EMPEZÓ EL DEBATE POR LA DESPENALIZACIÓN DEL ABORTO

Por Soledad Santalucía

Tras exhaustivas presentaciones consecutivas del proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazado por parte de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito en la Cámara de Diputados, se inició un período histórico en Argentina: el proyecto al fin comenzó a debatirse en el recinto este martes 10 de abril y seguirá hasta mediados de junio con más de mil oradores a favor y en contra. Las audiencias públicas se realizarán los martes y jueves y se dividirán en dos partes: de 10 a 13hs. hablarán los que estén a favor del proyecto de la Campaña por el Derecho al Aborto, y entre las 15 y las 18hs. quienes se oponen. Cuando finalicen todas las audiencias, en junio, el plenario de comisiones deberá determinar un dictamen para que llegue al recinto, así se comprometió a hacerlo Daniel Lipovetzky, diputado nacional que preside la Comisión de Legislación General en representación de Cambiemos. De ser aprobado en la instancia de debate de los y las integrantes de las comisiones de Legislación General, Legislación Penal, Salud Pública y Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia, el proyecto tendrá así la posibilidad de ser tratado en el Senado de la Nación que, finalmente, dará o no la sanción definitiva.
Recordemos que la última vez que se presentó el proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo en la Cámara de Diputados fue el 30 de junio de 2016 y por sexta vez consecutiva quedó trabado con su número de expediente 4161-D-2016, por lo que se espera que este año no suceda lo mismo.
Actualmente, la legislación argentina permite el aborto cuando la vida o la salud de la mujer están en riesgo – aborto terapéutico o causal salud- o cuando el embarazo es resultado de violencia sexual  causal violación. Sin embargo, quienes están en contra del proyecto siguen sin tener en cuenta los 500.000 abortos clandestinos que se practican por año ni las 3030 mujeres que desde hace treinta años fallecen por abortos clandestinos en nuestro país. Por otra parte, hay que tener en cuenta que, entre el 2000 y 2008, 22 mujeres fueron condenadas por abortos, pero ningún médico tuvo la misma condena.
Los tabúes que rondan son que, si se legaliza el aborto, las mujeres van a entrar y salir de los consultorios. Sin embargo, casos ya factibles como Uruguay demuestran que a partir de la despenalización del aborto en 2013 no se han detectado muertes por esta causa ni incremento en el número de abortos por año.
Estos datos no son suficientes para la Iglesia Católica ni para el Papa Francisco quién escribió en un documento: “nuestra defensa de los inocentes no nacidos debe ser clara, firme y apasionada porque está en juego la dignidad de la humanidad, que siempre es sagrada”. Por eso, la lucha debe darse en las Instituciones, en las escuelas con educación sexual, en los medios de comunicación para que los intereses encontrados y las opiniones dicotómicas abandonen la subjetividad extrema y se piense en los beneficios de esta Ley y, por supuesto, en las calles, como hoy lo demostró una gran movilización en las inmediaciones del Congreso de la Nación convocada por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Seguro y Gratuito.
De esta manera, levantamos las banderas por el DERECHO A DECIDIR que tenemos las mujeres y apoyamos el lema de la campaña: “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”.

OTRAS NOTAS