Testimonios de docentes y estudiantes ante la intervención de la Universidad

IUNMa: UN PLAN DE LUCHA CON EL EJEMPLO DE LAS MADRES

Por Darío Ferrazzano y Wilmer Mario Canaviri

Luego de dos semanas de conocer la decisión del Poder Ejecutivo de intervenir la Universidad de Madres (IUNMa) y de la intención de nombrar como rector a Javier Buján (ex interventor del INaDI), las y los estudiantes de la Universidad comenzaron el pasado 13 de junio una permanencia pacífica en el lugar que funciona como sede de la Universidad.  El motivo es resistir el embate que el Gobierno Nacional  está realizando sobre las Madres y lo que representan (ver detalles de cómo se llegó a esta situación haciendo click acá).

A 20 horas de iniciada la medida, nos acercamos hasta 25 de Mayo 552 para tomar testimonios sobre la situación. Dialogamos con Belén Sarubbi, Presidenta Centro de Estudiantes de la Universidad quien nos decía lo siguiente:

¿Cómo comenzó el conflicto de la intervención de la Universidad y cómo se llegó a esta medida por parte de las/los estudiantes?

Todas las decisiones que tomamos son en conjunto.  Después de la notificación de la intervención que limita la potestad del rector organizador y designando al ex interventor del INaDI como nuestro interventor actual, decidimos reforzar la lucha y salir con una medida más fuerte.  Fue una decisión tomada en conjunto, en asamblea, con todos los estudiantes de acuerdo, prácticamente unánime, ya habíamos tenido la semana pasada un acampe que nos sirvió para medir fuerzas y saber que podíamos realizar esta permanencia pacífica. Por eso, a partir de ayer a las ocho de la noche comenzamos la permanencia dentro de la institución, estuvimos toda la noche hablando con los compañeros, pensado cómo seguíamos; y posterior a esto, en la mañana de hoy, hubieron algunos episodios tensos.

Episodios como el de Pablo Chasseing (NdR: asesor técnico en cuestiones gremiales del Ministerio de Justicia) que intentó ingresar a una institución educativa con dos policías.  ¿Cómo fue esa situación?

No intentó, LO HIZO.  Estamos armando el escrito para presentar la denuncia pertinente, por lo que hizo el funcionario dependiente del Ministerio de Justicia, que debería conocer la Ley de Educación Superior que marca en su artículo 31 la prohibición total y absoluta del ingreso de las fuerzas armadas en los espacios educativos.  Esta discusión se está dando en todas las Universidades Públicas, y creo que esta persona lo hizo de “negligente”, por no haber leído y porque creen que este edificio es de ellos.  La discusión que estuvimos dando todo el día fue que esto es una universidad: no importa si está ubicada dentro de un lugar de comidas rápidas, en una farmacia o en una dependencia de la Secretaría.  Es una Universidad y ellos ingresaron de manera violenta, sin autorización.  De repente nos dimos cuenta que teníamos a Chasseing con dos policías adentro de la Universidad, entonces ahí reaccionamos automáticamente ante esto y por supuesto vamos a realizar la denuncia pertinente porque está violando la autonomía universitaria pasando por arriba leyes nacionales que él debería conocer.

Una de las cosas que él decía era que hubo un intento de acercamiento para con ustedes, un intento de diálogo, y que ustedes no respondieron,  ¿fue así?, ¿hubo un intento de acercamiento y de diálogo?

Nunca hubo por parte del Ejecutivo, ni del Ministerio, ni de la secretaría de Derechos Humanos un intento de acercamiento para dialogar.  Todas las veces que nos hemos sentado en esas mesas ficticias de diálogo siempre fue por nuestras movilizaciones, fueron la consecuencia de una medida de fuerza, no es que ellos tenían voluntad de diálogo.  Las veces que nos hemos sentado a discutir con ellos nunca hubo una solución de nada: ni del cobro de los docentes, ni de la situación edilicia, ni del presupuesto.  No existe mesa de diálogo, no hubo acercamiento, es falso lo que él plantea increpándome a mí como presidenta del Centro de Estudiantes.  Esto es falso y, a su vez, quien dice que se quiso acercar es el área técnica y administrativa, ante lo cual nosotros no tenemos más ganas de discutir con cuadros intermedios: nosotros queremos discutir con personas que tienen la facultad de poder de decisión y de la contestación que necesitamos escuchar.  No queremos hablar con personas que nunca nos dieron respuestas porque no son los que están en tema.

El edificio donde actualmente funciona la Universidad no es donde realmente tendría que estar funcionando, sino que son dos o tres aulas pequeñas que no alcanzan para cubrir la matrícula,  ¿hubo algún avance en esta problemática?

En absoluto.  De hecho fue una de las dilaciones que hubo de noviembre a febrero, que es cuando los compañeros tienen el curso de ingreso y deben tener un lugar acorde y no están las condiciones dadas para que tengamos una cursada.  Te doy un dato de color: Nosotras somos alrededor de 950 compañeras mujeres y tenemos un baño con dos espacios para utilizar.  Esta situación la pasaron de marzo a abril y en abril la respuesta fue que el edificio va a estar para el segundo cuatrimestre.  Este tema lo hemos planteado porque estamos dispersos en lugares prestados como en cooperativas, en centros culturales, en sindicatos… Esa cuestión la decidimos nosotros como estudiantes, como autoridades, como docentes, de seguir dando clases, de seguir estudiando para no perder la cursada.

¿Qué reacción tuvieron las personas de seguridad de la Secretaría cuando realizaron la permanencia pacífica?

Fueron bastante pesaditos, en cuanto al entorpecimiento del libre tránsito de quienes venían a acompañar la permanencia pacífica.  Luego de la visita apresurada de Chasseing nos mandaron a dos “bomberos” del Ministerio de Justicia que venían en un plan de verificación a ver si estábamos en condiciones de seguridad.  Nos plantearon que no podíamos tener bloqueada una puerta con sillas.  Nosotros bloqueamos una de las dos salidas porque sabíamos que iba a pasar lo que pasó: que entren violentamente.  Porque estos tipos se piensan que éste es su country, y no es su country: es la Universidad de las Madres de Plaza de Mayo.  Durante tres horas se mantuvieron en planta baja entorpeciendo todo tipo de acceso, limitando y consultando quién entraba pidiendo nombre y apellido, documento incluso a trabajadores del IUNMa.

¿Cómo continúa esta medida de permanencia pacífica?

Lo vamos a ir definiendo con los compañeros en asamblea conjunta.  En principio la idea es permanecer hoy hasta mañana, mañana marchar con las Madres como todos los jueves y ver qué decisión tomamos.

-Luego de la clase pública en la puerta de la secretaría, charlamos con Paz, docente del IUNMa.

Contanos tus sensaciones acerca de lo que está pasando con la Universidad…

Es muy difícil desligar mis sensaciones personales del Colectivo, pero en este momento más que nada siento orgullo por la lucha de los compañeros y compañeras que están llevando a cabo esta permanencia pacífica del edificio.  Que ni siquiera es un edificio que conseguimos nosotros, o que tengamos un apego emocional como edificio de la Universidad, pero es lo que no toca.  Tenemos sólo tres ex-oficinas que sirven de “aulas”, que ni siquiera tienen la luz correcta ni el espacio correcto, ni ninguna infraestructura necesaria para que podamos llevar las clases entre docentes y estudiantes.  Más allá de las sensaciones de avallasamiento o de angustia, cuando una viene acá y se encuentra con sus compañeros y compañeras en este lugar es un abrazo y no bajar los brazos para que la lucha continúe.

Vos sos docente del IUNMa, pero este año no pudiste dar clases precisamente por la falta de espacio.  Además de estar dispersos por distintos puntos de la Capital, lo que entorpece el correcto funcionamiento de la Universidad…

El primer cuatrimestre hacemos un seminario de formación política que es transversal a todas las carreras, por ende los estudiantes de las cuatro carreras tienen, obligatoriamente, cursar nuestra materia.  Este cuatrimestre fue el primero, después de cinco años, que no lo pudimos dar porque faltaba espacio físico.  Igualmente, hicimos propuestas de otros espacios pero tampoco se nos otorgó la oportunidad de poder darlo en otro lugar.  De todas formas, esto de dar clases en diferentes lugares es una forma de fragmentar la lucha, porque el objetivo claro es desarmar esta lucha.  Como decía recién en la clase pública: esta Universidad los forma a ustedes como actor social-político para que puedan salir a defender a estas 80 mil personas con discapacidad a las cuales les fueron quitados los subsidios.

Buján quiere cambiar el plan de estudios que ya presentaron, ¿qué opinas sobre eso?

Yo creo que no le va a ser fácil llegar hasta el Instituto Universitario, no le va a ser fácil entrar y no le va a ser fácil poder desestructurar toda esta comunidad educativa y no creo que lo vaya a hacer.  No lo veo como un horizonte cercano.

¿Pero puede cambiar el contenido? ¿Tiene el poder para hacerlo?

Vamos a tratar que no, vamos a luchar para que no lo modifique porque además perdería la esencia de esta Universidad.  El vaciamiento creo que va a ir por otro lado.

¿Qué se siente dar clases en Madres?

Es una pregunta complicada, muchas veces después de dar clases me voy con una caricia al alma por compartir las clases con los estudiantes.  No lo digo de forma demagógica, sino que realmente me voy emocionada.  Es un espacio en el cual los estudiantes luchan.  Como digo al comienzo de las clases: lo importante de los derechos humanos es justamente la concepción del otro, hacerlo carne, tomar su lucha y llevarla hacia la victoria.

-Ya dentro de la Secretaría, en una de las aulas improvisadas, charlamos con Agustina Suarez, responsable de prensa y difusión del Centro de Estudiantes de la Universidad de Madres.

¿Cómo están difundiendo la problemática y cómo la están reflejando los medios?

Veniamos realizando una difusión antes que comienza esta permanencia pacífica, es un trabajo colectivo junto con los compañeros de la carrera de comunicación.  Además, cuando realizamos el acampe logramos llegar a varios medios de comunicación como C5N, Victor Hugo, Telesur. Y una vez que realizamos la permanencia pacífica logramos tener contacto con Crónica.  Se está realizando un trabajo colectivo fuerte para lograr la difusión, hoy dimos un gran paso gracias a la bancada de las Madres de Plaza de Mayo y sobretodo de Hebe de Bonafini, que convocó a sostener esta lucha.  En lo específico a los medios de comunicación, nos falta saltar la valla y llegar a los medios que no son afines para lograr llegar a la gente que no está de nuestro lado.

¿Cómo se llegó a la decisión de realizar esta permanencia pacífica?

Cuando nos informaron que bajaron a nuestro rector organizador y que habían intervenido nombrando a Buján, decidimos esta medida de fuerza, siempre siguiendo el ejemplo de las Madres que son un ejemplo de la lucha pacífica y desde el amor, como lo muestran siempre las Madres.  Ya llevan 40 años de lucha pacífica basada en el amor, cuando lo que les sucedió fue algo tan trágico, doloroso y duro como la tortura, desaparición y muerte de sus hijos.  Por eso, siempre tenemos en claro que nuestra conducción son las Madres, que nuestra línea política son ellas.

Volviendo al tema de la visibilización del conflicto, ¿cuál es la respuesta de la gente?

La respuesta para mí es baja, siempre y cuando sean  siempre los mismos los que estén bancando (diputados, compañeros, organizaciones, periodistas, etc.)

Como estudiante de la Universidad de las Madres, ¿cómo estás viviendo esta intervención?

Con mucho dolor, mucha tristeza, mucha incertidumbre.  La mayoría somos pibes.  Pero siempre combatiendo desde la paz y el amor como nos enseñaron las Madres.

Hebe dijo que este es un intento de Macri por destruir a las Madres, ¿qué pensas al respecto?

Desde el comienzo de la intervención entendimos que era un claro ataque a las Madres de Plaza de Mayo, sin dudas (y a la educación pública también).  Las Madres de Plaza de Mayo fueron las primeras y las únicas que se plantaron el día de la asunción de Macri realizando una marcha de la resistencia a este gobierno nefasto, neoliberal y asesino.  Fueron las primeras y las únicas antes de cualquier medida que realizaron, que se plantaron en Plaza de Mayo desde el vamos.  Por eso es que el gobierno de Mauricio Macri las quiere atacar y destruir.

-Antes de irnos charlamos con Valeria, estudiante de trabajo social en la Universidad, para que nos cuente su visión como estudiante.

¿Por qué decidiste estudiar en la Universidad de Madres?

La elección es porque acá no se viene a aprender sólo una carrera, hay una educación que va más allá de los libros o de lo que puede enseñar otra universidad, es más orientada a los derechos humanos.  Cuando conocés la historia de las Madres lo que elegís es eso: yo quiero aprender más allá de lo que me dicen los libros.  Es la lucha, son los derechos, el por qué una tiene que estudiar y formarse.

¿Cómo es el día a día de alguien que estudia en la Universidad de Madres?

Siempre es muy variable.  Antes estábamos en las buenas y siempre había algo para festejar y unirnos en ese festejo por algún derecho que se había logrado.  Hoy en día estamos en todo lo opuesto: desde lo más cotidiano que es no saber en dónde cursamos porque estamos todos repartidos, porque no tenemos edificio.

¿Por qué sentís que tenés que estar en esta lucha y en esta permanencia pacífica?

Algunos pueden estar más y otros menos.  Yo siento que hoy tenía que estar porque es el momento más clave por todo lo que se nos viene.  En lo personal yo soy de las débiles, la angustia me quiebra y me cuesta mucho estar acá porque me consume.  Ojalá tuviera un cuartito de la fuerza de las Madres, pero trato de sacarla de donde no tengo.  Creo que hay que estar hasta donde una pueda y ojalá pueda seguir porque hay que vencer.

OTRAS NOTAS