cintillo_nacional

 

 

 

MM

DIARIO DE LA REPÚBLICA POPULAR “MAU”ISTA

 

Por Juan Rodríguez
Ilustración: Ivana Chiarelli

Política 

Al compás de la ola de calor viene marchando una ola de decretos. La designación de dos jueces de la corte por DNU, la orden de intervención de AFSCA y AFTIC por la misma vía- a una semana de la marcha en defensa de la LSCA-, entre otras populares decisiones, generaron sendas desilusiones. Ahora sí desencantados, los fans de Montesquieu critican con dureza las medidas adoptadas por el ejecutivo. Aunque no todos.  Algunos se reservan las reprobaciones. Tal vez, extenuados tras una década en la que los micrófonos eran el pan de cada día, optan por el silencio y el descanso.

A lo mejor los haya reconfortado el armisticio anunciado días después por el jefe de gabinete, Marcos Peña. “Hoy se termina la guerra del Estado contra el periodismo”, enunció concluyente. Se trata de la -también por decreto- creación del ENACOM, un Ente Nacional de Comunicaciones que se da el lujo de eliminar de un plumazo las antes nombradas AFSCA y AFTIC, autoridades de aplicación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y Ley Argentina Digital, respectivamente. Esta muestra cabal de republicanismo por parte del flamante presidente, conlleva la osadía de eludir el mecanismo de remoción del directorio que prevé la propia Ley 26.522. La total aplicación de la misma se convierte así en una utopía sancionada y promulgada en democracia; y Mauricio Macri, apoderado de la liga de patrones, se perfila como el gran censor de los contenidos que se consumen en la Argentina.

Clasificados

Lo reprochable del inconveniente es que el modelo de ajuste, en menos de un mes, empujó a la calle a once mil trabajadores. Y, de acuerdo con las primeras pinceladas del bueno de Alfonso, las horas de televisión que se verán obligados a consumir millones de argentinos lucen incalculables. A la cabeza, la vice presidenta Gabi –reacia a las harinas- se sacó de encima a más de dos mil “ñoquis”. Mal asesorada, no le avisaron que no todos eran de La Cámpora y tampoco le dijeron que entre los trabajadores que despidió había casi cien que eran empleados discapacitados de un programa de integración laboral. Los auditores de Yacobitti, consternados, se preguntan para qué se celebró el convenio entre la Facultad de Económicas y sus recientes “adversarios” políticos.

Sin embargo, el mejor alumno es el Jefe Comunal de La Plata. Julio Garro de la Alianza Cambiemos hizo lo propio y pica en punta con más de 4700 familias.

Tercero en la tabla de despidos, viene el cocinero Martiniano Molina, quien después de aumentarse el sueldo, cesanteó a mil trabajadores en Quilmes.

Banco Nación, el CCK y el SAME son tan sólo algunos de los organismos en los que también hubieron despidos.

El Ministro de Economía fue optimista al respecto del asunto. Misericordioso, invitó a los titulares de los gremios a pensar la próxima paritaria en términos de aumento de salarios o mantención de los puestos de trabajo. Cambiemos.

Negocios

Por otra parte, con excepción de algunos líderes radicales, a nadie pareció sorprenderle la gran cantidad de gerentes provenientes de firmas privadas que desembarcan de a uno en todos los ministerios y secretarías. Shell, Pan American Energy, Coca- Cola, HSBC, Clarín, LAN, General Motors, Banco Galicia, Telefónica y Techint son solo algunas de las empresas con representación en el, a todas luces plural, gobierno de Mauricio Macri. Los ejecutivos están concienzudamente diseminados en cada uno de los cargos jerárquicos con decisión. En fila india, juran, toman posesión y se disponen a arreglar el desaguisado que los K se habían animado a hacer. ¿Qué era eso de la felicidad del pueblo y la grandeza de la patria? Una cosa es una linda frase y otra muy distinta es echar mano a la redistribución de la renta. Había sido el colmo. Conclusión: el estado gerenciado. Ustedes se lo buscaron.

Judiciales

No menos sugestivo fue lo acontecido la jornada del 4 de enero -primer día hábil del año-. Fiel a su estilo apegado a nuestra Carta Magna, desoyendo la Medida Precautear dictada por el juez Luis Arias que ordenaba al ejecutivo abstenerse de “suprimir o afectar derechos adquiridos u otorgar nuevos derechos a la AFSCA”, el gobierno de Macri publicó el Decreto de Necesidad y Urgencia en el Boletín Oficial. Con picardía y algo de alevosía antedataron la norma. Es decir, se modificó la fecha del decreto para incumplir la sentencia. El anuncio del Jefe de Gabinete tuvo lugar el día 30 de diciembre. Sin embargo, el decreto fue publicado con fecha 29 de diciembre.

La sentencia de Arias congelaba la situación al día 29: todos los actos posteriores a esa fecha serían ilícitos, violarían la ley. No se trata entonces de un descuido o de un error.

Sucede que para la ley argentina como para la mayoría del resto del mundo, esa picardía es calificada con la imputación de falsedad ideológica.

La maniobra incurre además en el delito de desobediencia (atentado y resistencia contra la autoridad, artículo 239 del código penal). En lugar de apelar la medida, la incumplen. Avanzamos así hacia un Estado totalitario, que no se conforma con desconocer al poder legislativo. Ahora también se desentiende del poder judicial, dirán los fanáticos K en su afán de mancillar el buen nombre y el honor del presidente Mau.

Espectáculos

El juez Arias había pedido “no innovar sobre la Ley de Medios” pero equivocó el término. No sólo no innova, sino que el irregular decreto de Macri asegura larga vida al mapa de medios actual. Es PRO monopolio y extemporáneo. Retrocede el estado de las cosas al año 2009 ya que prorroga licencias y habilita la venta de las mismas. Elimina las restricciones para ser cable operador y dueño de medios. Además, el cable pasa a ser licencia única nacional sin límites (la 26.522 permitía hasta 24 licencias). Así, se atenta contra la desconcentración que se había iniciado, lesionando la libertad de expresión y subordinando una vez más la política a las disposiciones privadas. El show debe continuar.

Internacionales

El relator para la libertad de expresión de la OEA cuestionó las intervenciones, pero al macrismo lo tiene sin cuidado, porque ya negocia su integración regional por otra vía: la alianza comercial transpacífico. Con cepo a los remedios genéricos, paritarias por productividad, períodos de prueba y todo el combo flexibilizador, el empleo argentino se prepara para vivir sus mejores años, aseguran unilateralmente las patronales.

Agricultura

¡Por fin se sinceró la economía! Los sojeros se disponían a liquidar sincera y oportunamente la cosecha otrora retenida, pero a algunos de ellos las inundaciones en el litoral les mojaron la pólvora. “Hay lugares donde falta el agua y otros lugares donde sobra el agua”, postuló sensible el líder de la consumada esperanza blanca -todavía estupefacto por la intempestiva interrupción de sus precoces vacaciones. Con cinco provincias en jaque, 200.000 evacuados en la región y contando, no era para menos, lo asesoraron.

Economía

El programa cuidadosamente diseñado por el independiente equipo económico entrante ya calienta motores. Para no hacer abuso de autoridad, este grupo de buenos cristianos se abstuvo de hacer valer las atribuciones que la reforma de 2012 le otorga al Banco Central. Así que se liberó el control cambiario, se liberaron las tasas de interés y se eliminó la regulación que las vinculaba con los rendimientos de los plazos fijos para que el Dios Mercado las regule impartiendo divina justicia social. La nota al pie es que cuando suben las tasas, también lo hacen las de las tarjetas de crédito, las vinculadas a los famosos “pagos mínimos”, las de los créditos hipotecarios y otras tantas. Los banqueros pasan así unas felices fiestas y desde el PRO postulan a una ex apoderada del transparente HSBC para la Unidad de Información Financiera (UIF), la entidad encargada de controlar el lavado de activos.

Es curioso. Al ya viejo anuncio de fin de las retenciones al trigo, maíz, leche, carne, entre otros y la reducción en el caso de la soja, se le sumará una suba en las tarifas con eliminación de subsidios. Luz y gas desde enero. Cable y telefonía celular subirán en los próximos meses.

El paquete electoralista se corona con la frutilla del postre: mega devaluación “con
aviso” del 35%.
La suba de precios propiciada con antelación por la preanunciada devaluación de la moneda tuvo su pico máximo en los días previos a las fiestas. Los nostálgicos de la tablita de Martínez de Hoz vivieron su veranito añorado de la mano del ex funcionario del JP Morgan devenido en Ministro de Hacienda del gobierno de Macri, Alfonso Prat Gay. El administrador de la fortuna Fortabat profetizó al respecto del asunto antes de ejecutar la medida: una changuita para navidad.

En sintonía, la gobernadora María Eugenia Vidal envió al parlamento bonaerense para su aprobación la ley de presupuesto 2016 con una toma de deuda de casi cien mil millones de pesos. Frustrada la operatoria por oposición del bloque FpV, busca acordar con el massismo. Lo que le serviría para aprobar el presupuesto pero no para endeudarse. Mientras tanto intenta a tiro de decreto, forzar el presupuesto 2015.

Policiales

El Lanatta preso se fugó de la prisión de máxima seguridad junto con los otros dos autores del triple crimen. Su muerte evidenciaría lo infausto del asunto pero conservamos la esperanza. Como en una de vaqueros, cada acción luce guionada. “Eran ellos, son asesinos y están dispuestos a morir” fue el sugestivo augurio de Ritondo al respecto del tiroteo en Ranchos. Cimentada en ficción, la realidad mediática es aquello que vamos percibiendo en montajes teatrales tan efectivos como rudimentarios. Un paseo de compras a Paraguay en taxi es la primera de las rigurosas hipótesis de la gran cortina de humo que el concierto mediático nos planta como anteojeras. Lo que es complejo es la trama detrás del asunto. Las fotos-montaje que el macrismo da a conocer a través de su brazo comunicacional, la prensa socia, muestran un equipo serio de dirigentes resolviendo y decidiendo. En coreografía, esta liga de grandes medios asegura que todos los caminos conducen a La Morsa. La estafa está en marcha. La fatalidad en la Sección Policiales podría cerrar el círculo. El pueblo se pregunta si el ex presidente Federico Pinedo, más moderado tal vez, hubiera ordenado diferir al menos unos meses la contraprestación de aquella entrevista que el Lanatta preso le concedió al Lanata suelto en medio de la campaña por la gobernación de la Provincia de Buenos Aires. No obstante, aquello es cosa juzgada.

Recientes casos de gatillo fácil exponen la estrategia en materia de seguridad. Bajo el sinuoso pero firme mando de la ministra de seguridad, Patricia Bullrich, en pleno uso del monopolio de la violencia, las fuerzas de seguridad despliegan el merodeo en todo el territorio nacional. El “deslizamiento” de gendarmes y el “sinceramiento” de la represión a trabajadores de Cresta Roja movilizados por un reclamo justo asegura el mismo pronóstico en la Provincia de Buenos Aires y oficia de bautismo de época.

Sociedad

La envestida contra el ex canciller Timerman por el caso Nisman, la oportuna condena a Jaime y Schiavi por la tragedia de Once, el puntual fallo de la Corte en torno a la devolución de recursos coparticipables a las provincias y la presencia constante de funcionarios kirchneristas en las portadas de los diarios, completa el largo listado de acciones concretas y desnuda el objetivo de fondo. No sólo debían irse. Sino que no deben volver jamás. Como proscribir sería muy evidente y prohibir quedaría feo; la persecución y desaparición se llevan a cabo en el modo radiodifusor. La especialidad de la casa es la difamación. La injuria y la descalificación. Por caso, de cualquier miembro del último gobierno que goce de buena salud en términos políticos. Pero sobre todo si se trata de La Cámpora; porque claro, el operativo “división del peronismo” como reaseguro también tiene luz verde.

La abanderada de esa vitalidad, de ese apoyo popular y cuyo nombre es sinónimo del modelo antagónico al del PRO se llama Cristina Fernández de Kirchner. La tarea es borrarla. Toca desaparecer al kirchnerismo de la escena pública. Pero eso no es todo. Hace falta sembrar la fobia. Crear el monstruo. Porque son el peligro. Representan todo aquello que acometió contra lo intocable. La sociedad debe ser espectadora de un escarmiento ejemplificador.

Este agobiante sumario de actos de gobierno resume la impronta de los primeros días de gestión macrista. Más de doscientos decretos de palmaria inconstitucionalidad, despidos, ajuste y ni una sola medida en favor del pueblo, son matizados por frivolidades, discusiones vanas, chismes y la maquinaria judicial en marcha para fabricar presos políticos. La clase dirigente, y sobre todo el resto del peronismo se encuentra en una encrucijada no muy difícil de resolver. O se pone los largos en nombre del pueblo que la votó; o hace como vimos hasta ahora, de la especulación política una doctrina.

El totalitarismo en Macri no es novedad. Acciona como patrón de estancia porque creció siendo amo. Pero las cosas han cambiado. Porque la dominación de los pueblos ha variado también. El látigo del amo ya no duele tanto. Al menos hasta la puerta del supermercado. Viene en forma de relato noticioso y hasta reviste entretenimiento. Mientras tanto la farsa; las modelos en tapa, la liberación de Moria y el nuevo tatuaje de la hija de Tinelli. Por supuesto, la narrativa de los hechos presentados como reales. Se selecciona la información. Se le da un orden. Se privilegian contenidos en detrimento de otros. Se recorta y se edita. Se silencia. Se esconde y se imposta. Se conjugan hechos reales con datos falsos que aportan verosimilitud. En suma, se esculpe la opinión pública a merced de la conveniencia dominante.

El interés general bien entendido existe. Es en el recorrido hacia ese bien común que persigue toda comunidad donde el amo emplea su látigo. Mediante la supresión de las libertades –en particular la libertad de expresión- es que las elites consiguen que las clases populares subordinadas tomen los intereses de las clases dominantes como propios. El pueblo es entonces cómplice involuntario de su propia opresión.
Podemos vivir mejor, es una linda frase, pero sobre todo es lo que hicimos en los últimos doce años.

OTRAS NOTAS