RACISMO, CLASISMO Y MISOGINIA
COMO POLÍTICA DE ESTADO EN LA ERA CAMBIEMOS

 

Por Julieta Galera

La ignorancia, la promiscuidad, la falta de amor de la madre y la ausencia de “la familia” son las causas de la desnutrición infantil de acuerdo a la política social del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, a cargo de Carolina Stanley. Estos son los ejes rectores del trabajo de la Fundación CONIN, a cargo del Dr. Abel Albino, con la que Stanley firmó un convenio hace un año por 100 millones de pesos para que implemente su Programa Integral contra la desnutrición infantil.  Reducir el Estado al máximo, terciarizar sus funciones y no intervenir en actividades económicas y sociales para no fomentar la dependencia y la incapacidad social son reglas esenciales del liberalismo que Cambiemos implementa a raja tabla, que tienen implícita la idea de que sólo debe sobrevivir el que “se lo merece”.

El método CONIN es política de Estado

Mauricio Macri en campaña suscribió un acta acuerdo con el Dr. Abel Albino, titular de la Fundación Cooperativa para la Nutrición Infantil (CONIN), para promover el modelo de lucha contra la desnutrición infantil en todo el país. Abel Albino es un médico pediatra, miembro del Opus Dei, que desde 1993 trabaja aplicando el método CONIN, creado en Chile por el Dr. Fernando Monckeberg

Carolina Stanley, Ministra de Desarrollo Social de la Nación, y el Dr. Abel Albino, director de la Fundación CONIN, en abril del año pasado firmaron un convenio para la prevención y la lucha contra la desnutrición infantil en la primera infancia, que establece que el Estado financiará los 70 centros existentes y duplicará la cantidad de centros en todo el país. El trabajo de la Fundación CONIN no prevé supervisión ni control del Estado. Además, la difusión de la metodología de trabajo y la capacitación de los profesionales actuantes en la Fundación del Dr. Albino o en otras ONGs que adopten la metodología CONIN también estarán a cargo de la Fundación CONIN, sin intervención del Estado.

Durante la campaña presidencial, el Dr. Albino señaló que: “Si Macri es presidente, Conin va a ser política de Estado”. Hoy el método CONIN es política de Estado.

El darwinismo social como gen de la meritocracia de las políticas liberales de Cambiemos

En concordancia con las prácticas del gobierno nacional, el Dr. Albino está en contra de las políticas asistencialistas para combatir la pobreza, el hambre y la desnutrición infantil porque estas “generan dependencia, falta de autoestima y, en definitiva, más pobreza”.

Estas ideas motoras son parte del pensamiento conservador, ultra católico y liberal de Cambiemos. Los supuestos de que los pobres son pobres porque son ignorantes y que la desnutrición y el hambre no son problemas políticos ni económicos, sino que  son consecuencia de madres promiscuas e ignorantes, ausencia de familias bien constituidas y amor son la base de la política de Desarrollo Social del macrismo. El clasismo, la misogínia y el racismo de sus políticas de Estado se sustentan en el darwinismo social.

El darwinismo social que caracteriza a las políticas liberales se opone a todos los sistemas de ayuda estatal. El filósofo, antropólogo y sociólogo británico, Herbert Spencer, sostiene que los pobres e indigentes lo son por sus malas decisiones y acciones en la vida, y es “injusto” sacarlos de esa situación, porque se lo “merecen”. La educación gratuita y obligatoria, la protección al desempleo, la asistencia sanitaria pública y gratuita, las leyes de seguridad industrial, etc., para el pensamiento liberal son a aberraciones que van en contra de las “leyes naturales”.  La meritocracia es la base de las políticas del gobierno de Cambiemos.

El Estado mínimo

Carolina Stanley, Ministra de Desarrollo Social de la Nación, firmó un convenio con la Fundación CONIN para que implemente su Programa Integral contra la desnutrición infantil en la primera infancia. El gobierno de Cambiemos replica este procedimiento en otras áreas como salud o educación. La terciarización de la función del Estado es una constante.

La obsesión de Cambiemos por achicar el Estado se basa en la visión económica de que el aparato del Estado genera gasto y que para que el país mejore su situación económica debe reducirse al mínimo. En la lógica liberal la no intervención del Estado asegura igualdad de condiciones para todos los ciudadanos para su desarrollo social individual.

En ese sentido, el Estado que pretende tener una estructura mínima para que la sociedad actué con libertad en todas las esferas de la vida social terciariza sus funciones. Es decir, el Estado delega su función a otra organización mediante la lógica del laize-faire a la que financia con el dinero de las arcas del Estado para que realice determinada política, plan o actividad para la que el Estado no tiene estructura ni personal sin intervención ni control.  Como crítica a la tercerización de la actividad del Estado, Álvaro García Linera dice que “el onegeismo es la enfermedad infantil del derechismo”

Racismo, clasismo y misoginia como ideas motoras del Programa Integral contra la desnutrición infantil del método CONIN
La interpretación de las causas de la desnutrición infantil del Programa Integral contra la desnutrición infantil de la Fundación CONIN carece de sustento científico y teórico. Está basada en la racionalidad moral y la ética católica y conservadora del Opus Dei.

El método CONIN propone intervenir positivamente: a nivel nutricional; a nivel familiar, fortaleciendo vínculos y lazos; y a nivel del desarrollo, estimulando al niño a nivel psico-afectivo y motor. La educación de la madre es el objetivo principal.

Las actividades de la Fundación CONIN están destinadas a las madres-pobres. Para el Dr. Albino la mujer-madre es la culpable de la pobreza, el hambre y la desnutrición infantil de sus hijos y de la reproducción social de la pobreza.

El Dr. Albino plantea que “una de las variantes para evitar la desnutrición en niños hace foco en es combatir la promiscuidad, atacar la pornografía, el autoerotismo, la anticoncepción, la infidelidad y el concubinato”. Abel Albino parte de la premisa que “para erradicar la desnutrición hay que capacitar a los ciudadanos marginados para que, si no quieren ser padres, se abstengan de mantener relaciones sexuales”.

Albino justifica la desigualdad social basándose en la falsa idea de que los pobres no son iguales a las personas que no son pobres. Para el Dr. Albino, “el pobre es pobre en familia, alimento, estímulos, fuerza, entusiasmo, sueños, ideales, introspección, retrospección, experiencia adquirida y encima… no tiene plata”. En palabras de Abel Albino, el pobre es un “recurso humano dañado” por problemas de pobreza, miseria e injusticia.

El Dr. Abel Albino además plantea una relación de causa y efecto entre la desnutrición y la criminalidad de las personas pobres porque dice que “si un niño pobre, además sufre desnutrición, podría transformarse en un delincuente” argumentando que de acuerdo a su experiencia laboral en Mendoza puede decir que “el 80 por ciento de los grandes criminales han sido desnutridos de segundo y tercer grado”.

Nada de lo que promueve la Fundación CONIN y el Dr. Albino, como representantes del Estado a cargo de ejecutar una política social, tiene fundamento científico ni teórico. La mirada sobre la desnutrición que propone CONIN y el gobierno de Cambiemos culpa a los sujetos de su pobreza y el hambre. El método CONIN no tiene en cuenta la influencia de las políticas económicas en la producción de desigualdad social y pobreza para poder operar sobre la realidad para generar cambios estructurales para que la pobreza disminuya y no sea estructural. El método CONIN es estigmatizante, racista, clasista y misógino. Solo busca justificar la pobreza y el hambre.

OTRAS NOTAS