PARO GENERAL A MACRI

La calle y después.

Por Tania Rodriguez

El primer paro general convocado por la central sindical mayoritaria, la CGT, se convocó a los 15 meses de gestión de CAMBIEMOS. Llegó tarde para muchos de los sectores que sostuvieron la movilización en las calles a lo largo de este tiempo, pero llegó y fue contundente a tal punto que muchos lo anunciaban adjetivándolo como dominguero.
El gobierno respondió inicialmente ninguneándolo, pero la parálisis se hizo sentir. El Secretario de Seguridad decidió aplicar por mañana el protocolo anti piquete y reprimió a manifestantes en Panamericana y 197, mientras Macri se auto-elogiaba por estar en actividad laboral reunido con empresarios en el Mini Davos en Puerto Madero.
Para horas del mediodía la CGT y las CTA coincidían en el impacto y alto acatamiento de la medida. Fue un mensaje (más) al gobierno en reclamo por la destrucción de los puestos de trabajo y la destrucción de derechos sociales.
El paro general de ayer cierra un ciclo intensivo de movilización y protestas. El triunvirato que conduce la CGT, aún a falta de entusiasmo, cumplió con lo anunciado. CAMBIEMOS suele ignorar olímpicamente las demostraciones de fuerza y en este caso, probablemente, repita fórmula. Habrá que ver si esta mecánica le permite al gobierno sostener los índices de popularidad en la etapa pre-electoral que se avecina. Del otro lado, resulta inminente la construcción de representaciones políticas de los sectores movilizados, con vocación de mayoría y de intentar traducir estos movimientos en una alternativa hacia las elecciones de medio término.
El Presidente Macri puede ironizar sobre su jornada laboral el día del paro general, puede estigmatizar movilizaciones en su contra y celebrar las propias y puede como lo ha hecho provocar, espiar y bromear acerca de la (in)seguridad de dirigentes opositores. Lo que no puede hacer es tapar el sol con la mano. Buena parte del sindicalismo, organizaciones sociales y de la economía social, organizaciones de mujeres y feministas y el movimiento de derechos humanos tomaron las calles durante el mes de marzo. Más que palos en la rueda todos estos sectores representan demandas de derechos que el gobierno de CAMBIEMOS destruyó o intenta destruir. A la fecha, estos sectores constituyen también la representación más organizada del conflicto social.

POSTALES DEL PARO GENERAL

OTRAS NOTAS