Violencia en la FUBA:

CONGRESO ILEGITIMO DE LA UCR-CAMBIEMOS Y REPRESIÓN POLICIAL

Por Amarú Varela

Hace unos días la Policía de la Ciudad ingresó al Rectorado de la Universidad de Buenos Aires -violando la autonomía universitaria- mientras estudiantes de diferentes espacios se movilizaban pacíficamente en contra del Congreso de la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA) celebrado el pasado sábado 23.

El Congreso había sido convocado por una Junta Representativa “ilegítima” en la Facultad de Odontología -encabezado por Franja Morada-Cambiemos y por otros grupos ligados al rector de la UBA.

La histórica conducción de la FUBA se negó a participar del congreso organizado por la UCR-Cambiemos el sábado para votar la nueva presidencia. Por esto, 65 de los 130 delegados de los centros de estudiantes se reunieron en la sede de la entidad y acreditaron ante escribano público su ausencia, lo que debía desarmar el intento del PRO y la UCR, ya que necesitaba al menos 66 presentes para sesionar.

El sector socialista asegura que tenían 65 de los 130 delegados a su favor, pero que de alguna manera sus adversarios de la UCR y Cambiemos sumaron otros 67 apoyos para comenzar con la votación, por lo que el total de representantes sumaría dos más de los que integran el Congreso.

Lo alarmante fue la acreditación falsa de dos delegados: Federico Amoretti de la agrupación “La Mariátegui” de la Facultad de Filosofía y Letras y Luz Assman de “Alternativa Estudiantil” de la Facultad de Ciencias Económicas.

La coalición de izquierda integrada por el Partido Obrero y La Mella/Patria Grande, que hace años está al frente de la FUBA, denunció fraude y decidieron tomar el edificio para garantizar su presencia en la sesión del Consejo Superior, donde quisieron presentar las pruebas del supuesto fraude del Congreso: entregar un listado con las firmas de los 65 representantes que se oponían al congreso, pero que no estuvieron presentes durante la votación, justamente para no dar quórum.

En el día de ayer, en momentos en que estudiantes de agrupaciones de izquierda ingresaron al edificio, fueron agredidos por personal de seguridad privada del Rectorado, quienes les cerraron los ingresos y les descargaron la sustancia de los matafuegos que había en el lugar.

Como no fue suficiente la violencia ejercida sobre los estudiantes, en la vereda los esperó la Policía porteña, que golpeó a varios de ellos e intentó detenerlos. Los efectivos policiales reprimieron con gases lacrimógenos y, como se pudo observar en un video viralizado en las redes sociales, también golpearon a un estudiante que estaba en el piso. Tras querer pasar el vallado, fue interceptado por la policía otro estudiante, identificado como Federico Fernández, que fue detenido y trasladado a la Comisaría 1 de la ciudad.

La denuncia de las agrupaciones fue respaldada por Conadu, Conadu Histórica, UTE y CTEP, entre otras entidades gremiales y políticas, e indican que en el Congreso Normalizador del sábado pasado donde se eligieron las autoridades que controlarán la Federación hubo un “quórum irregular”, porque se contabilizó como presentes a dos delegados que no habían estado allí.

Como vemos, el Estado no sólo avala una situación de fraude sino que lo legitima mediante la coacción física que imprimió sobre los estudiantes.

Por su parte, Franja Morada asegura que consiguió el apoyo de otros representantes de esas facultades que sí participaron de la elección, basándose en la norma que dice que, si el primer delegado no se presenta a sufragar, puede hacerlo su suplente.

Así las cosas, el radicalismo consiguió que Francisco Strambini, del Movimiento Linealmente independiente y estudiante de Ingeniería, asumiera como nuevo presidente de la FUBA.

 

 

 

OTRAS NOTAS