BALAS DE TINTAS

La doble vara de la hegemonía comunicacional

Por María Quintero

Para los medios hegemónicos cuando el reclamo es contra un kirchneristas es llamado “protesta” y no piquete ni corte ni interrupción del normal funcionamiento de la ciudad.  Y  los palos, piedras y caras tapadas de los que protestan están justificados y tienen legitimidad, no hay una sólo crítica entre sus ríos de tintas. Y tampoco  dudan en reiterar en sus noticias la palabra “represión” sin ningún miramiento.

Sin embargo, para los mismos medios hegemónicos cuando la protesta es contra Macri y las políticas de ajuste del Gobierno de Cambiemos, siempre son llamados piquetes y los manifestantes pasan a ser  violentos y desestabilizadores que atacan a la policía con sus injustificables palos, piedras y cara tapadas. Y en estos casos la policía nunca reprime sino que desaloja, impide, dispersa, arroja.

La doble vara del relato mediático se repite una y otra vez.: En Venezuela los ataques de la derecha a un hospital infantil, del que debieron ser evacuados 54 niños y niñas, son justificados como expresiones del Pueblo, y si las fuerzas venezolanas intentan detener esa violencia son llamados dictadores. Mientras tanto, justifican en Argentina que la Gendarmería entre a un comedor de niños disparando balas de goma, que deja saldo de mujeres y niños heridos y de la pérdida del embarazo de la cocinera del lugar.

La lógica de la comunicación hegemónica te muestra siempre una película en la cual el guion ya ha sido previamente escrito y cada quien tiene asignado su papel de acuerdo a los intereses de esa lógica.

Sin embargo, y para tristeza y preocupación de las mayorías de ciudadanos que no responden a esos intereses, el demiurgo que maneja los hilos comunicacionales no es de ficción, existe y modifica con cada paso y cada letra de nuestras realidades.

OTRAS NOTAS