Organización y lucha en el camino al 8M

POR QUÉ PARAMOS

 Por Amadora Pajolchek
(@AmiPajolchek)

Durante todo el mes de febrero nos juntamos, nos preparamos, debatimos e intercambiando ideas. Estando, algunas veces de acuerdo, y otras tantas sin acuerdos. Desde la primera asamblea de mujeres de este 2018 pudimos sentir y vivir que éste no sería un año más. Que este movimiento de mujeres, que no para de crecer, tendría un lugar preponderante en la agenda política.

Ya en la primera asamblea nos vimos desbordadas, en todos los sentidos: En ganas, en fuerza, en participación. La Mutual Sentimiento quedó chica y tuvimos que trasladarnos al terreno lindero, donde funciona el galón de la mutual. Cientos de mujeres, lesbianas, travestis y trans no dejábamos de llegar, de agruparnos, de saludarnos y de llenarnos de fuerza de cara al paro internacional del #8M.

Durante más de un mes nos preparamos para el 8 de marzo, con toda la amplitud que contiene este movimiento. Con enojos, con alegrías y más fuertes que nunca, empoderadas de cara a este gran día de lucha y manifestación.

Vivimos un contexto social y político que tiene a las mujeres marcando agenda y una clara muestra de esto es tener la posibilidad de que, en este 2018, se discuta en el Congreso la Ley de aborto, seguro, legal y gratuito y de que en programas de tv abierta y de audiencia masiva se debata (bien o mal) sobre el tema.

Marcamos agenda desde la positiva, y también lamentablemente, desde la negativa. Marcamos agenda porque la brecha salarial entre hombres y mujeres llega al 30%.  Porque ellos siguen teniendo mejores sueldos, mejor oportunidades y mejores puestos de trabajo. Además de la situación en el trabajo formal, recordemos que las mujeres dedicamos más tiempo que los varones a los trabajos domésticos y de cuidados no remunerados. Cargándonos así de más responsabilidades y menos reconocimientos. Los varones, además de ganar más, son mayoría en el sector más rico de la población. Mientras que las mujeres conforman más de la mitad de la población con menores ingresos.

Con toda esta ebullición de temas sobre la mesa, virilizándose por los medios de comunicación y en boca de la mayoría de lxs politcxs es que llegamos a un nuevo paro internacional de mujeres. Llenas de fuerzas, de ganas y de ilusiones. Ilusiones de seguir avanzando con esta marea feminista que viene dispuesta a ir por todo, y más.

Esta marea feminista que viene agitando el mar de la sociedad, rompiendo esquemas, desandando camino y haciéndolos más justos igualitarios pata todxs.

Algunxs, todavía, se preguntaran porque paramos…

Bueno, paramos porque somos parte de una historia colectiva e internacional. Somos historia de lucha feminista, que nos tiene como protagonistas a las mujeres organizadas contra el patriarcado, en las calles, en las plazas, en las escuelas, universidades, casas y en las camas.

Paramos para hacer visible lo invisible. O lo que algunxs no quieren ver. Paramos para que no nos violen más, para que no nos maten más. Paramos para decirle basta a la violencia económica. Basta de femicidios, de travesticidios.

Paramos para poder vestirnos como queramos. Paramos por la igualdad. Paramos para defender nuestras disidencias sexuales y de género.

Paramos por educación sexual para decidir, pastillas para no abortar, y aborto legal para no morir.

Paramos porque somos lucha colectiva, somos sororidad.

Paramos porque somos la voz de la grita en silencio, porque no puede salir de su encierro.

Paramos porque somos las voces de todas las que ya no están.

Somos las que se levantan cansadas de esperar.

Somos una marchando miles luchando juntas por un mundo mejor, más igualitario y justo.

Por eso este jueves 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, agárrense fuerte porque la tierra va a temblar.

#8M  #NosotrasParamos  #NosParamos!

OTRAS NOTAS