PPV habló con Adonis Rojas – Delegado de ATE- sobre el conflicto minero en Rio Turbio

PERSECUCIÓN A MINEROS DEL SUR.
EL ESTADO Y GENDARMERÍA OTRA VEZ

Por Equipo Periodístico PPV

El sector minero de Rio Turbio denuncia despidos, vaciamiento de la Empresa, violación a los Convenios Colectivos de Trabajo y persecución e intimidación por parte de la gendarmería en connivencia con la Intervención, cargo de Omar Zeidán, de la Central Térmica. Uno de los asesores en seguridad de Zeidán es Crispín Rodríguez, ex gendarme que hace inteligencia para la intervención.

Durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner se inauguró el primer módulo de la Central Térmica, que se llamó 14 Mineros del 14-004, para producir 120 megavatios y que produciría a su vez un total de 240 megavatios en su segunda fase. La misma se alimentaría con el carbón que se extraería de la mina y conformaría un sistema de energía de matriz diversificada junto a la eólica y la hídrica que se obtendría de las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernich.

Sin embargo, cuando asumió el gobierno de Cambiemos, se designó a Omar Zeidán, como el nuevo interventor de Yacimiento Carboníferos de Rio Turbio (YCRT) y bajo el pretexto de una auditoría se detuvieron las obras.
Hubo un recorte de 80 millones de pesos que el gobierno presentó como ahorro, pero que aún al día de hoy no se tradujeron en inversión alguna.

El año pasado, los mineros habían denunciado que el presupuesto que se iba a tener en 2017 obedecía a un presupuesto de ajuste.

PPV habló con Adonis Rojas, delegado de base de ATE en la mina de Río Turbio y secretario provincial de Pueblos Originarios por la CTA, quien habló al respecto: “Cuando denunciamos la situación el año pasado no nos equivocamos porque empezaron los problemas: los parates y los despidos.
No se terminaron las obras que debían continuar de la gestión anterior, por ejemplo la cinta única (usada para transportar carbón) con el 20%, estuvieron un año y medio para hacerla. Hicieron una auditoria que también duró un año y aunque eso no significaba que no se siguiera trabajando, hubo un parate en el trabajo”
.

Rojas, quien también organizó una Marcha el 1 de septiembre para reclamar por la aparición de Santiago Maldonado, agregó: “El parate de obras significó 1500 trabajadores en la calle y luego siguieron con nosotros. Empezaron las persecuciones y los aprietes. Nosotros tomamos la mina de forma pacífica, lo aclaramos porque los medios nacionales -y que los locales repiten- lo presentan como una medida extrema.
El detonante del conflicto fue el despido de tres trabajadores, que se sumaron a los 79 de principio de año, en la nuestra delegación de capital, que fueron despedidos por la resolución 2003 y 2015 -sin posibilidad de defenderse. Entonces, en la asamblea se definió la toma adentro y un acampe en boca de mina, con la cual comenzamos ahí una campaña de difusión hacia la comunidad para difundir la situación”.

Al ser consultado sobre los aprietes, Rojas informó: “Cuando armamos el acampe afuera, gendarmería empezó a merodear para meter miedo, usando entre otras cosas, una cámara que gira 360°. El domingo a la tarde teníamos previsto realizar un recital, pero vino la gendarmería con Crispín Rodríguez a la cabeza– un ex gendarme que trabaja como asesor de seguridad y hace inteligencia para la intervención – a apretarnos directamente diciendo que si nosotros hacíamos el recital, ‘él iba a desalojarnos a la fuerza’ ”.

En el marco de despidos y la persecución que sufren los trabajadores mineros, Adonis Rojas reflexionó: “Entendemos que vienen a ponerle el candando a nuestra empresa para pasarla a manos privadas. Por eso el interventor Omar Zeidán denunció la totalidad del Convenio Colectivo de Trabajo y todas sus actas complementarias. Además, el diputado nacional Eduardo Costa -quién también está involucrado en los Panamá Papers- dijo que tenemos ‘un convenio que está hecho más para no trabajar que para trabajar’. Ante estos hechos vemos que se vacía para privatizar y vender a una privada. Vemos que nos encontramos sin derechos.  Es Macri el que quiere poner el candado para privatizar”.

Los trabajadores de Rio Turbio, el día martes a las 11 hs. habrán hecho los 3500 km que los separan de Buenos Aires para reclamar -junto a otros sindicatos- ante al ministerio de Energía, que preside Juan José Aranguren, por la inmediata incorporación de los trabajadores indebidamente despedidos, el respeto por los Convenios Colectivos de Trabajo y el cese de despidos en el sector minero.

OTRAS NOTAS