CAMILO MONES -Trabajador y Delegado de PepsiCO –

Por Daniel Bello

¿Qué representa para los trabajadores esta reforma laboral y en particular para el sector que vos representás?

Representa pérdida de derechos, pérdida de derechos laborales históricos, pérdida de los convenios colectivos de trabajo, mayor flexibilización laboral dentro de trabajo -más de lo que ya estaba impuesto-. Con la reforma deberás trabajar en cualquier lado donde te diga la empresa, entonces se termina el puesto de trabajo, el oficio, la categoría, se terminan las horas extras. Se terminan las 8 horas en verdad, porque vas a laburar más de 8 horas y que no te paguen horas extraordinarias, se termina la indemnización con todos los premios y horas extras, es decir, la indemnización pasa a ser un 50% de lo que es ahora o menos, es decir, empieza el despido barato y continúo.

Lo del banco de horas significa que trabajo 10 horas hoy, mañana 9, pasado 8, luego 4 y luego 12. No dispongo más de mi tiempo, la empresa dispone de tu vida como le guste, como quiera, como le convenga a la productividad.

Con la reforma, empezarán la pasantías, la juventud empezará a ser súper explotada, porque el pasante puede estar hasta un año trabajando por la mitad del salario. Se termina la tercerizada, se terminan las responsabilidades de la Empresa, la solidaria de la empresa madre, entonces las tercerizadas pueden hacer lo que quieran con sus trabajadores e incluso los pueden tener en negro un año y no pagar ninguna multa. Bueno una serie de derechos que se termina o que los quieren terminar pasando obviamente por el parlamento y pactando con la CGT que está negociando con el gobierno de Macri, lo que quieren los empresarios.

¿Cómo afecta particularmente a las mujeres trabajadoras esta reforma?

Las mujeres, imagínate, que la mayoría, son jefas de hogar, y si no son jefa de hogar tienen la doble tarea de una mujer trabajadora: en la fábrica y después en su propia casa, cuidando a sus hijos, llevándolos a la escuela, dándoles de comer, bañándolos,  atenderlos. Afectaría su vida en 180 grados, en una forma aberrante, porque con esta reforma no sabés cuando salís de trabajar.
Tenés que ir a buscar los chicos al colegio y no podés, no tenés quién te lo cuide, y te van a despedir porque con el 50% menos de indemnización, las trabajadoras de todo el sector alimenticio quedarían a merced de las patronales, de un régimen de trabajo aberrantes. Con esta reforma laboral el trabajo sería para las chicas jóvenes y solteras – con las condiciones de flexibilización que ya hablamos- y además una vez que quedasen embarazadas las echarían.
Eso es así. Eso es lo que se quiere garantizar la patronal.

¿Cuál crees que debe ser el Plan de acción para hacerle frente a esta intención del gobierno de ir contra los y las trabajadorxs?

Y el plan de acción es bastante sencillo, en primer lugar hacer asambleas en todos los lugares de trabajo del país: industrias, en el campo, en las en los puertos, en los aeropuertos, en el subte, en los transportes, en los aviones y en los colectivos, en todas las oficinas del Estado, en todas las escuelas primarias, secundarias, terciarias y en las universidades del país. Has que hacer Jornadas, hay que tomarse un mes para hacerlas en todo el país. La Reforma Laboral puede esperar todo lo que los trabajadores queramos y una vez que se hacen las Asambleas seguramente se va a rechazar. En esa misma asamblea votarán un plan de lucha y ese plan de lucha empezará con un paro nacional y movilización a Plaza de Mayo y a todas las plazas importantes del país. Paro nacional de 24 horas, movilizaciones en todo el país, con cortes en todos los accesos de Buenos Aires, La Plata, Rosario, Córdoba, Mendoza, Tucumán y todas las ciudades capitales del país para que ese día no se mueva un solo auto, ni camión.

Y si el gobierno no retrocede, en la próxima semana, en base a nuevas asambleas en todo el país, paro de 48 horas con corte total de todos los accesos y principales rutas del país. Y si el gobierno no retrocede, un paro por tiempo indeterminado con un corte de acceso en todo el país. Y en caso de que haya desabastecimiento, directamente, entonces, ocupar todos los supermercados y empezara a hacer un comité de control de la producción y del consumo para que nadie se quede sin su alimento ni la distribución de los alimentos básicos.

Un control obrero de la producción a nivel nacional y si es que el gobierno no quiere retroceder.

OTRAS NOTAS