LA CENSURE

Por Daniel Bello

En Francia, en los primeros días de enero, el presidente Emmanuel Macron anunció una ley contra las noticias falsas y quienes las propaguen.
En una rueda de prensa convocada en vísperas de año nuevo, afirmó que se busca “proteger la vida democrática de estas falsas noticias”. Dicha ley, esgrimió, entrará en vigencia durante las épocas de campaña para controlar, limitar y castigar noticias “falsas” por parte de entidades extranjeras en las redes.

Se supo que tendría 3 partes:
– Quienes regulen el sector audiovisual tendrán la facultad para evitar que televisiones controladas por Estados extranjeros actúen como elementos desestabilizadores.
– Podrá monitorear plataformas en internet con el pretexto de la transparencia respectos a contenidos patrocinados que se publiquen y que “podrían” ser un vehículo para la transmisión de noticias falsas.
– Se podrá denunciar una noticia falsa ante un juez que, de confirmarse la denuncia, puede suprimirla la noticia, cerrar la cuenta que la propaga e incluso vetar su acceso a Internet.
Cabe recordar que Macron excluyó a los periodistas de RT y Sputnik de su campaña en 2017. Y que, el año pasado, Google había informado que penalizaría las búsquedas en las redes sobre noticias generadas por RT y Sputnik ( http://bit.ly/2iOOsA7 ), luego se sumaría la señal Hispan TV, porque entendía que “contribuyeron a la campaña de influencia sirviendo como una plataforma para el envío de mensajes del Kremlin a audiencias rusas e internacionales’.
Todos los casos conducen a la censura y restricción del derecho a la información y la libertad de expresión, tanto en los medios tradicionales como en las redes.

Más reforma, ¿más balazos?

Volviendo al plano local, en poco tiempo se volverá a tratar en el Congreso una reforma: la laboral. También llegará una compra de 15 millones de balas de goma y 7500 disuasivos químicos.
Según el pliego técnico, en febrero se deben proveer 10.500.000 postas, en tanto que las restantes se entregarán en abril. 2000 de esos disuasivos ya se entregaron.
Es decir que llegarán en medio del tratamiento de la reforma y la apertura del año en materia paritaria, con los docentes como protagonistas y actores predilectos del gobierno a la hora de atacar y reprimir a lxs trabajadorxs.

Si se tiene en cuenta lo sucedido el 14 y 18 de diciembre del año pasado, dónde la prensa fue literalmente atacada por las fuerzas de seguridad, cabe preguntarse si no será la excusa para que implemente el “corralito” para la prensa que se prevé en el “Protocolo General de Actuación para la Protección de la Actividad Periodística”, que ADEPA y FOPEA -dos entidades totalmente ajenas y alejadas de los intereses de lxs trabajadorxs de prensa- junto al Ministerio de Seguridad, crearon en septiembre de 2016.

OTRAS NOTAS