Crisis en la educación:

LARRETA CIERRA SALAS EN EL JARDÍN DEL HOSPITAL RAMOS MEJÍA

Por Amadora Pajolchek

Hace unas semanas atrás comenzó la inscripción Online para ingresar a la escuela pública, en todos sus niveles, en el ámbito de La Ciudad de Buenos Aires. Algunxs padres y madres se vieron contrariadxs cuando no pudieron inscribir a sus hijes en la sala de lactancia en la Escuela infantil N°6 D.E. 6 que funciona en el Hospital Ramos Mejía. Esta fue la primera voz de alarma, y las familias se acercaron a la escuela para solucionar el problema.
Lxs directivxs realizaron los reclamos por las vías correspondiente y, el miércoles 10 de octubre, se reunieron con miembros del Ministerio de Educación de La Ciudad, quienes les informaron que, por una decisión política, la sala de lactarios ( 45 días a 1 año )  no se iba a abrir.
El plan del gobierno para el “Jardín del Ramos” es cerrar la sala maternal y trasladar el jardín de infantes (3 a 5 años) a un nuevo edificio cuya construcción está proyectada en la Manzana 66 (Belgrano y Jujuy). Con ello, el nuevo jardín, que se esperaba que ofreciera cientos de vacantes nuevas ofrecerá cerca de la mitad de las vacantes esperadas por lxs vecinxs, quienes organizadxs habían logrado  esa promesa el año pasado. Algo similar sucede con el jardín abierto a una cuadra del Ramos Mejía (en Venezuela al 3200), que inicialmente incluía un jardín maternal pero que, al día de hoy, la Ministra ha decidido que sea solo jardín de infantes.
Recordemos que en un año donde la educación pública es fuertemente golpeada, el tema vacantes no es, en ningún sentido, un tema menor. Y es, cada año, uno de los mayores problemas en una de las ciudades más ricas el país. Puntualmente, los jardines maternales son los que tienen mayor demanda, y menor oferta. El Gobierno se ampara en la Ley de Educación Nacional 26.206, según la cual solo está obligado a asegurar el acceso a la educación desde los 4 años. Sin embargo, la propia Constitución de la Ciudad establece, en su artículo N° 24, que el estado está obligado a garantizar la educación desde los 45 días de vida.
Además de la pérdida de vacantes, no podemos perder de vista la pérdida de puestos de trabajo, al menos 9 docentes quedarán sin trabajo y sin ningún tipo de explicación. Además de que éste parece ser sólo el comienzo, ya que se presume que el año que viene cerrarían la sala de deambulantes, después la sala de 3 años, y así hasta que todas las salas pasen al otro lugar.
El martes 16 de octubre, la comunidad educativa del “Jardín del Ramos” se acercó a la Legislatura de La Ciudad para presenciar la reunión en la comisión de Educación y presentar su situación. Fueron recibidos por los diputados de la oposición quienes brindaron su respaldo y se comprometieron a respaldarlos. Recibieron también el apoyo del sindicato UTE y de toda la comunidad del Hospital.
El Jardín existe desde 1986, fue creado ante la necesidad de lxs trabajadorxs y lxs vecinxs del hospital y, poco a poco,fue creciendo, hasta convertirse en la escuela infantil, albergando a cientos de niñes y creando puestos de trabajo. Sin embargo, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires lo quiere desaparecer, dando como opción los Centros de Primera Infancia (CPI). Estos centros se tratan de dependencias de desarrollo humano y no de educación, que funcionan con subsidios del Estado, en donde el personal no es docente y trabaja bajo contratos precarios.
Una vez más, la política desescolarizadora del gobierno de Cambiemos expresa su clara intención de achicar la educación pública, de quitar posibilidades a lxs ciudadanxs y golpear lxs que más necesitan.

FIRMA

Petitorio Ramos Mejia

OTRAS NOTAS