Entrevista a Matías de la Cruz, director de Tumbamadre

“NO SON HEROES, SON MARTIRES”

Por Darío Ferrazzano

Ph Facundo Fraga

-“¡Piratas sucios vuelvan a sus islas, estas son nuestras!”- La tercera temporada de Tumbamadre acaba de empezar hace unos minutos y el grito de Ernesto retumba en la sala, se mete en lo más profundo de nuestra memoria y nos traslada a 1982.

La guerra de Malvinas está en pleno proceso, los pibes muertos de frío en el sur de nuestro país están escribiendo parte de la historia con su sangre, derramada injustamente por la locura de una dictadura que está llegando a su fin.  Las luces se centran en el protagonista principal de esta historia mientras nos dejan ver entre sombras que el resto de los personajes tendrá su propia mirada sobre lo que suceda.  Están ahí, en un segundo plano pasando casi inadvertidos con su inmovilidad gélida, esperando su hora para contarnos su relato.

La obra plantea tres puntos de vista distintos sobre Ernesto: El de él viviendo su infierno, el de su padre y su madre y el de los medios de comunicación.  A medida que avanza la obra nos vamos enterando que Ernesto no está solo, sino que tiene (por lo menos) tres compañeros más que lo acompañan en esa trinchera helada y sucia.  También nos enteramos que su madre y su padre distan mucho en la forma de pensar a su hijo, de verlo, de sentirlo.  No menos importante y muy cínica nos aparece la mirada de la televisión, que cubre todo con su disfraz de optimismo y logra su objetivo de tapar y distraer.

Durante 40 minutos vamos pasando por estos tres puntos de vista que nos llevan a lo más siniestro de nuestra historia, hasta el punto tal de querer levantarnos del asiento para dar un grito desgarrador de desahogo.  La obra que apenas cuenta con una cama como escenografía nos hace imaginar el contexto que acompañan a cada escena, y las actuaciones pasionales nos hacen distinguir nítidamente el estudio de televisión de los hipócritas, la casa gris y la trinchera inhumana.

Matías de la Cruz lleva hasta el extremo todas las escenas: en este punto no deja nada librado a la imaginación de quien está viendo, la violencia y la tristeza son retratadas con tanta crudeza que terminan alterando nuestro estado de ánimo.

Al término de la obra pudimos cruzar unas palabras con el director que nos decía lo siguiente:

Por tu edad no llegaste a vivir la guerra de Malvinas, ¿qué te impulsó a realizar esta obra?

-Cuando Ariel Toledo (NdR: escritor de la obra) me pasa el texto, me lo pasa con la intención de ver qué retoques se le podían hacer.  Cuando lo leí en casa, solo, sentí que se me congeló la vida y el cuerpo y me dije: “si estoy teniendo esta sensación, quiero hacerlo”.  Al otro día me lo encuentro a Ariel y le digo “vamos a hacerla”, y ahí empezamos con todo un proceso que llevó su tiempo.

¿Cómo fue ese proceso?

Fue todo un proceso de investigación de 8/9 meses para ver todos los polos que teníamos, todas las voces que había: no queríamos hablar de Malvinas y jugar a los soldaditos, queríamos meternos en el trasfondo y es así que hablamos con madres, con excombatientes, con militares, con gente que laburaba en ese momento en la televisión…  Esos meses de investigación fueron para poder estar más a la altura de lo que fue Malvinas para todos.

¿Cuál es el balance de Tumbamadre, que ya va por su tercer temporada en cartel?

Fueron momentos diferentes para las tres temporadas: entre la temporada uno y la dos pasaron tres años (la primera fue en 2014 y la segunda en 2017).  Fue tanto la primera para nosotros que decidimos tenerla ahí, abrazarla, pero nos hacía falta agarrarla realmente.  Creo que el tiempo nos dio ese empoderamiento de la obra y la decisión de volver y decir “bueno bien, estamos contando algo”, uno cambió mucho y siempre hay una cosita más para jugar, para poner y eso me parece lo más rico de este trabajo.

La invitación está hecha: los lunes a las 21hs en el teatro-bar El Método Kairos (El Salvador 4530, C.A.B.A.) tenemos una cita con una parte oscura e importante de nuestra historia.  Sólo hay que animarse a enfrentar esa crudeza que nos propone Tumbamadre sin otro motivo más que el de la memoria.

Ficha Técnica

Texto: Ariel Hernán Toledo

Dirección: Matías de la Cruz

Elenco: Tobias Mendoza, Lucrecia Luján, Claudio Barbarisi, Agustín Garcia, Gonzalo Capel, Fabián Fuentes, Valeria Farfan Alé, Felipe Ponce De León, Mariana Alonso, Javier Castro y Ramiro Ulloa

Diseño de vestuario: Andrés Eloy Padrón

Diseño Gráfico: Agustín García

Diseño de luces: Federico Leyenda

Caracterización y maquillaje: Maxi Escalante

Diseño Sonoro: Andrés Raffo

Música original: Ariel Hernán Toledo

Intérpretes: Cecilia Campodónico – Lionel Fortunato

Fotografía: Facundo Fraga

Producción: Fernando Vignoni

Días y horarios: lunes 5, 12 y 19 de marzo a las 21hs.

Lugar: El Método Kairós (El Salvador 4530, C.A.BA.)

Entrada: www.alternativateatral.com (precio único: $150)

OTRAS NOTAS