La Pampa

CLARÍN, CAMBIEMOS Y GENOCIDAS JUNTOS OTRA VEZ

Por Daniel Bello

A mediados de septiembre, en Santa Rosa -La Pampa-, se votó en el Consejo Deliberante la modificación de la ordenanza que se refería a las estructuras que soportan antenas de telefonía móvil. Estas modificaciones, que ya vienen realizándose en ciudades de Córdoba y Salta, buscan habilitar la instalación de antenas con el pretexto de mejorar las comunicaciones.
Como refuerzo, se suele recurrir al programa “Antenas Amigables” -que lanzó en noviembre de 2016 el ENACOM- en donde se las presentó como algo bueno, aunque nada mencionan de los costos para acceder a esos “grandes beneficios”.

Ante la posibilidad concreta de emplazar 11 antenas, la comunidad se movilizó en repudio.
Uno de los motivos del repudio fue que una antena se instalaría en la plaza Antonio Skara, ubicada en el barrio Esperanza, en el sur de la capital pampeana. Ese predio pertenece a la Cooperativa Popular de Electricidad de Santa Rosa (CPE). Finalmente, gracias a la movilización popular, la ordenanza se frenó.

Una de las organizaciones que promovió el repudio fue Radio Kermes*, un medio comunitario -gestionado por la Asociación Civil El Ágora- que, cumpliendo con su rol social, generó campañas de concientización sobre el impacto de las antenas.

PPV se comunicó con Juan Pablo Gavazza, periodista e integrante de la Radio: “Cuando surge este intento de modificación, nosotros cuestionamos esa posición, participamos y fuimos gestores de movilizaciones para rechazarlas. En alianza con la Cooperativa, la cual brinda el servicio de telefonía y televisión por cable, motorizamos las movilizaciones a las que se sumaron lxs vecinxs que no querían las antenas en las plazas”.

Para Gavazza, el previo acuerdo entre el intendente Leandro Altolaguirre y Clarín-Telecom queda claro: “Fue el mismo oficialismo quien confirmó que la ordenanza fue a pedido de Clarín-Telecom. Porque las antenas que hay acá, en espacios privados, son de Telefónica y, como ahora están enfrentados, ya no se las presta como hacía anteriormente; así que le pidieron al municipio que se las habilite. Para darte un mayor dato, el mismo día que se sancionó la ordenanza, ingresaron 11 pedidos formales de Clarín-Telecom para emplazar antenas en distintas plazas o puntos públicos. A tal punto tenían la data de que iba a salir la ordenanza -la cual salió de manera express: entró un día y al otro día se aprobó-, que el mismo día hicieron los 11 pedidos.
Más claro que ellos manejaron todo y tenían toda la data no hay. Es clarísimo.”

Finalmente, la ordenanza se frenó por la lucha popular y a partir de ello, el ENACOM tomó intervención.

“A partir de esto, en la comisión que debate este tema de las antenas se empieza a enrarecer el tema, instalan como debate, por ejemplo, si la antena que tiene Radio Kermes, que maneja junto con la CPE (que está en un predio que maneja la CPE, que es de la cooperativa y está alejado de la comunidad), es legal.
Se ayudan para esa instalación del tema con Radio Nacional de acá, que maneja Cambiemos junto a un par de periodistas oficialistas y radios comerciales.
Por eso nos vimos en la obligación de sacar un comunicado a principios de mes (http://www.radiokermes.com/index.php/component/k2/item/10176-una-campana-anti-cooperativa-y-una-ofensiva-contra-radio-kermes)”, afirmó Gavezza.

Cabe remarcar que el gobierno nacional lleva adelante un vaciamiento de los medios públicos y una muestra de ello es que ha vaciado la corresponsalía de La Pampa que pertenecía a la Agencia Télam al despedir ilegalmente -como lo ha determinado hasta ahora una gran cantidad de fallos judiciales- a lxs trabajadorxs; en tanto que en Radio Nacional se puede escuchar que su programación de FM sólo transmite la programación de su par de Buenos Aires.

Amigos son los amigos

En el comunicado publicado, nombran a Luis Baraldini, un genocida que se desempeñó entre 1976 y 1979 como Jefe de la Policía en La Pampa. En 1990, Baraldini participó del golpe carapintada que encabezó Mohamed Alí Seineldín con el objetivo de copar el Regimiento de Patricios, en Palermo.
Por estos hechos, Baraldini fue condenado y estuvo preso en Campo de Mayo hasta que, en 2002, Duhalde lo indultó.
En 2003, ante el pedido de detenerlo expedido por el juez Daniel Rafecas, se fugó a Bolivia donde incluso llegó a formar parte de una célula terrorista que integraron húngaros, croatas y bolivianos. El objetivo de ese grupo en 2009 era asesinar a Evo Morales.

Lo deportaron en navidad de 2011 y actualmente está siendo juzgado por asociación ilícita, genocidio, secuestros y torturas de 214 víctimas en el juicio de la Subzona 14 II.

El genocida goza de prisión domiciliaria desde 2017, sin embargo, en al menos una oportunidad, pese a tener una pulsera electrónica, habría violado el arresto: se paseó por el centro de la ciudad. En esa ocasión iba acompañado de Omar Cayre, su yerno y abogado.

Cayre, fundador del PRO en La Pampa, en su rol de defensor del genocida, afirmó “No comparto los que dicen en los medios que en La Pampa fue un genocidio, no fue un genocidio. Acá no hubo ni un muerto ni un desaparecido. Hubo todas estas violaciones que sí tienen que juzgarse, pero no es lo mismo”.

 

*Radio Kermes integra el Foro Argentino de Radios Comunitarias desde este año, en el cual se formalizó su ingreso.
Viene realizando un trabajo conjunto desde antes y es la primera radio de La Pampa que nació tras la sanción de la ley 26522.

OTRAS NOTAS