17 de mayo

DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA HOMOFOBIA, LA TRANSFOBIA Y LA BIFOBIA

Por Sol Santalucía

Anualmente se celebra el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia en conmemoración a la eliminación de la homosexualidad de las listas de enfermedades mentales por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) aquel 17 de mayo de 1990. La idea comenzó a gestarse en 2004 y un año después se denominó “Día Internacional contra la Homofobia”, en 2009 se incluyó a la transfobia y en 2015 a la bifobia.
A pesar de los derechos que se fueron conquistando como la Ley de Matrimonio Igualitario, la Ley de Identidad de Género, la Ley Diana Sacayán de cupo laboral trans (aún no implementada) no se puede dejar de lado el hecho de que en 2016 se registraron 31 crímenes de odio en Argentina.

¿Qué son los crímenes de odio? Se trata de actos voluntarios concientes, generalmente realizados con saña, que toman la forma de agresiones violentas dirigidas a lesionar derechos.
La Federación Argentina LGBT (FALGBT) junto la Asociación de Travestis Transexuales y Transgéneros de Argentina, La Fulana y la Defensoría LGBT de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires entregaron en febrero de este año, el primer informe del Observatorio de Crímenes de Odio hacia la Comunidad LGBT a Vitit Muntarbhorn, primer Experto Independiente sobre protección contra la violencia y discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género (OSIG) de las Naciones Unidas (ONU). El objetivo del informe es el relevamiento de datos empíricos sobre la violencia que vive la comunidad LGBT en nuestro país, para poder repercutir en la generación de políticas públicas.

Según éste informe, en 2016 se cometieron 31 crímenes de odio que fueron denunciados o comunicados por los medios de comunicación, dejando excluídos del número total aquellos casos que no fueron visibilizados. El porcentaje más alto (92,3%) corresponde a mujeres trans, en segundo lugar a lesbianas y por último a gays.
Se puede afirmar que de los autores de “los crímenes manifestados en violencia física que no terminan en muerte”, el 66,6% es cometido por personas privadas y el 33,4% restante es realizado por personal de las fuerzas de seguridad en ejercicio de su función estatal, es decir, convirtiéndose en casos de violencia institucional. Los casos registrados se concentran mayoritariamente en la provincia de Buenos Aires, CABA y la provincia de Salta, dejando en cuarto lugar a Santa Fe y Córdoba, con igual número de casos.

Homofobia, Transfobia, bifobia de la mano del machismo y el patriarcado que cada año se cobran más vidas del colectivo LGBTIQ, crímenes de odio perpetrados por quiénes miran al otro como un ajeno no semejante a si mismo. Así define Emanuel Lévinas en una compilación de ensayos bajo el título Alteridad y Trascendencia la cuestión del otro y la alteridad, la cuál es a menudo considerada y clasificada al interior de una filosofía de la diferencia. Es decir, aquello que nombraría y buscaría garantizar el estatuto del otro, a quién se busca respetar, considerar o tolerar (como se dice ahora) no sería más que la nominación del otro como una identidad diferente y diversa a la mía, convirtiéndose a veces esta diferencia en un infeliz estigma.
El otro es aquello que NO SOY.
Por eso existe el odio. Por no querer ser lo que no soy, por destruir aquello que no soy.

 

OTRAS NOTAS