ESA VIEJA MALDITA COSTUMBRE DE MATAR Y MENTIR

Por Daniel Bello

Cristopher Rego, de 26 años, fue asesinado por la Prefectura en Parque Patricios el domingo en la madrugada.
Los disparos de los efectivos fueron la respuesta a que “el Bocha”, como le decía, no se detuvo en un control, asustado porque había comprado la camioneta hacía unos días y no tenía los papeles encima. “El bocha” había sido papá hace dos meses.

En una primera instancia se creyó – y comunicó- que había muerto por chocar contra otra camioneta, hasta que el fiscal Daniel Pavlosky investigó las cámaras de seguridad. Las imágenes mostraban cómo los prefectos tras dispararle a Rego, se acercan a la camioneta, constatan en qué estado se hallaba, levantan del suelo las vainas y se van. Luego llegan la Policía y el SAME.

Por esta razón, los 8 prefectos fueron exonerados, según anunció mediante un tuit la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. Díaz Guevara, Jaqueline Acosta, Javier Fernández, Pablo Brítez, Cristian López, Lucila Carrizo, Rubén Viana y Mariano Paredes también quedaron incomunicados.

A poco de cumplirse un año de la desaparición forzada seguida de muerte de Santiago Maldonado, su hermano Sergio, declaró a la prensa que en la causa judicial una de las cosas que se hizo para garantizar la impunidad de los gendarmes que participaron del operativo, fue declarar el secreto de sumario y que quedasen incomunicados.

Perro guardián sin collar

Patricia Bullrich, ministra de Seguridad y el presidente Mauricio Macri felicitaron a Luís Oscar Chocobar poco después de haber asesinado por la espalda a Juan Kukoc, de 18 años.
Desde el ministerio, pese a las claras evidencias del asesinato, se lo trató de empoderar como un defensor de la justicia y de ser ejemplo de lo que se necesitaba para combatir el delito.La justicia, finalmente ubicó la situación en su lugar procesando a Chocobar por “homicidio agravado”, ya que entendió que hubo “exceso en el cumplimiento de un deber”.
Hace 3 días, Bullrich tuiteó: “Visitamos a Luis Chocobar con Gladys González y Gerardo Milman – y agregó- su caso abrió el camino para que se cambien los prejuicios y dejen de poner al policía como culpable cuando defiende a la gente. Vinimos a ratificar nuestro compromiso, a decirle que no está solo”.

Tres días después de ese respaldo, es decir de respaldar el gatillo fácil, Rego es asesinado también por un Prefecto.  Mientras tanto, Bulrrich sigue sosteniendo y justificando que: primero se dispara y luego se pregunta.

Esto se observó claramente no solo en el caso Kukoc sino también con Rafael Nahuel, Santiago Maldonado y ahora con Rego.

“El @minseg y @PrefecturaNaval decidimos la máxima pena: exoneración a los prefectos que participaron, sin informar, del episodio donde murió Cristofer Rego. Y estamos junto a la justicia para conocer toda la verdad. Firmes cuando quebrantan la ley y la confianza de la sociedad”, dijo Bullrich, usando nuevamente twitter para comunicar.

Jorge Rego, papá de Cristopher, indicó: “Esto es un caso de gatillo fácil, no hay otra”; sin embargo, Bullrich, les hace un guiño a las fuerzas: a Rego no lo asesinaron, se murió.

Las patas de la mentira

En tanto, sigue el juicio oral contra 6 prefectos, acusados de privar de la libertad y llevar a la vera del Riachuelo a Iván Navarro y Ezequiel Villanueva Moya para torturarlos, en septiembre de 2016.

Por otra parte, el próximo martes 4 de septiembre tendrá lugar la primera audiencia del juicio contra Adrián Gustavo Otero, el policía de la Ciudad que, el 15 de julio de 2017, fusiló a Cristian Toledo (25), el “Paragüita”, vecino de la Villa 21-24 de Barracas.

Según las estadísticas de la CORREPI, la policía de la Ciudad – inaugurada en enero de 2017- terminó su primer año en las calles con 24 casos de gatillo fácil.

Otero, es el primer caso que llega a la justicia.

¿Será justicia?

OTRAS NOTAS