#TeatroIndependiente

 

  LA ELEGIDA 

 

Por Darío Ferrazzano

Luego de un año con ensayos abiertos al público, en noviembre se estrena La Elegida, obra de Paula Fanelli, con la actuación de Laura Nevole y música de Gabriel Ventura Guli.  Esta obra autogestiva y hecha a pulmón va por su primer temporada, y Revista PPV charló con la directora para conocer un poco más del mundo de La Elegida:

Estamos a una semana del estreno de la primer temporada de La Elegida, ¿qué expectativas tenés?

En gran parte, estrenar es mi gran expectativa. Fue largo el camino hacia este estreno porque transitamos otros espacios que se fueron cayendo. Así que, mi gran expectativa es esa, el parto. Después, otra expectativa es que la gente la vea, y que ojalá se produzca un encuentro entre el público y la obra y que la obra siga creciendo y mutando. El año pasado hicimos unos ensayos abiertos para probar el material, siempre está la pregunta de si esto podrá interesarle a alguien. El espectador es una parte fundamental del teatro. Así que los ensayos abiertos fueron para encontrarnos con ellos, lxs espectadores, y percibir qué les pasaba. Digo percibir porque no es que fuimos a preguntarles qué pensaban, pero cuando están ahí sentados viendo la obra, uno percibe el material de una manera distinta. Empezás a ver cosas que antes no veías y eso lo posibilita el espectador que está ahí mirando. Después, seguimos trabajando, y acá estamos listos para estrenar.

Sin adelantar mucho sobre la obra en sí, ¿con qué se va a encontrar la gente que vaya a ver La Elegida?

Se va a encontrar con un viaje, con una historia de crecimiento, de búsqueda de una identidad, de una misión, de un vínculo particular con la fe.

¿Cómo surgió la idea de la obra y la posibilidad de llevarla al teatro?

La obra surgió en una cena con la actriz de manera azarosa, o por destino… quién sabe. Hablamos de religión y ella contó una experiencia personal. Un vínculo particular que ella tuvo con Dios y ahí quedé cautivada, por la historia, por ella, y empezamos a juntarnos a ver qué salía.

¿Cómo es trabajar con Gabriel y Laura? ¿Cómo se sumaron a la obra?

Es una fiesta. Hay equipo y comunión. Lau fue parte de la obra desde el principio, Lau es la obra. Desde los primeros ensayos, ambas estábamos de acuerdo con que en la obra debía haber música. Pero esperamos a que empezara a tomar un poco más de forma y de cuerpo antes de convocar a alguien para pensar lo musical. Cuando sentimos que ya había un material con el que dialogar, ahí salimos a buscar. A Gabi lo conocía del estudio de Julio Chávez. Y fue un gran encuentro.

Yendo a un plano más general en el teatro, ¿cómo ves la actualidad en el rubro?

Qué pregunta compleja. Hay obras muy hermosas y sensibles, pero también últimamente me encuentro con obras cínicas, y me despierta un poco la pregunta de qué está pasando.

Con PPV, también charlamos con Gabriel Ventura Guli (alias Ey! Rocker), quien nos decía lo siguiente sobre la obra y su carrera:

¿Cómo te sumaste a La Elegida?

Me sumé a La Elegida por idea de Pau. Ella quería indagar si era posible integrar música en vivo dentro de la obra que estaban trabajando. Así que asistí a algunos ensayos, las pruebas crecían y nos empezamos a amalgamar, por suerte, funcionó muy bien

¿Habías compuesto música para alguna obra de teatro antes?

Esta es la primera vez que hago música para teatro. Me encanta la experiencia y ojalá haya proyectos como este tan atractivos para seguir musicalizando.  Había sí, participado en escena con música, pero en ámbitos de ensayo.

Estoy en contacto con el teatro desde hace 7 años, más o menos, y la música es un lenguaje que conozco desde más chico. La combinación iba a darse en cualquier momento.

¿Tuviste que seguir algún parámetro para escribir la música o fue total libertad a partir de la obra?

La composición fue casi toda en los ensayos, a partir de la impresión con la escena y del potencial o no para sumarle música. Fue un trabajo de intercambio con la obra. Y de los tres, con Laura y Paula, todo el tiempo.
Estábamos al servicio de la obra, si sentíamos que algo no funcionaba, lo modificábamos o lo sacabámos. Lo que funcionaba, se quedaba y se trabajaba.  Digamos que la libertad o no, la dio el material mismo. Tenía la libertad de improvisar y hacer lo que se me diera la gana. Si era lo indicado, se integraba de común acuerdo, a todxs nos resonaba como parte de la obra. Sino se expulsaba solo, también de unánime acuerdo.

Esa identificación que tenemos con la obra hace que siga creciendo día a día y que la comunión sea más y más profunda con cada ensayo. Algo que me atrae mucho es que el teatro y la música tienen en común que son artes vivos. Son en vivo, en tiempo real. Que tanto la música como la obra sucedan al mismo tiempo es un acto muy fuerte. Sucede en ese momento.

¿Es sólo música instrumental o hay canciones también?

Es música instrumental original en vivo, y algunas cosas disparadas e intervenidas en el momento. También tomamos fragmentos y reversionamos canciones de otros autores. Desde Alguna zamba hasta Pimpinela. Hay de todo.

¿Como fue trabajar con Paula y Laura?

Increíble, las admiro muchísimo a las dos. Antes de arrancar con La Elegida y ahora más. Son dos grosas. Por lo cual fue duro al principio porque la obra ya estaba buenísima sin nada, me costaba intervenir, me daba miedo. Me ayudaron y me dieron todas las comodidades para que eso se me pase y para crear en conjunto. Estoy muy agradecido de participar en la obra.

¿Qué otro proyecto tenés en mente?

Teatral, La Elegida. Hacer las funciones de este año y seguramente también el año que viene.

La Elegida se presenta todos los sábados de noviembre a las 20hs en el Teatro-Bar NUN (Juan Ramirez de Velazco 419 – C.A.B.A.)

Entradas: www.alternativateatral.com

Facebook: /laelegidateatro

OTRAS NOTAS