Informe de Amnistía Internacional

VIOLENCIA DE GÉNERO EN TWITTER

Por PPV

Amnistía Internacional publicó en el día de hoy un nuevo informe sobre la violencia en la conversación social de la Twitter.

Días atrás, el Organismo daba cuenta de los ataques de los Ciber Ataques y de cómo era su funcionamiento de acoso hacia determinadas personas defensoras de derechos humanos o periodistas críticos al gobierno nacional.

El nuevo informe publicado es parte de una nueva campaña para denunciar que la empresa no evita la violencia y el abuso contra las mujeres online y de que “a pesar de haberse comprometido a mejorar la ‘salud’ de la conversación, Twitter se niega a revelar información significativa sobre cómo maneja las denuncias de abuso y violencia”.

El informe se basa en la combinación de investigaciones cuantitativas y cualitativas realizadas en los últimos 16 meses durante los que se entrevistó a 86 mujeres y otras personas de género no binario —profesionales de la política, el periodismo y usuarias de Twitter en Reino Unido y Estados Unidos— sobre sus experiencias en situaciones en las que Twitter no abordó con seriedad denuncias de abuso.

Titulado Twitter tóxico: violencia y abuso contra las mujeres en Internet, el informe plantea “que la empresa no respeta los derechos humanos de las mujeres con su respuesta inadecuada e ineficaz ante los comportamientos de violencia y abuso”. Y que “a pesar de las reiteradas peticiones de Amnistía Internacional, Twitter se ha negado a hacer pública información significativa sobre la forma en que la empresa responde a las denuncias de violencia y abusos”.

Las mujeres tienen derecho a vivir sin discriminación y violencia, dentro y fuera de Internet. Sin embargo, al dejar que progresen los abusos contra las mujeres, Twitter está violando estos derechos. A pesar de las reiteradas promesas de limpiar la plataforma, muchas mujeres, al conectarse a Twitter, encuentran que su cuenta está llena de amenazas de muerte, amenazas de violación y comentarios racistas u homofóbicos”, señaló Azmina Dhrodia, investigadora sobre tecnología y derechos humanos de Amnistía Internacional en un comunicado publicado por Amnistía.

Twitter intentó reiteradamente desviar la atención de su responsabilidad centrándose en el problema del odio y el prejuicio en la sociedad en general. No le estamos pidiendo que resuelva los problemas del mundo, sino que adopte cambios concretos que demuestren realmente que en Twitter no se toleran los comportamientos abusivos contra las mujeres”, dijo la investigadora.

En ese mismo comunicado, manifiestan la responsabilidad que tiene Twitter, como todas las empresas, de respetar los derechos humanos, incluidos los derechos a vivir sin discriminación ni violencia y a la libertad de expresión y opinión, pero que, sin embargo, al no abordar adecuadamente los comportamientos violentos y abusivos de sus usuarios, Twitter contribuye a silenciar a las mujeres en la plataforma.

“En 2017, Amnistía Internacional encuestó a 4.000 mujeres en ocho países y halló que más de las tres cuartas partes (76%) de las que habían experimentado abusos o acoso en una red social habían modificado su forma de utilizar la plataforma. Uno de estos cambios fue limitar lo que publicaban: El 32% de las mujeres dijo que había dejado de publicar contenidos que expresaban su opinión sobre ciertos temas.
Amnistía Internacional documentó cómo las mujeres de minorías étnicas o religiosas, las mujeres LGBTI, las personas de género no binario y las mujeres con discapacidades son objeto de otros tipos de abusos particulares. Esto puede tener como consecuencia que se excluya aún más a las voces ya marginadas de las conversaciones públicas”, afirman.

El informe incluye una serie de recomendaciones concretas para hacer de Twitter un lugar más seguro para las mujeres:
-Compartir ejemplos concretos de violencia y abuso que no serán tolerados;

-Compartir información sobre tiempos de respuesta a denuncias de abuso, establecer objetivos e informar regularmente;

-Garantizar que las decisiones de restringir los contenidos son coherentes con el derecho y las normas internacionales de derechos humanos.

En los últimos meses se ha visto una oleada de solidaridad y activismo de mujeres de todo el mundo, y no cabe duda de que Twitter tiene un importante papel que desempeñar en movimientos como #MeToo”, afirmó Azmina Dhrodia.

 

 

 

OTRAS NOTAS