LA POLÍTICA REGRESÓ A VENEZUELA

Por Miguela Varela

Cuando Foucault caracterizó a la política, la describió como la continuación de la guerra por otros medios, concepto que dio lugar a la “inversión del aforismo de Clausewitz”. Y es exactamente esto lo que sucedió en Venezuela: las guarimbas cedieron su lugar ante las urnas. Este domingo Venezuela eligió a los nuevos 23 gobernadores en las 22° elecciones en los últimos 19 años. El proceso electoral estuvo monitoreado por observadores internacionales a cargo del Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica (CEELA), académicos, activistas sociales, políticos, parlamentarios y periodistas de diversos países.
Los comicios se realizaron luego de meses de violencia y de una posterior mesa de diálogo entre el gobierno y la oposición, donde consensuaron participar en el proceso electoral. Pero, ¿qué implican estas elecciones regionales?

Regreso de la oposición a la política

En primer lugar, asistimos al regreso de la oposición a la senda política, luego de abandonar las infructuosas medidas violentas que intentaron derrocar al gobierno de Nicolás Maduro. Sin duda, este hecho fue acompañado por el sentimiento de una población cansada de la violencia en las calles. Con una participación que superó el 60%, en un país donde el derecho al voto no es obligatorio, se registró la asistencia electoral más alta de los últimos 15 años.

Legitimación de la ANC

Un segundo elemento a considerar es el rol de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), la cual comienza a ser legitimada por la oposición a partir del reconocimiento de estas elecciones. Se trata de una institución que vino a “reemplazar” al estático Parlamento que, dominado por la oposición desde 2015, no ha hecho más que emitir declaraciones opositoras.

Rol de la oposición

El tercer factor de importancia es el rol pasivo de la oposición, luego de que su embestida violenta de algunos meses atrás fracasara. Las fuerzas opositoras no tuvieron más remedio que aceptar las negociaciones convocadas por el gobierno en Santo Domingo y, luego, acatar el llamado electoral.

Resultados

El triunfo del chavismo en 17 de las 23 gobernaciones evidencia su capacidad de reinventarse en un contexto de violencia, de crisis económica y de presiones internacionales. Sin embargo, la oposición ganó territorios estratégicos como el estado fronterizo de Táchira, Mérida y Zulia donde se concentran las actividades ilícitas y donde la violencia puede desestabilizar al gobierno. Al mismo tiempo, la pérdida de Anzoátegui también genera preocupación en el chavismo, por ser una de las principales zonas exportadoras de petróleo.
No obstante, los resultados generales le otorgan ventaja al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), especialmente en el estado de Miranda, el segundo más poblado y gobernado actualmente por Henrique Capriles. Sumado a esto, el nuevo gobernador, Héctor Rodríguez, es una de las promesas políticas que asoma en el PSUV.

Ahora sólo resta esperar que la oposición reconozca los resultados, y que la política finalmente prevalezca sobre la violencia.

OTRAS NOTAS