#Honduras: Entrevista a Katia Larissa Lara

“LO QUE VIVIMOS ES PEOR QUE EL GOLPE DE ESTADO DE 2009”

Por Miguela Varela

A más de una semana de las elecciones en Honduras, cuando los resultados parciales daban la victoria al opositor Salvador Nasralla, un giro inesperado cambió los resultados a favor del actual presidente. Ante las denuncias de fraude, el pueblo hondureño tomó las calles y el gobierno declaró el estado de sitio para “mantener el orden y la gobernabilidad”.
Para comprender en profundidad que está ocurriendo en Honduras, entrevistamos a Katia Larissa Lara, cineasta, documentalista y comunicadora. Actualmente, se encuentra en Honduras filmando el documental Berta soy yo sobre la historia de la activista ambiental Berta Cáceres. También es la realizadora de Quién dijo miedo, un documental sobre el golpe de estado del año 2009 que derrocó a Manuel Zelaya.

¿Cuál es el clima político y social actual en Honduras tras las elecciones del pasado domingo?

El clima político y social se podría resumir con la palabra incertidumbre. Es terrible lo que estamos viviendo, yo diría que es peor de lo que vivimos durante la crisis del golpe de estado. Para comenzar estamos bajo estado de sitio, los días se acortan para limitar cualquier posibilidad de denuncia o de organización. Estamos desde las 6 de la tarde hasta las 6 de la mañana desde hace diez días, que se pueden extender, con las garantías constitucionales suspendidas. Es decir, que te pueden matar, si quieren. Además, aquí en Honduras durante el período de elecciones, el ejército pasa a estar bajo el mando del Tribunal Supremo Electoral (TSE), que es la entidad que justamente está solapando todas las irregularidades del fraude, y que fue montado para estar trabajando en alianza con el resto de los poderes del Estado. Son estos los espacios de decisión que cooptó, que organizó y que se aseguró Juan Orlando Hernández (JOH) para llegar a este momento y mantenerse en el poder. Entonces, es un clima terrible.

En lo político, realmente, hay una gran decepción, ya que nuevamente estamos desafiados como pueblo a enfrentar a las fuerzas represivas. Si vieran que feo es, hoy estuvimos en una convocatoria espontanea que se hizo frente al TSE donde habían desplegado cientos de efectivos policiales y militares, tanquetas y camiones hidrantes para dispersar manifestaciones. Parece una guerra. Pero políticamente es muy claro: aquí se prepararon las condiciones para este fraude y es evidente que el TSE es responsable de lo que está pasando. Es ilegítimo el estado de sitio ya que lo firmó Oscar Álvarez, que es designado presidencial, pero la Constitución dice que una medida como ésta debe tomarla el Presidente. Pero como aquí no hay presidente porque JOH está en una situación de entre ser presidente en funciones y candidato a la presidencia…
Además, si nos vamos un poquito para atrás, esta elección es irregular ya que la gente ha apostado a participar porque está harta y quiere una salida a esta crisis, pero JOH constitucionalmente no puede reelegirse. Sin embargo, él mismo se encargó de tener a la Corte Suprema de Justicia a su favor ya que puso a dedo a los magistrados. Por eso en Honduras llamamos “segundo golpe de estado” a la designación de esos jueces, ya que fueron impuestos como parte de las condiciones generadas para este nuevo golpe: un tercer golpe. Todo este ordenamiento responde al mismo interés que dio lugar al golpe de estado en 2009, que es convertir a este país en un gran patio maquilero, en un gran territorio concesionado para los proyectos trasnacionales que vienen a sacar minerales, energía eléctrica, palma africana, obreros. Es un gobierno al que nunca le ha interesado la población, que solamente la mira como un voto, por eso sus programas son meramente asistencialistas, para que la gente este rogando por una bolsita con alimentos, por un techo nuevo, en lugar de tener la dignidad de tener un trabajo. Pero vamos a seguir adelante ya que tenemos de nuestro lado la verdad.

Están circulando muchas versiones sobre la muerte de algunos manifestantes, ¿qué hay de cierto en esto?

La primera noche del estado de sitio fue horrorosa, no pudimos dormir, estábamos pegados al celular viendo videos terribles de gente que filmaba como se llevaban a sus familiares, como golpeaban a la gente. De esa primera noche hay una víctima, que es muy cruel cómo fue asesinada: Kimberly, una muchacha de 19 años que salió de su casa para avisarle a su hermano que el toque de queda iniciaba ese día a las 11 de la noche, y exactamente a las 11 de la noche recibió un balazo en la cabeza. Ella fue enterrada ayer, en un acto muy triste. Estamos viviendo una situación bipolar, casi esquizofrénica. Por ejemplo, el día sábado vivimos un momento muy alegre cuando comenzó el cacerolazo, una iniciativa para rebelarse al toque de queda. La gente de los barrios populares salió con cacerolas desafiando a la autoridad, tiraron fuegos artificiales, cantando. Fue un momento de alegría en medio de toda esta tristeza e incertidumbre. Eso es lo que vivimos aquí en Honduras.

¿Cuándo se estima que estarán disponibles los resultados finales de los comicios?

Realmente no lo sé. Espero que sea pronto ya que estamos cansados y esperamos que para bien o para mal esta situación termine. Es una falta de respeto a la inteligencia y a la resistencia de este pueblo. Para ilustrar la situación les cuento que en uno de los principales canales de la mayor corporación mediática de Honduras están entrevistando a dos miembros del Partido Nacional (oficialismo). Uno es Oscar Álvarez, un militar con una larga carrera represiva quien es el encargado de contarnos con argumentos pobres que no ha habido ninguna irregularidad en los comicios. Otro es Billy Joya que fue el fundador de los escuadrones de la muerte durante los años 80, responsable de la mayoría de los asesinatos y torturas del Escuadrón 316. Son ellos los que están explicando obscenamente que aquí no hay ningún problema, que lo único que hay que hacer es esperar a que cuenten los votos, y que la gente que está saliendo a las calles está siendo azuzada por Mel (Manuel Zelaya). Y en este punto quiero aclarar que yo no soy ni melista ni juanorlandista, ni seguidora de Nasralla, soy una ciudadana que se opone a este fraude.

¿Qué medidas piensa tomar la oposición ante la incertidumbre de los resultados?

Primero habría que pensar qué es la oposición. Por primera vez, esta oposición es mucho más amplia en su configuración comparada con la oposición al golpe de estado, ya que ahora se ha sumado muchas más gente. La oposición al golpe de estado incluyó al Partido Liberal, uno de los partidos tradicionales de este país y a amplios sectores organizados y no organizados. Pero ahora, también se suman miembros del Partido Nacional (PN) que tampoco están de acuerdo con el fraude electoral. El fraude comenzó con la compra de voluntades de los empleados públicos, con campañas con programas asistencialistas, con falsificaciones de documentos, con votaciones ilegales de gente muerta, con la compra de las personas que cuidan las mesas electorales, sumado a la presencia mediática del PN financiada con el presupuesto estatal bajo disposiciones que están en secreto y que no tienen que reportar. En este contexto, la oposición continuará denunciando las irregularidades saliendo a la calle y demostrando que estamos en contra de la represión y el fraude. Es por esto que la oposición ya no son los partidos, sino la gente que está harta.

¿Qué rol están jugando los observadores internacionales?

En cuanto a la Organización de Estados Americanos (OEA), su papel ha sido vergonzoso. En primer lugar, no hubiesen permitido que los sacaran del TSE a la hora del recuento de votos. En segundo lugar, no estarían avalando esta situación. La OEA podría exigir que se suspenda este estado de sitio. Es indignante que un organismo internacional esté aquí observando esta matanza y no haga nada.
Si existiera una oportunidad de reivindicarse después del papel nefasto que protagonizó durante el golpe de estado, sería este momento. También, después de las elecciones que jugaron durante las elecciones del 2013, donde tras haber dicho que fue un proceso transparente, Leo Gabriel, uno de los representantes de esa misión, declaró antes de irse del país que las elecciones habían sido muy irregulares y que estaba en contra del veredicto de la OEA ya que le habían robado la elección a la opositora Xiomara Castro. El papel de la OEA en este país ha sido realmente vergonzoso. Lo único que podemos rescatar es que todavía estamos expectantes de lo que va a ser la Misión contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras, que ha tomado de forma valiente en casos emblemáticos como el de Berta Cáceres y, por eso, le damos el beneficio de la duda. Sin embargo, creemos que esta Misión debería sumar como caso de corrupción a este fraude electoral.

+ VIDEOS

 

OTRAS NOTAS