Redes sociales

MANIPULACIÓN Y DESENCANTO

Por Daniel Bello

We want information, information, information
Who are you?
The new number two.
Who´s number one?
You are number six.
I´m not a number ya.
I´m a free man!
Hahahahaha! *

El Prisionero – 1967

Hace ya semanas que explotó el escándalo en el que se descubrió que la consultora Cambridge Analytica, fundada en 2013, utilizó la base de datos de más de 87 millones de usuarios de Facebook con fines políticos. La cifra la aportó Brittany Kaiser, ex directiva de la consultora, quien tuvo que declarar ante el parlamento británico debido a esta denuncia. Por su parte, Mark Zuckerberg -CEO de Facebook- también comenzó un recorrido por el Congreso estadounidense para dar cuentas sobre lo sucedido.
A medida que se desarrollan los sucesos surgen algunas reflexiones:
-Se profundiza la crisis con cada nuevo dato que surge en torno al “escándalo” por el uso de datos, que si bien no son determinantes en la caída de la aplicación, está claro que ya nada será lo que era en el uso de aplicaciones.
Mucho menos para Facebook.
-El rol de los medios nacionales por jugar al gran bonete con la consultora y la participación que tuvo en nuestro país.
-Los usuarios y las políticas de privacidad, ya no sólo en las redes sociales sino en internet.

Manipulación
Decimos “escándalo” porque en definitiva lo que sucedió con Facebook y Analytica no debería sorprendernos, ya que viene a cumplir una suerte de profecía autocumplida: Siempre supimos que nuestros datos en la red son valiosos, que somos espiados y que nosotros somos quienes los brindamos voluntariamente.

Edward Snowden, ex empleado de la CIA y analista de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA), denunció el uso de datos por parte de la Agencia y el uso de programas de vigilancia masiva como el PRISM y XKeyscore.
Tras el “escándalo”, Snowden declaró a través de su cuenta de twitter: “Las empresas que ganan dinero mediante la recolección y venta de registros detallados de vidas privadas fueron descritas una vez claramente como ‘compañías de vigilancia’. Su remarcación como ‘social media’ es el engaño más exitoso desde que el Departamento de guerra se convirtió en el Departamento de defensa”.

Manipulación II
Sobre la consultora y su rol en nuestro país, los medios hegemónicos han aplicado con gran efectividad una política comunicacional para ocultar: han generado sobreinformación, es decir, ruido en la información y luego la han redireccionado, dejando -a propósito- claros o espacios necesarios en esa sobreinformación como para que lo que querían transmitir se escuche claro y fuerte.
Entonces, tenemos a los medios locales como Clarín e Infobae, entre otros, hablando sobre el uso de datos con fines políticos, pero dando información sobre lo que sucede en Estados Unidos o Inglaterra, sin profundizar sobre qué rol tuvo la consultora en nuestro país.

Cabe destacar que en el informe que realizó el noticiero británico Channel 4 sobre Analytica, se podía ver el obelisco y gente en la 9 de julio con banderas argentinas -era una de las tantas marchas que se organizaron contra el gobierno de Cristina Kirchner- mientras la voz en off relataba que tuvo incidencia en las últimas elecciones presidenciales.

Manipulación III
Otra consultora que utilizó el mismo modo de operación es Messina Group, a cargo de Jim Messina, señalada como la responsable de la reelección de Obama en 2012.
Si bien el propio Messina negó la analogía entre su empresa y Analytica, lo concreto es que también creo una app para Facebook para que los simpatizantes de Obama la descargasen, aunque en realidad funcionaba extrayendo información de los amigos de estos. Así fue que se determinaron unos 16 millones de indecisos sobre los cuales se desplegó una gran campaña para influenciarlos.

Si uno revisa el sitio de la consultora Messina Group, puede leer dentro del perfil de Jim Messina: “Desde entonces ha asesorado presidentes y primeros ministros en cinco continentes, entre ellos: Theresa May y David Cameron, Enrique Peña Nieto de México, Mauricio Macri de Argentina, Matteo Renzi de Italia y en 2016 ayudó al presidente Mariano Rajoy a ganar una sorprendente reelección”.
En ambos casos, como hemos dicho, los medios hegemónicos han desviado la atención del tema.

Manipulación IV
En última instancia, acaso la más interesante, es cómo reaccionamos ante esta situación.
Luego de conocerse la utilización de datos por parte de Cambridge Analytica, el cofundador de Whatsapp, Brian Acton, generó un movimiento que invitaba a borrarse de Facebook.
En este punto surge la certeza de que el poder no acepta vacíos y, por consiguiente, busca llenarlos. Si no es con Facebook, habrá otra App, que opere en igual sentido.
Cabe preguntarse si habremos aprendido de esta experiencia. Si seremos lo suficientemente maduros como para no toparnos con la misma piedra.

Se debe tener en cuenta que hay que profundizar en el concepto de que internet no es solo un medio de comunicación sino que es, además, un medio de producción. Esto es central.
Debemos tener en cuenta que los Estados constantemente buscan dar vuelta, prefigurar y preconstituir mecanismos como es internet, porque si se le da disputa al capital, claramente, también internet se puede constituir en un elemento de libertad.
Suena lógico, en medio de este proceso, que haya habido un aprendizaje por parte de los usuarios, sin embargo, no habremos sido los únicos, ya que el poder también habrá aprendido con y de nosotros.

Hemos aprehendido que las redes sociales son un mundo constituidos por emociones aletargadas que incansablemente buscan ser despertadas; y que son agitadas para direccionarlas, obteniendo así una multitud que no logra constituirse como un anti-imperio para atravesarlo sino simplemente una multitud de zombies movilizados por espasmos.

* Estamos buscando información,
Información, información
¿Quién eres?
El nuevo número dos.
¿Quién es número 1?
Usted es número seis.
¡No soy un número eh!
¡Soy un hombre libre!
El Prisionero – 1967

OTRAS NOTAS