El gobierno de CABA otra vez contra la educación pública

QUIEREN TRASLADAR A 100 CHICXS A UN GALPÓN EN DESUSO


Por Amadora Pajolchek
@AmiPajolchek 

En julio del año 2016 se presentaba en La Legislatura de Buenos Aires el proyecto de ley para la creación y construcción del “Polo Educativo Padre Mugica”, el cual contemplaría la construcción de jardines de infantes, escuelas primarias, secundarias, una escuela técnica, una de educación especial y un terciario. Además, se propuso la construcción de un centro de salud, un polideportivo y un complejo cultural para la demanda educativa y cultural de las villas 31 y 31bis, donde viven más de 70.000 vecinos.

Un año y medio después, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, con el pretexto de construir dicho polo educativo, decide vaciar los edificios y trasladar a la comunidad educativa del Jardín de infantes Nª 5 y la escuela primaria Bandera Argentina del barrio de retiro a un galpón en desuso con aulas modulares.

El conflicto entre las autoridades de la escuela y el Gobierno comenzó en septiembre del pasado año, cuando el ministerio de Educación informó que realizarían un traslado “transitorio” de la institución a un “galpón” ubicado en la calle Castillo y Número12, en la Villa 31.

Pero la última semana de diciembre, cuando lxs docentes terminaban tareas administrativas, se encontraron con trabajadorxs de Infraestructura del Ministerio de Educación sacando a la calle parte del mobiliario de la escuela.

Esta situación generó desconfianza y malestar en las familias y docentes de la comunidad educativa, ya que consideran que en los lugares otorgados por el Gobierno no están dadas las condiciones edilicias, ni de seguridad para el normal funcionamiento de las escuelas. Su ubicación dificulta el ingreso de ambulancias y del transporte público, además, el depósito está ubicado en la zona del viejo correo, un lugar alejado y riesgoso para que sea transitado por niñxs. Por otra parte, la comunidad educativa, no considera que esta medida sea garantía de la creación del Polo Mugica.

Desde la presentación del proyecto hasta hoy, el PRO ha puesto palos en la ruedas ante la posibilidad de la creación del polo: desde haberse negado sistemáticamente a tratar una ley en la Legislatura que garantizara la construcción del Polo Educativo para ese barrio, hasta negarle a las autoridades de la escuela la entrega de los documentos oficiales en los que se constate la decisión administrativa de construir el Polo Educativo en ese lugar.

El galpón y el cartel de la concesionaria.

Ante el temor de la comunidad de que nunca se lleven a cabo las obras, la Defensoría del Pueblo solicitó a la Subsecretaría de Gestión Económico Financiera y Administración de Recursos del Ministerio de Educación del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires un informe con relación al estado de avance de las obras de construcción del nuevo Polo Educativo “Padre Mugica”, así como también con relación al presupuesto asignado a ese proyecto.

La idea del Gobierno porteño es trasladar a los 430 chicos del jardín y los 530 de la primaria a un galpón propiedad de la familia Dietrich (Ministro de transporte de La Nación), ubicado en la calle Ramón Carrillo 1720, donde funcionaba antiguamente una concesionaria de autos. Desde UTE se informó que el lugar no tiene espacios al aire libre para la recreación de lxs niñxs y las condiciones edilicias son pésimas.

Además de todas estas contrariedades, hay que sumarle un viejo problema que aqueja a La Ciudad de Buenos Aires desde que gobierna el PRO: las falta de vacantes. El traslado de los edificios supone la pérdida de 100 vacantes en el nivel inicial, siendo este nivel el de mayor demanda y conflictividad.

Para la CABA, gobernada por el PRO hace casi 10 años, ya no es novedad que la escuela pública sea blanco de desguace y vaciamiento. Es una muestra más de la desconsideración que sufre la educación pública en nuestra ciudad. Basta recordar, los cierres de grado, la falta de vacantes, aulas modulares, la pelea paritaria de cada año de lxs docentes, la baja en el presupuesto año a año,y el intento por cerrar los centros de formación docente. Todo esto conlleva una campaña para denigrar y deslegitimar la educación pública y de calidad por parte del gobierno del pro.

OTRAS NOTAS