Sobre el nuevo giro mediático sobre el caso Maldonado

EL FALLIDO QUE DESCUBRE LA NUEVA OPERACIÓN MEDIÁTICA

Por equipo periodístico PPV

El “desliz freudiano”, mejor conocido como “acto fallido” es aquella manifestación inconsciente  de una expresión – verbal o gestual – o intención completamente contraria a la intencionalidad del sujeto.

Nuestra responsabilidad cívica – más allá de la ética periodística – nos obliga a estar alerta por sobre todo cuando el Estado y los medios masivos de comunicación hegemónicos penetran al interior de las casas para atentar contra el Estado de derecho. En apoyo a la lucha por la defensa de los derechos humanos que hace a la historia de nuestro país es que debemos denunciar la operación política que se legitima día a día en las pantallas nuevas y viejas con el objetivo de encubrir la desaparición del joven Santiago Maldonado de 28 años. La categoría de “desaparición forzada” implica el involucramiento del Estado bajo orden institucionalizada de sus organismos para privar de la libertad a una persona y desaparecerla en consonancia con la inacción a la hora de articular su búsqueda y garantizar su aparición.

El día 30 de agosto en TN a las 6, el analista político Adrián Ventura, fue traicionado por su inconsciente cuando aseguró que “hasta el 18 Maldonado estuvo vivo”. Esto fue rápidamente compuesto por compañera al aire que corrigió la fecha por 1 de agosto “el día en que desapareció”. Al periodista esta tremenda data – que nos lleva a apoyar la versión de operación política meticulosamente premeditada-  se le escapa en el intento de desvincular a gendarmería nacional del hecho y pedir, no por su aparición con vida, sino por saber qué pasó con él.

Entre este primer video y la operación mediática que comenzaría unos días después, los medios hegemónicos hicieron el trabajo sucio una vez más. Las pantallas de los noticieros plagaron la tevé la noche del 1° de septiembre cuando tras la multitudinaria marcha por la Aparición inmediata con vida de Santiago se generaron sospechosos incidentes. Incidentes que coparon el eter, incluso con emisiones repetidas de los programas de ese viernes, todo el fin de semana. A diferencia de los grandes diarios del mundo y la región, las tapas nacionales sólo se hicieron eco del costo social de la marcha, las paredes pintadas del Cabildo – que tardó menos de diez horas en volver a su impecable blanco –  y los destrozos que causaron los “manifestantes” y no de la multitud que colmó las calles ni de los 31 detenidos que esa noche fueron incomunicados hasta el día lunes y a los que se les prohibió hablar con sus abogados. ( http://bit.ly/2eEXcWP )

Con este marco de situación montada, el domingo 3 de septiembre, domingo inmediato luego de la marcha, el Grupo Clarín orquestó – veinte días después de un operativo en Cushamen- una supuesta presencia de Santiago en el campamento mapuche. Para eso mencionó que los perros de las brigadas utilizaron registros olfativos e identificaron ropa que habría sido utilizada por el joven menos de 24 horas antes. No perdieron oportunidad de decir que la comunidad no dejó que se siguiera el rastro encontrado con el argumento de que se adentraban en tierras sagradas por lo que decidieron retirarse “para evitar incidentes”. Por supuesto que hubo una nota correspondientelista para servir al prójimo en el portal. (https://www.clarin.com/politica/estudio-olores-nueva-pista-santiago-maldonado-cushamen-15-agosto_0_SkpMPJct-.html opereta cushamen)

El  lunes 4 de septiembre, TN a las 6 de la mañana comenzaba la repetición de la noticia “Una nueva pista en el Sur” en boca Adrián Ventura, el mismo que días tras había tenido el fallido sobre hasta cuándo, según TN, estuvo con Vida Santiago Maldonado.

Ese mismo día, Horacio Pagni se atrevió a comparar al grupo Lof con Al Qaeda por la posibilidad de que estos lo tengan oculto en territorio mapuche ya sea en Argentina o en Chile. Y luego de reforzar la versión de la mañana sobre el operativo del 15 de agosto dejó claro que “si Maldonado ya está muerto, es muy difícil que alguien quiera revelar qué es lo que pasó”.

Un día más tarde, martes 5 de septiembre, con increíble eficiencia en la aplicación de lo que Noam Chomsky llama estrategias de manipulación mediática, Clarín nos cuenta que ¡afortunadamente! el “Ministerio de Seguridad pretende ir a las 1.500 hectáreas de terreno fantástico del Lof Cushamen” para lo que contará con equipos para impedir enfrentamientos en el lugar en nombre del Estado Nacional. De yapa, evidencia fracturas entre caciques mapuches y la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) para bajarle el precio a la vulneración de los derechos de la comunidad, su herencia cultural y sus tradiciones religiosas (https://www.clarin.com/politica/discuten-operativo-entrar-policias-perros-drones-tierra-sagrada-mapuches_0_BypOaMhFW.html)

El terreno está preparado para una nueva puesta en escena, una que sostenga las políticas que lleva adelante Mauricio Macri a través del orden represivo que impone la ministra de seguridad, Patricia Bullrich. Una realidad mediática que asegure que Santiago Maldonado estuvo vivo hasta el 18 de agosto, como dijo el acto fallido de Ventura, sería un buen argumento para el gobierno…

Estamos ante una de las embestidas mediáticas más oscuras de nuestros años de democracia. En donde la construcción de verdad atenta directamente contra nuestra seguridad y voluntades individuales, donde la figura de la desaparición forzada no solo es instrumento para somenter a una comunidad entera que lucha por lo suyo hace siglos sino que se ha vuelto un significante vacío a llenar de connotaciones a gusto y medida de las corporaciones económicas que nos gobiernan y que lleven a la opinión pública a avalar la vulneración de los derechos humanos por parte del Estado. Encubrir el terrorismo de Estado es estrictamente ideológico, es estrictamente político y es estrictamente peligroso como método de adoctrinamiento y subyugación social. Los 30 mil también empezaron con uno.

OTRAS NOTAS