La Educación en Perspectiva

 

CONFLICTO DOCENTE Y DESAFÍOS DE COYUNTURA

Por Luis Braile*
Fotografía: Walter Velázquez

Si existe un escenario de movilización y demanda social cada vez más profundo y con mayor intensidad en Argentina es porque lo problemas coyunturales y estructurales no se han resuelto. Es necesario poner en la agenda pública a la educación y al rol docente como eje, motor y expresión del desarrollo con inclusión social de un país. Tenemos una historia pendular desde la Ley 1420 hasta la ley de Financiamiento Educativo (2006) en la cual distintos gobiernos han intervenido,  algunos desde la lógica de  la expansión del sistema educativo  con lo que ello conlleva  ( discusión de paritarias nacionales, recuperación del poder adquisitivo del docente, relación estrecha Estado-sociedad-educación, mejoras en infraestructura, inversión en ciencia y tecnología, más pibes/as en las escuelas, programas masivos como el conectar igualdad ), y otros con orientaciones neoliberales que instrumentan medidas de ajuste y achicamiento del Estado como el actual gobierno de Cambiemos que, además posee una retórica  llamativa  en varios de sus funcionarios sobre la  deslegitimación del rol sindical y de desprestigio de la tarea docente.

El Gobierno de Macri ha hecho del diálogo una bandera de marketing para los medios masivos de comunicación que construyeron su cerco mediático, lo que le permitió con muchas facilidad acordar con los fondos buitres y promover la Ley del blanqueo de capitales, pero con serias dificultades para cerrar acuerdos con la clase trabajadora docente. En un contexto social complejo en donde la transferencia de ingresos hacia los sectores más concentrados de la economía, la apertura de importaciones, la caída de la industria, la inflación en los alimentos de la canasta básica, el   desmantelamiento de PYMES,    las    condonaciones de deuda para empresas con intereses creados y el aumento de tarifas   han retraído el consumo interno y han hecho perder aún más el poder adquisitivo de todos los docentes del país.

Mientras el conflicto se desarrolla a través de distintas y legítimas medidas de fuerza, como sociedad nos perdemos en la contingencia de las anécdotas y escuchamos una multiplicidad de actores decisores con discursos contradictorios acerca del valor estratégico de la educación y con escasa voluntad política para resolverlo. En un escenario electoral venidero y con un  gobierno con muchos  inconvenientes para resolver  conflictos y problemas, entre ellos: la escala salarial docente (que son  solamente  actualizaciones inflacionarias), la reforma organizativa de la escuela media, la relación con el mundo del trabajo,  las problemáticas sociales ( pobreza 32%, desempleo 9,9 %, indigencia 6;3 %)  se genera una tensión social cada vez más pronunciada que en el espacio público cobra mucha visibilidad .

La no resolución del conflicto ( de manera temporal ) ha generado que cientos de miles de  docentes a través de sus gremios hayan ganado la calle porque ven avasallados sus derechos y conquistas (como la convocatoria a Paritaria Nacional), han perdido considerablemente el poder adquisitivo, producto de la implementación de políticas económicas que cristalizan aún más la pobreza y la exclusión. Este sector está aún debajo de la línea de pobreza que estipula el INDEC, lo que paradojalmente empobrece aún más a quienes quieren enriquecer el conocimiento de niños y jóvenes, fundamentalmente en los sectores más vulnerables de nuestro país.

Es necesario recuperar al sujeto colectivo docente histórico con sentido de lucha y con conciencia crítica, reflexionar acerca del contexto económico y político actual donde la educación pública es seriamente cuestionada por Cambiemos (en términos de calidad, ausentismo, legitimidad, capacitación y evaluación docente). Quienes amamos y hacemos docencia sentimos impotencia en el marco de un gobierno y sistema al que poco le interesa la educación, pero contamos con las ganas de redoblar los esfuerzos de movilización de todas y todos lxs soñamos con seguir el recorrido de nuestras vidas amando y sintiendo pasión por lo que hacemos: la noble tarea de enseñar.

* Luis Braile es Licenciado en trabajo Social (Universidad Nacional de La Plata) con un Postgrado en Gestión, Control y Planificación de Políticas Públicas (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales – FLACSO) entre otras. Además, entre otras incidencias territoriales, se desempeña como docente  de personas en situación de encierro y de operadores comunitarios con orientaciones al armado de cooperativas de trabajo.

OTRAS NOTAS