Topolansky, ex detenida y torturada por la dictadura uruguaya

URUGUAY: LA PRIMERA VICEPRESIDENTA MUJER DE SU HISTORIA

Por Miguela Varela

En el día de ayer, Uruguay conoció a su primera vicepresidenta mujer de la historia. Lucía Topolansky, ex guerrillera, ex diputada, ex senadora y compañera de vida del ex presidente Pepe Mujica asumió el cargo tras la renuncia del vicepresidente Raúl Sendic luego de conocerse una serie de irregularidades en su función pública.

Después de que el tribunal de ética del Frente Amplio señalara que Sendic tuvo un “modo de proceder inaceptable en la utilización de dineros públicos”, se efectuó su salida inmediata. Si bien algunos dirigentes hicieron en hincapié en las intrigas de las líneas más conservadoras del partido, lo cierto es que el funcionario viene atravesando pasos en falso: ya en febrero de 2016 Sendic admitió durante una entrevista que no poseía el título de Licenciado en Genética Humana, supuestamente adquirido en Cuba. Además, en 2017 se publicaron sus gastos “de lujo” realizados a través de una tarjeta corporativa cuando presidía la petrolera estatal ANCAP.

En este contexto es cuando se activa el artículo 94 de la Constitución de la República, según el cual cuando el vicepresidente “pase a desempeñar definitiva o temporalmente la Presidencia de la República o en caso de vacancia definitiva o temporal de la Vicepresidencia, desempeñará aquellas presidencias el primer titular de la lista más votada del lema más votado y, de repetirse las mismas circunstancias, el titular que le siga en la misma lista. En tales casos se convocará a su suplente, quien se incorporará al Senado”. Sin embargo, el titular de la lista más votada en las elecciones anteriores es Pepe Mujica, quien no puede asumir la Vicepresidencia, porque se lo impide el artículo 152 de la misma Constitución, el cual establece que “el presidente y el vicepresidente durarán cinco años en sus funciones, y para volver a desempeñarlas se requerirá que hayan transcurrido cinco años desde la fecha de su cese”.

Así es que como llega Topolansky a la vicepresidencia. Autodefinida como un “tractor parlamentario”, se espera que sea un canal de diálogo entre el poder legislativo y el ejecutivo. Si bien, venía desarrollando una agenda muy activa en el parlamento, se prevé que continúe impulsando esas iniciativas legislativas.

Un hecho histórico en Uruguay, que una mujer que fue presa política, torturada por la dictadura militar, y una militante incansable también durante la democracia llegue a uno de los máximos cargos de la política.
Como el mismo Mujica la describió:
“es una trabajadora de esas infernales. No de esas que hacen un hecho histórico, sino de esas que levantan paredes. Tiene una dureza femenina, que es distinta a la dureza de los hombres”.

OTRAS NOTAS