Esa consolidación de juntarnos en una mesa, pensar cómo vas a hacer el evento, quién va a participar conlleva un vinculo institucional con el Estado que cada vez es peor.  Si bien es enriquecedor que el Estado (cuando estaban Néstor y Cristina) nos de permisos, escenarios, etc. cada vez se achica más esa participación.  De hecho, este año es el segundo que el Gobierno Nacional no puso ningún presupuesto porque dice  que hay déficit, entonces tuvimos que autofinanciarnos.  Se sigue manteniendo el evento cultural gigante en Avenida de Mayo porque creemos que la diversidad cultural afianza el vínculo con los argentinos. La danza nos conecta desde otro lado, me parece que es una herramienta fundamental para unirnos como ciudadanos más allá de los discursos hegemónicos que nos dividen por ideología de medios y del gobierno actual”.

Otro de los eventos culturales con temática migrantes es el Festival de Cine Migrante que se desarrolla hace 9 años en el Cine Gaumont y otras salas del país.  ¿Asististe o participaste en alguna edición?

El año pasado asistí a varias películas que me gustaron mucho, igualmente tengo mis críticas constructivas en cuanto a cómo se construye la identidad del migrante desde el cine.  No vi tanto cine migrante latinoamericano con temáticas neoliberales, creo que es una crítica a realizar y a realizarnos a nosotros mismos que estamos estudiando periodismo, para hacerlo.

POLÍTICA

Al principio de la nota decíamos que se recrudeció el discurso xenófobo por parte del Gobierno Nacional, fundamentalmente a través de la Ministra de Seguridad Patricia Bullrich.  El miércoles 24 de octubre, la Cámara de Diputados dio media sanción al proyecto del Presupuesto 2019.  Durante esa jornada y en una manifestación popular gigantezca, se produjeron 26 detenciones arbitrarias, fogoneadas por infiltrados.  Entre las personas detenidas había 4 extranjeros (dos venezolanos, un paraguayo y un turco) que no participaron de los disturbios.  Desde el minuto cero, tanto los medios hegemónicos como funcionarios (Rogelio Frigerio) intentaron instalar el relato sobre el carácter delictivo de estas cuatro personas.  Ese relato no es nuevo, está arraigado en buena parte de la sociedad y volvió a tomar fuerza ahora que al mando del gobierno hay gente propicia a este discurso.  Respecto a esto,nuestro entrevistado, nos decía lo siguiente:

“Los compañeros migrantes que fueron detenidos en el Congreso, lo fueron precisamente por eso: por ser extranjeros que vienen a hacer quilombo, entonces se construye la identidad del migrante como una persona que viene a delinquir y en base a eso no se controla si tienen o no antecedentes: controlan su facebook y se fijan si tienen fotos del Che o si militan o si tienen fotos en marchas a favor de Maduro.  Eso como migrantes nos posiciona en un lado combativo.  En 2017, Mauricio Macri sacó el DNU 70/2017 que modifica totalmente la Ley de Migraciones 25.871, en el cual por ejemplo acelera las deportaciones: una persona cuando tenía una causa de deportación tenía un plazo de 30 días para presentare un amparo y ahora se achicó a 3 días.  Imaginate que estas personas que fueron detenidas en Congreso tenían 3 días para conseguir un abogado y explicar por qué está mal su detención. ¿En 3 días qué podes hacer? Nada.  Primero conseguir un abogado (que cobran caro) o que el Estado te otorgue uno (que tarda una semana), la deportación es casi simultánea”.

Una de las primeras medidas que el Gobierno Nacional tomó fue la implementación de una cárcel específica para los migrantes.

Cuando vinieron Néstor y Cristina en 2003 se aprobó la ley de migraciones, la reforma de la Patria Grande, que los migrantes vienen a aportar al país y no como alguien que viene a producir un gasto, yo comenzaba a vivir una etapa de “por fin nos consideran humanos en Argentina”, pero cuando Mauricio Macri asumió el Gobierno Nacional, si bien se preveía, una de las primeras medidas que hizo (además de sacar la Ley de Medios por decreto) fue abrir esta cárcel para migrantes.   En el decreto hablan de que somos migrantes aportando al país, pero la justificación es que hay un aumento de migrantes detenidos, cosa  que es mentira: sólo el 0,6% de la gente que está acusada de narcotráfico es migrante, es efímera la cantidad, pero el discurso es ese.  Cuando vi ese decreto y fui a la cárcel (que está en Pompeya) veía que el discurso xenófobo se iba a venir, y con diferente compañeros comenzamos a organizarnos porque si bien esto va a afectar a la gente adulta que sale a manifestarse, nos preocupa cómo va a afectar esto a los chicos: el vivir encerrados, ver que tu padre va a ser arrestado…  Lo percibo como un retroceso muy atrás: nos hacen sentir delincuentes, lo peor de la escoria como dice Pichetto”.

¿Ves que a nivel mundial también está pasando esto con los migrantes o lo ves como algo más regional?

Yo lo percibo como algo más regional, tanto en Brasil como en Chile se modificó la política migratoria. En Perú también quieren sacar un decreto que prohíba regularizarse a la gente que está irregular.  Veo que los gobiernos neoliberales tienen esa ideología de cerrar las fronteras y simplemente brindar servicios a la gente que es nativa del país y a la gente que viene de afuera la ven como un gasto.  El Presidente de Estados Unidos dice públicamente el tema de cerrar las fronteras, que va a mandar al ejército para que no entre más gente.  A nivel europeo hay una política  aún más rígida de prohibir la inmigración ,porque es un tema de hace años.  En cambio, en Latinoamérica, desde el 2003 hasta el 2012 hubo presidentes que tenían una política de integración en cuanto a los migrantes.  A nivel mundial estamos vistos como sujetos que perjudican al país que los recibe, a nivel nacional veo que somos tristemente terroristas.

¿UTOPÍA?

La migración a nivel mundial se dio siempre, tendemos a movernos para encontrar el mayor bienestar para vivir.  No todas las personas lo encuentran en su lugar de origen y se ven obligadas a migrar a otro país totalmente ajeno buscando esa oportunidad que no tienen, sufriendo el desarraigo.  Muchas veces lo hacen a la fuerza dejando atrás las raíces y sin ser consultados, como le pasó a Wilmer cuando llegó acá con apenas 7 años y sin haberlo decidido.  Hoy con un trabajo y siendo estudiante en una universidad política, nos deja una reflexión sobre el tema:

“Yo me defino como sujeto político migrante, esa definición se está construyendo de a poco y se tiene que instalar en los medios: Somos migrantes, somos de acá, tenemos derechos políticos y vamos a seguir.  Evo Morales está instalando hace años en los debates de los foros mundiales el tema de la ciudadanía universal, que implica que si bien cada persona va a tener en su documento el país donde nació, va a figurar que es residente de una región y que no se le prohíben derechos básicos como la salud o la educación por ser de otro país.  Es una política utópica del Presidente que viene rompiendo fronteras a nivel mundial y es un orgullo estar a la par de ese pensamiento e ir por la Ciudadanía Universal”.

OTRAS NOTAS