A un año de la intervención:

BUJÁN CONTINUA EL VACIAMIENTO DE LA UNIVERSIDAD DE PLAZA DE MAYO

 

Por Darío Ferrazzano

La Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo (Hoy IUNMa) fue creada el 6 de abril de 2000  como una herramienta más de lucha y resistencia en el contexto social que atravesaba el país y para  llevar más allá los ideales de sus hijos que aún hoy siguen buscando.  A lo largo de sus 18 años de existencia fue cosechando reconocimientos de distintas Universidades del mundo (Universidad de Salamanca, la Complutense, Santa Catalina, Rió Grande do Sul, la Estadual de Rio, California River Side, Boston, Roterdamv Bologna, etc.), y recibió incluso el doctorado honoris-causa de dichas instituciones.  La Universidad se mantuvo a lo largo de estos años con el esfuerzo de las Madres y de quienes formaron y forman parte de ella.  En 2014, y tras una larga lucha, las Madres lograron lo que parecía inalcanzable: La creación del primer instituto universitario nacional con orientación en Derechos Humanos del país (Ley 26.995).

En octubre de 2016, el Gobierno Nacional de Cambiemos ya había realizado un intento de desbaratar la Universidad reduciendo el presupuesto en un 70% y tratando de desacreditar su funcionamiento mintiendo sobre el número de estudiantes inscriptos. Además, la sub-ejecución del presupuesto impidió, entre otras cosas, alquilar un lugar adecuado para el desarrollo de las clases.

A fines de mayo de 2017, el gobierno decidió intervenir la Universidad con el objetivo de revisar los gastos de la Institución (sueldos, personal docente y no docente entre otras cosas), para ello decide apartar al entonces rector Germán Ibañez y nombra como interventor a Javier Buján (muy cercano a Daniel Angelici, Presidente de Boca), quien fuera interventor del INaDI, dejando una cifra de más de 50 despidos al finalizar su gestión.

La intervención del gobierno y la falta de respuesta a los reclamos, sumado al vaciamiento y desprestigio constante, hizo que el 14 de junio de 2017 los y las estudiantes de la Universidad realizaran una permanencia pacífica (la cual duró 31 días) dentro del edificio que funcionaba como sede en forma de protesta. A exactamente un año de iniciado el conflicto, Revista PPV se puso en contacto con Belén Sarubbi (Presidenta del Centro de Estudiantes de la Universidad) para que nos cuente sobre los avances o retrocesos que sucedieron en este último año.

Luego de un año de conflicto, ¿cuál es la situación actual de la Universidad?

Sigue intervenida y seguimos sin poder conformar el Consejo Superior porque falta la aprobación del proyecto académico por parte del Ministerio de Educación. Además, no se expiden los títulos en tiempo y forma, en este último tiempo se dio una persecución tanto gremial como estudiantil respecto a los paros que convoca la CONADU y nos obligan a ir como estudiantes a dar el presente en la materias (aún sabiendo que no va a haber clases). El maltrato es constante y las reuniones con Buján nos hacen confirmar que es un autoritario y que maneja la Universidad como si fuera una estancia.

En cuanto al problema del lugar de cursada, ¿hubo solución?

Se resolvió parcialmente ya que nos otorgaron un edificio en Pueyrredón 19, pero en muy malas condiciones ya que no tiene accesibilidad para muchxs compañerxs que tienen dificultades de movilidad, lo que les dificulta continuar la cursada normalmente porque las aulas son en un segundo piso sin ascensor. Es un edificio muy viejo y va a llevar mucho tiempo ponerlo en condiciones adecuadas para curzar.

¿Cuál es la situación de lxs docentes?

La deuda salarial docente sigue siendo un problema, ya que acumula 22 meses de retraso en el pago.

¿Cuáles son los pasos a seguir en la lucha?

En principio, continuar con la difusión para visibilizar el conflicto, el viernes estamos convocando a una movilización al rectorado en el marco de las movilizaciones de la CONADU a nivel nacional y, particularmente, por el año de la intervención de Javier Buján en la Universidad de las Madres, y seguir en la lucha, seguir resistiendo y seguir denunciando cada acto de autoritarismo y avasallamientos de derecho que Buján realiza en la Universidad. La Universidad de Madres es más que una idea loca de unas viejas de 90 años, es un hecho histórico, un precedente.  Permitir que se la lleve por delante y se la desaparezca es borrar una parte de nuestra historia contemporánea, es bastardear años de lucha de mujeres que no se quedaron calladas frente al terrorismo de Estado de la más cruenta dictadura de nuestro país y frente a lo peor que puede pasarle a una madre: la desaparición de un/una hijo/a.  Las Madres son nuestra historia, son nuestro patrimonio y negarlas es negarnos a nosotrxs mismxs.

———–

El Centro de Estudiantes del Instituto Universitario Nacional de Derechos Humanos Madres de Plaza de Mayo cuenta con las siguientes redes en donde difunden y actualizan el conflicto:

– Facebook: Centro de Estudiantes Madres de Plaza de Mayo

– YouTube: Centro de Estudiantes Madres de Plaza de Mayo

– Telegram: @CEmadres

-Twitter: @CEmadres

– Instagram: @Centrodeestudianesmadres

OTRAS NOTAS